Paraná
Miércoles 24 de Mayo de 2017

Quieren embellecer la plaza Italia y ya dieron los primeros pasos

Demolieron la edificación que iba a formar parte del anfiteatro que nunca fue y que servía como refugio de personas de mal vivir

La plaza Italia de la ciudad de Paraná está ubicada en la manzana rodeada por las calles Evaristo Carriego y Olivera, y las avenidas Ramírez y Laurencena. Fue creada en la década del 70 y años más tarde sobre su predio se proyectó hacer un anfiteatro, al que inauguraron aún sin concretarse las obras. En el lugar se erigió una construcción que formaba parte de este proyecto, que ante el abandono y la desidia gubernamental se fue transformando en una suerte de refugio para malvivientes o para personas en situación de calle que no tenían otro lugar para dormir y aprovecharon sus paredes y techo para guarecerse.
El sitio también estuvo atravesado por la tragedia, hace 10 años un joven se suicidó en el interior de ese inmueble sin terminar, que las acciones de descuido pronto derruyeron. Finalmente, hace una semana la construcción fue demolida y con este acto comienza una nueva etapa para poner en valor la plaza, en la que la comunidad italiana, junto con la Municipalidad, planea desarrollar un proyecto que convierta al lugar en un espacio amigable que pueda ostentar su esplendor.
Laura Moro es consejera ejecutiva en Entre Ríos de Com.It.Tes (Comitato degli Italiani all'Estero) y como parte de la comunidad italiana impulsa este proyecto de transformar la plaza Italia. "Venimos trabajando todas las asociaciones italianas, la Municipalidad de Paraná y los vecinos para dejar esa plaza en las mejores condiciones posibles y que realmente sea representativa del nombre que lleva, y que para los italianos sea un orgullo", dijo, y agregó: "Hemos logrado que el municipio este año se dedique a poner en valor este espacio y sobre todo que se derribe esa construcción vieja que había quedado ahí y que generaba tantos problemas. Originalmente iba a ser un anfiteatro. Estamos hablando de 20 años atrás, pero fue abandonada y los vecinos vivían con miedo porque en esa construcción había ocurrido de todo. Gracias a la colaboración de la gente que vive en la zona, que consiguió que la empresa Pedrín gratuitamente la demoliera, podemos empezar a pensar en reorganizar el espacio de la plaza Italia".
Según adelantó, el viernes 2 de junio a las 9.30, en la plaza misma, van a realizar un acto para celebrar el 71º aniversario de la República Italiana y festejar el Día del Inmigrante Italiano –que se conmemora el 3— y en dicha oportunidad la Municipalidad oficialmente hará el llamado a licitación de las obras para reestructurar definitivamente el predio. En este marco, Moro indicó: "Hay un proyecto realizado por una arquitecta que se va a exhibir durante el acto, con un banner donde se puede visualizar básicamente qué es lo que se quiere hacer".
"En el acto vamos a hacer un homenaje a Manuel Belgrano por un lado, ya que gracias a él tenemos nuestro Día, y vamos a tener un mensaje del intendente de la ciudad italiana donde nació el padre de Belgrano. Para nosotros es una emoción, un orgullo, porque desde Italia nos están apoyando con esto", refirió.

La voz de los vecinos
Al lado de la plaza Italia están el centro de salud Selig Goldin y la escuela Estrada y sobre calle Olivera hay algunos juegos donde los niños del barrio pueden divertirse. Unos árboles enormes brindan sombra y embellecen el lugar, y aunque los resabios de otras épocas están presentes en la memoria de los vecinos, hoy ven esperanzados que se planifiquen y ejecuten obras para transformar este espacio público. Liliana es una de ellas y contó a UNO que nació en la vivienda que hoy habita; la ventana de su cocina da directo a la plaza, por lo que en innumerables ocasiones fue testigo de lo que pasaba en esa zona. "Los vecinos sentimos una algarabía y estamos felices porque sacaron esa construcción. Era un desastre, un antro de perdición y un peligro, porque se veía de todo. Ahí guardaban lo que robaban, era motel, entre otras cosas. Esperemos que ahora limpien la plaza y la cuiden".
"Me gustaría que haya un policía en forma permanente, porque el pozo que hay significa un riesgo", dijo, en referencia a la depresión del terreno donde se iba a erigir el escenario del frustrado anfiteatro, que se convierte en un escondite perfecto para malhechores al entrar la noche.
Samantha y Avril rondan los 20 años y se mudaron a una vivienda cercana hace poco. Aseguraron que de noche no hay luz, al menos en estos días, y señalaron que les gustaría que el lugar se transforme en un espacio con más juegos para los chicos y más confortable para todos. "Es una plaza con mucho espacio, pero al estar llena de escombros no es atractiva para que venga la gente", expresaron.
David, quien desde hace 30 años vive en el barrio, aseguró: "Continuamente la plaza está abandonada. Hay juegos que los chicos no pueden usar porque están rotos. Al parque que está acá vienen muchos nenes de la zona a hamacarse y también a jugar a la pelota". A su vez, opinó sobre la edificación recientemente demolida y dijo: "Estaba muy abandonado y me parece muy bien que la hayan tirado abajo. Generalmente la ocupaba gente que no tenía dónde vivir y dormía ahí". A su vez, recordó que cuando era chico era un asiduo visitante de la plaza y con sus amigos jugaba al fútbol. Ahora anhela que el lugar cambie su fisonomía y comentó: "Cuando andan las luces no es oscura la plaza, pero si se queman las farolas el espacio donde está el pozo se vuelve un peligro. Por eso estaría bueno cuidar el lugar. Los vecinos queremos que esté iluminada, linda, que tenga más juegos para los chicos. Con todo eso quedaría hermosa".
El prometido anfiteatro que no fue
El lugar estaba destinado para construir el anfiteatro Jorge Méndez. Era un proyecto promisorio que esgrimía un merecido homenaje al poeta, cantor y autor de Canción de Puerto Sánchez, la canción paranaense más difundida en el mundo. "En principio (Julio) Solanas lo inauguró conmigo (período 1991-1995). Hay fotos de cuando pusieron la piedra fundamental. Ignoro qué pudo haber pasado para que después no se haga, si fueron cuestiones políticas, económicas. En esas cosas nunca me interesó mezclarme", dijo Méndez a UNO.
El consagrado músico contó que durante el segundo mandato de Solanas (2003-2007) se reflotó el proyecto, pero luego volvió a diluirse. "La construcción que sí se hizo fue refugio para muchas cosas, que generó quejas de la gente y con razón, además de la suciedad y todas esas cosas", opinó, y recalcó: "El homenaje se me hizo y lo agradecí en su momento. Lo demás es de orden práctico y económico y no quiero que quede como que estoy incómodo con eso. Más que hablar del anfiteatro, prefiero contar que estoy grabando un poema que le escribí a la escuela Rivadavia".
Acto seguido, refirió: "Se llama Escuela del Alma, porque allí hice mi Primaria. Y el año pasado, cuando se incendió, lloraba en mi casa a mis 75 años, porque recordaba mi paso". A su vez, comentó que hoy a las 17 llevará su guitarra para compartir su música con los alumnos de la escuela Del Centenario: "Voy a llevarles mis libretas de calificaciones y contarles que estoy grabando este poema, que es un homenaje", concluyó, dejando en claro sus prioridades como artista y buena gente.


Comentarios