La Provincia
Miércoles 08 de Julio de 2015

La Red Social Lourdes propone una tarde de juegos "para que la calle vuelva a ser de todos"

Este 9 de julio se realizará una chocolatada para los niños del barrio. La actividad se enmarca en una tarea de concientización para lograr una convivencia armónica entre vecinos, combatir la inseguridad y rescatar a los más chicos de las adicciones y la violencia.  

Valeria Girard/De la Redacción de UNO
vgirard@uno.com.ar

Unidos por la Paz es el lema que eligieron los integrantes de la Red Social Lourdes para realizar la convocatoria. Este jueves patrio, de 15 a 17, los más chicos del barrio tomarán calle 25 de Junio, entre Juramento y Reconquista y la llenarán de risas y juegos. Habrá una kermesse, una pintada en la calle, maratón celeste y blanca y, como corolario del encuentro, una chocolatada.

Se espera que unos 300 niños formen parte de la actividad y que los papás acompañen. Detrás de jornada hay un objetivo muy importante y es trasmitir a la gente del barrio la idea de rescatar la vereda, la calle como un espacio para todos.

En diálogo con UNO el padre Leandro Bonnin, que oficia en la capilla de Lourdes, contó que en febrero un grupo de vecinos se acercó a la parroquia. “Desde hacía unos años el barrio Nuestra Señora de Lourdes había sido testigo de varios hechos de inseguridad (no como antes que por ahí lo que pasaba era que gente de otros barrios robaban acá o bien vecinos del barrio delinquían en otros sectores de la ciudad). De un momento a otro el fenómeno que comenzó a darse era que los mismos chicos o personas del barrio se robaban entre vecinos, o familias que habían convivido muchísimos años juntos y chicos que se habían criado juntos tenían problemas graves de convivencia, había tiroteos, enfrentamientos. La situación empeoraba y por eso los mismos vecinos decidieron hacer algo” relató el sacerdote.

Fue el mismo mes de febrero que se conformó la Red Social Lourdes, que tuvo en su primer encuentro a referentes del Consejo General de Educación, del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) y por supuesto, de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, luego se fueron sumando responsables del 911, de la comisaría 17°, con jurisdicción en el barrio, miembros de la escuela del barrio, de la Escuela Municipal de Deportes, de las distintas comisiones vecinales de la zona, representantes del área Minoridad de la provincia y la fiscal Natalia Taffarel, entre otros.

Objetivos 
Se plantearon dos líneas de trabajo. En principio cuidar a los vecinos con mayor presencia policial y diferentes estrategias vecinales. La otra línea, más a largo plazo, fue la de implementar diferentes actividades educativas, ya que muchos de los hechos delictivos tenían como protagonistas a chicos que desertaron del sistema escolar muy tempranamente. “Combatir el delito, proteger al vecino y trabajar en la educación y fortalecimiento familiar”, detalló el padre Bonnín.

En ese sentido informó que, en breve, y a partir de la coordinación con miembros de la Unión Obrera de la Construcción de Argentina (Uocra), lanzarán un taller de Albañilería.

Por otra parte indicó que la Escuela Municipal de Deportes brinda actividades lunes, miércoles y viernes. Y, a futuro, se dará un taller de Prevención de Adicciones y de instancias de mediación entre vecinos, en instalaciones de la parroquia.

La paz es posible 
La chocolateada “viene a fortalecer esta idea de que la paz es posible, de que la calle y la vereda deben ser espacios seguros, por eso todos los juegos seran cooperativos y en medio de la calle.

Habrá campeonato de penales, juegos clasicos de kermesse como voltear tarros y carrera de embolsados. Además se realizará una minimaratón de una cuadra en la cual los chicos llevarán globos y cintas celestes y blancas, y al finalizar una gran chocolatada”, indicó el padre Bonnín.

Otra actividad será pintar en el asfalto el lema de la jornada: Unidos por la Paz. Los Bomberos Voluntarios estarán presentes para que, desde la escalera d ela autobomba se pueda hacer una fotografía desde lo alto.

“No puede ser que los vecinos que antes salían a tomar fresco a la tardecita hoy decidan encerrarse, que los chicos no puedan salir a andar en bicicleta, que unos pocos infundir temor y se apoderen del barrio. No podemos resignarnos, debemos poder vivir armónicamente, pero necesitamos de todos para lograrlo”, resumió el sacerdote.
 

Comentarios