Paraná
Domingo 23 de Julio de 2017

Sangre, papeles y líquidos en el suelo de un San Roque sucio

Dieron cuenta de malos olores detrás de un portón donde se tiran desechos patológicos y una fotografía confirmó el descuido. Al recorrer las instalaciones del hospital de referencia provincial, enseguida se advierte la falta de higiene

Alguien se tendrá que hacer cargo: sobre la vereda que da a calle La Paz, antes de ingresar por la puerta principal del hospital San Roque, hay un portón negro. Tenía atravesado un pequeño caño que impedía abrirlo. Desde ahí, los días en que pega el sol y hace un poco de calor sale un olor horrible. En el piso, del lado de afuera, hay manchas de sangre, de eso se da cuenta cualquiera que se detenga unos instantes a mirar.


Al parecer, detrás de ese portón se depositan los residuos patológicos. Estos se diferencian de los demás por el color de las bolsas: las negras son para la basura común, las rojas para todo lo demás que en un hospital es algo amplio: pueden ser jeringas, guantes usados, restos de sangre, todo tipo de fluidos humanos, restos de órganos, elementos de corte o punzantes contaminados, entre otras posibilidades. Esa es por lo menos al definición descriptiva que ofrece la biblioteca virtual.


Por la mañana llega alguien en una camioneta, abre el protón y retira las bolsas. La imagen que llegó a la Redacción de UNO es testigo: muchos de esos residuos quedan en el piso, pegados en las paredes y hasta se chorrean en la vereda.


San roque (3).jpg
<b>El depósito.</b> Los residuos patológicos también caen a la vereda.
El depósito. Los residuos patológicos también caen a la vereda.



Cajas de cartón



El hospital San Roque es uno de los más importantes de la provincia. Con respecto a los profesionales, a los trabajadores en general y a los voluntarios que le dedican su vida, los mensajes de apoyo, de agradecimiento y de admiración son diarios. De hecho, cualquier padre sabe que la atención –y salvo algunas excepciones– no se comparan con ningún otro, y no solo por lo cordial, sino por lo efectiva.


Pero aquí se trata de otra cosa: las quejas llegaron por la falta de limpieza, un problema que al parecer no es nuevo. Antes de entrar al hospital, ya sobre un costado y como están arreglando la vereda, en la semana hubo una pila de escombros que quedó por varios días.


En la puerta principal, sobre la rampa no hay nada para evitar una patinada. Por lo general llevan unas gomas que se pegan o se colocan en el piso para evitar caídas. Alguien dijo que alguna vez las tuvo, pero se las robaban. Se ve que cortaron por lo sano: desde hace un tiempo hay cajas de cartón abiertas.


Después, adentro, hay papeles por todos lados: de caramelos, higiénicos, pañuelos descartables usados, de diarios y hasta hojas de los árboles de afuera que entraron por algún viento y nadie barrió. Es cierto, también que hay quienes no unen basura con basurero y le escapan a esa relación dialéctica, peor por otro lado, si alguien se agacha en el piso del San Roque advierte enseguida que hay lugares que llevan mucho tiempo sin barrer y ni que hablar de pasar un trapo con lavandina. Había hasta botellas de gaseosas acomodadas contra la pared en varios tramos de la escalera que lleva a las distintas secciones.


Habrá quien se ataje y diga que el ingreso y egreso de gente es permanente, y que entonces mantener limpio es muy difícil, pero eso será solo una excusa. En el mismo vacunatorio, como en otras áreas, durante la recorrida uno se daba cuenta enseguida de que hacía por lo menos varios días que nadie limpiaba el piso.


San roque (2).jpg
<b>Rampa</b>. Con cartones de cajas abiertas evitan patinadas.
Rampa. Con cartones de cajas abiertas evitan patinadas.



Bolsas negras



De manera extraoficial, desde el Ministerio de Salud de la Provincia afirmaron que no solo están al tanto del problema, sino que hace 25 días que trabajan para revertir la situación.


En uno de los pisos había una de las bolsas negras, la de la basura común. De ella salía un líquido espeso, y tenía por lo menos un metro de largo. Por ahí pasaban las camillas que iban a los distintos lugares a buscar pacientes y en sus ruedas repartían todo lo que pisaban.


Quienes acompañaron a UNO en la recorrida pidieron no ser nombrados, y eso aquí se respetó.


Todo este problema, el de la higiene, es uno más de otros que se conocen como la falta de presupuesto, obras inconclusas, buenos salarios, más profesionales o mayor cantidad de camas. Hace solo algunos años fueron noticia las madres que tuvieron el trabajo de parto en el piso porque el hospital se había desbordado; también la rotura sistemática de los ascensores: por lo menos la semana pasada funcionaban todos.


Ante la mugre, habrá que esperar para saber si quien debe dar las directivas precisas lo hace, y si quien las debe acatar las resuelve como corresponde.



Datos


* Sobre la vereda en calle La Paz hay manchas de sangre y otros desechos que salen del portón negro donde, explicaron, se depositan las bolsas con desechos patológicos.

* En los distintos pisos, sobre las baldosas se ven papeles de todo tipo, tierra de varios días sin barrer y hasta botellas de plástico.

* En la rampa de ingreso, para evitar que alguien se patine, utilizan cartón.

* De manera extraoficial, desde Salud señalaron que están al tanto y desde hace más de 20 días trabajan para revertir la situación.


Comentarios