Fútbol
Viernes 30 de Diciembre de 2016

La revancha Tricolor de Nicolás Reniero

Sin lugar en San Lorenzo pensó en regresar a su Villa del Rosario natal. Es el goleador de Almagro y quiere dar el salto a la A.

Nicolás Reniero es una de las grandes revelaciones que tiene el campeonato de la Primera B Nacional. Sin lugar en San Lorenzo, club dueño de su pase, el delantero nacido en Villa del Rosario decidió bajar una categoría. Llegó sobre el cierre del libro de pases a Almagro, cedido a préstamo por el Ciclón. Rápidamente se ganó un lugar en el 11 inicial. Sacó a relucir su capacidad goleadora. Es el máximo artillero que un equipo que no se destaca por su potencial ofensivo, pero con solidez y equilibrio en todas las líneas se entusiasma a dar pelea por un lugar en el círculo mayor del fútbol argentino.

Comenzó 2016 con el bolso cargado de ilusiones. Observaba que el sueño de tener su bautismo en Primera División con la camiseta de San Lorenzo estaba cerca. Fue promovido el plantel que por ese entonces era dirigido técnicamente por Pablo Guede. El entrerriano, que se sumó a las inferiores del Ciclón cuando tenía 17 años, compartió el ataque con Nicolás Blandi en un partido amistoso de verano que el Azulgrana disputó ante Independiente de Avellaneda, en Mar del Plata.

Sin embargo, el delantero que fue goleador y campeón en Cuarta División y reserva del Cuervo no gozó de una nueva posibilidad. Volvió a Tercera División. Su historia se modificó en el segundo semestre del año. "Estoy aprovechando la oportunidad que me brinda Almagro. Estoy haciendo goles, el equipo está peleando arriba y eso remarca el rendimiento personal, pero todo el equipo está bien y cuando esto sucede todo es más fácil", describió Reniero, en diálogo telefónico con Ovación desde su ciudad natal.

Villa del Rosario es el lugar elegido para descansar y recargar las pilas. Es su lugar en el mundo. Lo lleva en la piel. En su antebrazo se tatuó la siguiente frase: "Nacer en Villa del Rosario fue y será lo mejor que me pasó en la vida". Está arraigado a sus raíces. "Mis vacaciones son tranquilas. Tengo poco tiempo para disfrutar a mi familia. Además estoy agradecido del cariño de la gente. Me pone orgulloso rodearme de buena gente", subrayó.

Su familia jugó un rol determinante para que Nico disfrute de su dulce presente futbolístico. El delantero pensó en regresar a los pagos al no estar en la consideración de Diego Aguirre, el DT de San Lorenzo, y luego de que una transferencia a Talleres de Córdoba no se concretara. "En San Lorenzo estaba en el plantel de Reserva y a los 21 años quería jugar para mostrarme. Estaba mal y cuando se cayó lo de Talleres quería venirme a la mierda. Me pasaron millones de cosas por la cabeza. En ese momento siempre estuvo mi familia y mi mejor amigo. Estuvieron ahí para darme el impulso a seguir y si no podía, tomar otra decisión. Ellos me ayudaron a sostener la decisión de seguir jugando", agradeció.

Con Almagro se anima a dar pelea. Se entusiasma con ser protagonista y luchar por uno de los dos ascensos a Primera División. "Habíamos arrancado para sostener a Almagro en la categoría, pero a base de resultados, y nos animamos a pelear grandes cosas porque a eso no nos lo saca nadie. Por lo menos lo intentaremos. Nos pusimos como propósito dejar a Almagro lo más arriba posible", apuntó Nico, que quiere tener su debut en el círculo mayor con la pilcha del Tricolor. "No tuve la posibilidad de jugar con San Lorenzo y mi sueño es poder llevar a Almagro a Primera. Si se da sería algo muy bueno", cerró.



***
La legión


La amistad con otro entrerriano. Nicolás Reniero y Nicolás Ledesma son los dos entrerrianos que forman parte del plantel de Almagro. Compiten por el mismo lugar en la cancha. Formaron una amistad "Somos como hermanos. Viajamos juntos a entrenar, concentramos juntos. Hicimos una gran amistad", confesó.

Comentarios