A Fondo
Martes 06 de Octubre de 2015

La revalorización de los espacios

Héctor de los Santos / De la Redacción de UNO
hdelossantos@uno.com.ar


En la provincia de “todos los verdes”, el respeto por las plazas y los parques no siempre ha sido una constante para quienes tienen la responsabilidad de su mantenimiento y cuidado permanente. Cargar responsabilidades sobre gobiernos o funcionarios siempre es el camino más corto, y casi siempre el más acertado. Pero cierto es que los usuarios de estos espacios de esparcimiento y naturaleza muchas veces son también los responsables de los destrozos y el vandalismo que sufren monumentos, fuentes, flores, juegos y bancos.  

Luego de muchos meses de trabajo, en Concepción del Uruguay se ha hecho evidente un cambio notable en el concepto de revalorización de los espacios públicos. Este último año se destinaron 3 millones de pesos a la recuperación completa de la Plaza Francisco Ramírez, una plaza que es patrimonio histórico de los entrerrianos, y de los argentinos. La Plaza del Pronunciamiento de Urquiza contra Rosas. La plaza donde comenzó el proceso de Organización Nacional que terminaría con la sanción de la Constitución Argentina. Vaya si esta plaza merecía ser revitalizada. Su iluminación hoy es imponente, sus fuentes funcionan, se recuperó el esplendor de sus flores y los sanitarios públicos están impecables. Esto ha sido sin dudas una muestra de respeto hacia la propia plaza. Pero el plan no se detuvo solo en el principal paseo público de la ciudad. Avanzó en todos los barrios. Y allí donde había una plazoleta, un parque o un espacio donde crear un lugar para el esparcimiento se avanzó en la parquización, se instalaron juegos, se iluminó y, despacio, fueron apareciendo lugares que los chicos convirtieron rápidamente en lugares de juego.

Con cada espacio recuperado comenzaron a aparecer los sillones con las familias del barrio que regresaron a disfrutar de esos lugares tan cercanos y que se convirtieron, nuevamente, en el lugar de encuentro que nunca debieron dejar de ser. Uno de estos lugares era directamente un baldío. Primero se construyó allí una pista de skate, luego se le hicieron veredas, se iluminó, se le agregaron juegos infantiles, se sumaron juegos inclusivos, una serie de aparatos para ejercicios físicos, bancos de excelente calidad y finalmente se ha convertido en la Plaza Scolamieri Berthet, un lugar que no existía y hoy congrega a cientos de familias todos los fines de semana y se integró a un circuito de caminatas y ejercicios utilizado por todos aquellos que salen a correr y caminar todos los días. De igual manera apareció un parque multitudinario en la zona de la Defensa Sur, en el barrio Cantera 25 está reviviendo el Parque de la Ciudad y el de La Loba, es posible encontrar aparatos de gimnasia en los circuitos aeróbicos de mayor tránsito en la ciudad. Desde el Predio Multieventos hasta la nueva Costanera en la Isla del Puerto, pasando por la Defensa Sur y la avenida Paysandú.

Hoy la Plaza San Martín está siendo sometida a un trabajo de fondo que ha llevado a levantar todas sus veredas y las están haciendo nuevas. A la 12 de Octubre se la reparó completamente y lo mismo se hizo con todo el bulevar Yrigoyen y hasta con los muelles elevados del puerto, que se han convertido en un coqueto mirador casi sobre el río Uruguay. Un acierto por donde se lo mire. Y a la valoración real se la ha dado la misma gente, cuidando, colaborando, sumando su aporte, exigiendo más y reclamando por los lugares que aún quedan por recuperar. Hacer y cuidar, casi una conjunción perfecta para seguir sumando.

 

Comentarios