Entre Rios| Viernes 18.04.2014 clima T 15°C H 78%
Uno Entre Rios

La Provincia

Martes, 21 de junio de 2011

Una hectárea de campo en el sur entrerriano vale 11.000 dólares

Son las tierras más fértiles para la producción agrícola. Pese a ser en dólares, la cotización se elevó 20% en un año. Hay pocas transacciones por la escasa oferta y la conveniencia de arrendar.

Los valores “inflados” vedan posibilidades de crecimiento a los actores del sector. Los valores “inflados” vedan posibilidades de crecimiento a los actores del sector.

Un estudio reciente elaborado por consultores inmobiliarios revelaron que la cotización de la hectárea de campo se elevó un 20%, pese a tener valores en dólares.
 

 

Las zonas más demandas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba llegan a cotizarse en 30.000 dólares, o 40.000 dólares en el Valle Cuyano de Mendoza.
 

 

En el caso de Entre Ríos, el estudio marca una cotización de hasta 9.500 dólares la hectárea, en la zona sur. Pero actores del sector revelaron a UNO que las transacciones –no muchas, por cierto– dan cuenta de operaciones por 11.000 dólares.
 

 

Los fundamentos del fenómeno se sostienen en la escasa oferta disponible de campos agrícolas y ganaderos, y el buen desempeño de los alquileres.
 

 

“En la zona se hacen pocas transacciones, particularmente de fracciones muy pequeñas. En esos casos, sabemos que se han pagado hasta 11.000 dólares la hectárea”, apuntó a UNO el titular de la Sociedad Rural de Victoria, Oscar Larracoechea.
 

 

El dirigente indicó que los valores se han convertido en “un aspecto muy subjetivo, ya que las inmobiliarias levantan el precio porque les conviene. En la actualidad, el valor de la tierra se rige por los valores inmobiliarios, más que por razones de carácter productivo”, indicó.
 

 

Larracoechea sostuvo que en ese contexto, la posibilidad de adquisición para un productor está muy alejada de la realidad. Es que con esas cotizaciones, el plazo de recuperación de la inversión, con amortización e intereses, puede demandar unos 40 o 50 años.

 

“Anteriormente el plazo se extendía por unos 10 o 12 años”, acotó.
 

 

Esa dificultad para que los productores puedan crecer hace que los mejores campos “sean adquiridos por empresarios de otros rubros, jugadores de fútbol, políticos, con dinero que no proviene de ingresos del sector”.
 

 

“Para quien no trabaja la tierra, los valores de arrendamiento son muy buenos, porque reciben renta y mantiene o incluso crece el capital (campo) en moneda dura. No hay muchas opciones de inversión que ostenten tal nivel”, precisó el titular de la Sociedad Rural.
 

 

Respecto a lo que acontece en el resto de la provincia, Larracoechea consignó que en charlas con dirigentes de otras Sociedades Rurales de la provincia se aprecia que en términos generales, es muy difícil la adquisición de campos por parte de los productores entrerrianos.
 

 

“En el norte –por ejemplo– hay muchas inversiones para desarrollar. Los montes ponen limitaciones, pero son campos listos para poner a producir. De todos modos, la situación está paralizada por el freno de los permisos de desmonte”, amplió.
 

 

En el caso de Victoria, unas 400.000 hectáreas (zona de islas, dos tercios del total del departamento) son destinados al uso ganadero y en menor medida, la apicultura. “No se puede realizar forestación porque las aguas del río cubren permanentemente los sectores”, explicó Larracoechea. El tercio restante, algo más de 150.000 hectáreas se destinan a la soja (más de 100.000 hectáreas), 25.000 de maíz y otra similar de trigo, que se superpone con la soja de segunda.

 

 

El informe
Difundido días atrás, la inmobiliaria L. J. Ramos hizo un estudio del valor de la hectárea de campo en la principales regiones del país y en lo que hace a la provincia de Buenos Aires determinó que en las tierras más cercanas a la ciudad de Buenos Aires, donde de pueden desarrollar actividades intensivas, emprendimientos inmobiliarios o áreas de descanso para fin de semana, la hectárea se cotiza entre 7.000 y 30.000 dólares.
 

 

En los Valles Cuyanos de Mendoza la hectárea llega hasta los 40.000 dólares y el Valle de Río Negro orilla los 25.000 dólares.
 

 

En la zona núcleo maicera bonaerense, la hectárea cuesta entre 13.000 y 17.000 dólares; en el oeste pampeano bonaerense, la hectárea se cotiza entre 6.000 y 10.000 dólares; en la cuenca del Salado bonaerense, la hectárea sale entre 2.500 y 4.000 dólares; en la zona de mar y sierras bonaerenses entre 6.000 y 9.500 dólares la hectárea y en la zona triguera, de 3.500 a 7.000 dólares la hectárea.
 

 

La atracción que ejerce la soja por su alta rentabilidad, hizo que las fronteras de siembra se expandieran más allá de la zona núcleo pampeana hacia lugares como Salta, Santiago del Estero y Chaco, para continuar en países vecinos, como Bolivia y Paraguay.

 

 

Oferta
En cuanto a la oferta de tierras, no se advirtieron modificaciones importantes respecto al volumen, pero sí en lo que se refiere al tipo de campos.
 

 

Es muy escasa la disponibilidad de campos agrícolas y mixtos, especialmente en la pampa húmeda (Buenos Aires, Santa Fe, este de Córdoba, este de La Pampa y sur de Entre Ríos), y se observaron incrementos en otras zonas, también en las fracciones de pequeña escala.
 

 

Los valores, por su parte, muestran tendencias hacia la suba, empujados por los precios requeridos en la zona núcleo, que llegan a estar un 20% por encima de los precios que se solicitaban un año atrás.
 

 

De todos modos, la concreción de operaciones es más bien escasa, ya que los propietarios tienen buenas razones para no desprenderse de tierras que son, al mismo tiempo, un buen negocio inmobiliario y un soporte para una producción que encuentra precios firmes que la hacen rentable.
 

 

El informe indica que los precios de los alquileres, en campos destinados a la explotación agrícola, pasan por un buen momento. La operatoria se recompuso con pago adelantado, luego de la incertidumbre de la campaña 2009/2010, cuando debido a la crisis y la sequía de 2008, los contratos se cerraban con pagos parciales y a resultado de cosecha.
 

 

En la selva misionera, la hectárea se cotiza entre 700 y 5.000 dólares; en la zona litoral sur de Corrientes, entre 1.700 y 2.800 dólares; en litoral norte de Corrientes, entre 800 y 2.500 dólares.
 

 

En la llanura chaqueña, está entre 350 y 3.500 dólares; en los bajos submeridionales de Santa Fe, entre 400 y 1.000 dólares; en el núcleo norte de Santa Fe entre 7.000 y 12 mil dólares; en el sur de Entre Ríos, entre 5.000 y 9.500 dólares; en la zona de bañados del Paraná, Entre ïos, entre 400 y 800 dólares; en Río Cuarto, Córdoba, entre 7.000 y 12.000 dólares y en la llanura cordobesa entre 5.000 y 9.000 dólares.
 

 

En el parque chaqueño los valores van entre 250 y 2.500 dólares; en el monte serrano de Santiago del Estero, entre 300 y 5.000 dólares; en la selva tucumana oranense, entre 500 y 7.000 dólares; en la cuña de monte, en La Pampa, entre 400 y 800 dólares; en el Monte Bajo, de La Pampa, entre 300 y 500 dólares.
 

 

En la zona de los andes áridos de La Pampa, entre 30 y 500 dólares; en el Valle Cuyano,en Mendoza, entre 5.000 y 40.000 dólares; en el Valle Río Negro, entre 4.000 y 25.000 dólares; en la meseta Patagónica, entre 30 y 500 dólares y en los bosques Andino Patagónicos, entre 500 y 8.000 dólares.

 

 

Algunas cotizaciones en la provincia
Por citar algunos casos, la oferta de campos en Entre Ríos muestra diversidad de precios, en función de ubicación, accesos, tierras aptas, entre otros factores.
 

 

La hectárea en un campo dentro del ejido de Villaguay: 9.000 dólares.
 

 

La hectárea en el Departamento Villaguay: 4.000 dólares.
 

 

En Rosario del Tala, una hectárea se ofrece a 6.500 dólares.
 

 

En María Grande, un campo disponible se ofrece a 6.000 dólares la hectárea.
 

 

Entre Maciá y Viale, a 6.000 dólares la hectárea.
 

 

En San Salvador; 4.300 dólares.
 

 

En Federación: 9.000 dólares.
 

 

En Federal: 1.900 dólares.
 

 

En Feliciano: 1.200 dólares.
 

 

A 3.000 dólares, una hectárea de campo en La Paz.

unoentrerios.com.ar