GNC
Viernes 12 de Mayo de 2017

Peligra el trabajo de unos 800 empleados del GNC en Entre Ríos

Aranguren dijo querer equiparar el precio del Gas Natural Comprimido al de la nafta súper, después lo desmintieron. "Las estaciones están semifundidas", dijeron empresarios del sector. Hay mas de 40.000 vehículos con tubos en la provincia

Fue el ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren el que tiró la piedra: en un encuentro con empresarios dijo que no tiene lógica importar gas para que anden los autos . En la misma instancia agregó que el GNC debe costar lo mismo que la nafta. Después se desmintieron, como ya ocurrió en varias oportunidades, pero la postura política quedó plasmada. Empresarios de Entre Ríos, advierten que las estaciones están "semifundidas" y que una medida así sería el fin de un sector que inició en 1985 y que hoy, en la provincia, le da trabajo a unos 800 empleados.
En Entre Ríos hay 65 estaciones según datos oficiales y 50 talleres de conversión de autos de nafta a GNC. Estos últimos atraviesan uno de los peores momentos por el descenso en la colocación de tubos (175 en abril de este año, contra 316 en igual mes de 2016). Entre estaciones y talleres suman unos 800 empleados que hoy ven peligrar sus puestos.
Ante las palabras de Aranguren, desde el sector empresarial a nivel nacional informaron que de ser así, el GNC aumentará en octubre por lo menos un 70%. Las definiciones del ministro se dieron en un almuerzo con empresarios y economistas organizado por la Fundación Mediterránea en Buenos Aires. "Tiene que costar lo mismo que la nafta; a igual poder calórico, precio similar", sostuvo y como argumento dijo que el país no se autoabastece de gas y debe importar el 30% de lo que consume.
Alejandro Di Palma, empresario entrerriano del sector, dijo a UNO: "Nosotros señalamos que el enemigo nuestro es esta política energética, desde el principio de la gestión. No se nos escapó eso en ningún momento".
Sostuvo que Argentina es un país gasífero. "La falta de gas es un evento. La industria del GNC arrancó en 1985 con un plan de sustitución de combustible líquido. Desarrolló tecnología de punta que la importaba el mundo", agregó y explicó que parte del gobierno nacional anterior y el actual son responsables de su destrucción. Habló de las posibilidades de ventajas competitivas del país y que la faltante de gas actual está atada a su consumo en invierno. "Pero por ese evento parece que están dispuestos a destruir una industria que costó construir y que muy probable no se tenga más", dijo.
También sostuvo la necesidad de que se subsidie el combustible y de que acceda aquel que lo necesita para trabajar.
Explicó además que un impuesto que estaba en el orden de los 10 centavos ahora trepó a un peso por metro cúbico. "Hablan de que después de octubre van a aumentar porque no se animaron a hacerlo ahora, lo postergan para después de las elecciones. De manera que el impuesto de un peso se va a disparar a lo que quiera un tipo que promete que el GNC tiene que tener un valor igual al de la nafta y que era CEO de una empresa que vende nafta", señaló.
Anuncios similares se dieron desde el inicio de la gestión. Al componente del gas, las estaciones también deben sumar la electricidad que también sufrió incrementos. "Dijeron que los aumentos eran para que todos paguen lo mismo, pero en Ciudad Autónoma de Buenos Aires pagan el 10% de lo que pagamos acá. Sistemáticamente hicieron eso: dijeron que aumentaban y luego lo corrigieron, pero siempre van a ese lugar. Qué van a hacer, no sabemos. Las estaciones están semifundidas y hasta hay un reconocimiento de los sindicalistas que firmaron convenios a la baja. Esos convenios aseguran que seguiremos con escenarios recesivos", remató el empresario.
Como sea, el panorama así planteado, al menos para el sector, no parece ser tan alentador.

El Ministerio desdijo a su propio ministro
El Ministerio de Energía y Minería de la Nación debió emitir un comunicado ayer por la tarde. En el mismo reconoce el importante desarrollo del Gas Natural Comprimido en Argentina.
"La situación actual del mercado de gas natural es muy diferente a la que existía al inicio del uso del GNC como combustible automotor. En aquel momento el gas natural era abundante, barato y se exportaba. Hoy es escaso, caro y se importa, hasta el 30% de la demanda en los días de invierno. Situación que nos proponemos revertir, especialmente con el desarrollo de la explotación no convencional en la cuenca neuquina y otras", dijeron.
Además señalaron que la política del gobierno nacional es reducir gradualmente los subsidios a toda la oferta para permitir que los distintos sectores compitan libremente. Buscan, según manifestaron, mantener la protección a los más vulnerables a partir de la implementación de la Tarifa Social Federal. "El menor precio relativo del GNC es, en parte, pagado por todos los argentinos, inclusive por aquellos que no lo consumen ni utilizan sus servicios asociados", dijeron y luego desmintieron los dicho de Aranguren: "Nunca expresó ni cree que el GNC tiene que valer lo mismo que la nafta súper. Sí dijo que el precio de los combustibles sustitutos deben tener en cuenta el costo diferencial del producción, el costo diferencial de elaboración y transporte, el diferencial de consumo específico de los mismos determinado por su poder calorífico, el mayor o menor impacto ambiental que su combustión genera y por último, el nivel de carga impositiva que los distintos combustibles sobrellevan". El Ministerio dijo que el sector del GNC atraviesa una situación de transición como el resto de los sectores vinculados a la energía, que en la última década estuvo fuertemente subsidiada en nuestro país y cerró con las expectativas de que encuentre el equilibrio en la oferta energética.

Comentarios