Paraná
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Piden contención y solución para personas que viven en la calle

Ante casos concretos, desde la Defensoría exigen medidas de fondo para aquellos que pasan sus días y noches en la vía pública

A partir de un caso concreto, de un ciudadano en muy mal estado de salud presentado por la Defensoría del Pueblo de Paraná ante la Justicia, se retomó la problemática que involucra a decenas de personas que deambulan por la capital provincial y que han generado una serie de acciones en la última década –iniciadas en su mayoría desde esa institución– sin que todavía se hayan instrumentado medidas de fondo. Lejos de la pobreza cero, la situación de las personas que viven en la calle fue motivo de una primera reunión que se realizó ayer y que fue convocada por el defensor general de la Provincia, Maximiliano Benítez.

La instancia se llevó a cabo en el edificio de Tribunales, en Laprida 255, y además de Benítez participaron la secretaria de la Defensoría General, Lorena Calí; el defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay; el director del hospital San Martín, Fernando Giménez, junto a integrantes del nosocomio; y Fernanda Ferrando y Martín Turriani por la Dirección de Salud Mental de Entre Ríos.

El de ayer fue el primer encuentro que tendrá continuidad el miércoles 24 en Tribunales y la Defensoría General reiterará las invitaciones a las áreas pertinentes de la Municipalidad de Paraná y de la provincia. También se convocará a otras organizaciones.

La problemática no es nueva y se arrastra desde hace años, al menos en la capital provincial. Ya en 2015, organizaciones sociales y ONG que realizan tareas solidarias hablaban de que en Paraná había por lo menos 800 personas que tenían a la calle como su lugar y en donde pasaban la mayoría de las horas del día, y muchos de ellos también la noche.

A diario surgen pedidos de ayuda para juntar colaboraciones que permitan llegar con abrigos y platos de comida para quienes viven bajo estas condiciones y que han encontrado en plazas y otros espacios públicos un cobijo pasajero.

La apertura de refugios por parte de la Municipalidad –sobre todo en épocas invernales– ha sido una de las opciones para decenas de personas, aunque continúan sin resolverse los problemas de fondo. Hasta incluso, más de una vez hubo demoras en sus aperturas.

Quien abrió el encuentro de ayer fue Benítez, y planteó la necesidad de que el Estado atienda la situación de las personas que viven en extrema vulnerabilidad, y para ello dijo que se vuelve imperioso que las distintas áreas se pongan de acuerdo y coordinen acciones. Para eso, propuso la posibilidad de diseñar un protocolo de intervención que garantice la atención en ese ámbito, en el convencimiento de que la judicialización de ese tipo de casos no redunda en soluciones de fondo.

Seguidamente, el defensor del Pueblo de Paraná informó que la problemática viene siendo una profunda preocupación de la institución desde hace más de una década. Explicó que la posición que mantiene la Defensoría y que ha expresado en distintas oportunidades a lo largo del tiempo se basa en el pedido de aplicación de medidas integrales, que atiendan no solo la falta de un lugar para alojarse, comida y abrigo, sino también y fundamentalmente el estado emotivo y psicológico, las razones que hacen que una persona un día deje de dormir en su casa para irse a la calle.

En ese sentido, mencionó la existencia de la Ordenanza municipal de Paraná Nº 8.932, vigente desde 2010, pero que no se ha instrumentado todavía, por la que se crea el Programa de Asistencia Integral para Personas en Situación de Calle. La aplicación de esta norma es un pedido reiterado de parte de la institución junto a organizaciones sociales y voluntarios que trabajan en la atención de las personas que están en la calle.


Por su parte, el director del hospital San Martín se refirió al procedimiento que se lleva adelante en el nosocomio y fundamentó la necesidad de que se aborde, en una primera instancia, la atención mediante agentes sanitarios.

Además describió la alta demanda que tiene el hospital y expuso, como una situación social también de alta vulnerabilidad que tiene impacto en el establecimiento, la existencia de personas con obra social y parientes que pese a tener el alta médica permanecen internadas porque no tiene dónde ir.


***
Larga data

El tema de los ciudadanos que están en la calle ocupa a la Defensoría del Pueblo desde su inicio en 2003. En diciembre de ese año impulsó un proyecto de ordenanza que proponía la creación de un albergue, entre otras medidas. La casa denominada Hogar Madre Teresa de Calcuta se instauró en 2007, pero casi enseguida dejó de atender a la franja de ciudadanos para la que había sido creada y se dedicó a otra, también con necesidades.

En marzo de 2013, la Defensoría emitió una Recomendación con la que instó a los gobiernos provincial y municipal, a través de las áreas competentes a implementar una política pública, destinada a abordar de manera integral esta problemática.

En abril de 2015, la Defensoría elevó otra Recomendación, por la que solicitó al Ejecutivo municipal que reglamente la Ordenanza Nº 8.932 e instruya su implementación con urgencias.

Participaron también de esta reunión Ariel Salinas, Silvia Kauffmann, Gustavo Pagnoni y Nadia Ferrara, integrantes del equipo de trabajo del hospital San Martín.

Comentarios