Campaña Solidaria
Lunes 09 de Octubre de 2017

Pastor recolecta juguetes para ganarle lugar al narcotráfico en el oeste de Paraná

Héctor Pola Larrea sabe que con el "pesebre viviente" y la entrega de regalos a los más chicos en Navidad ocupará un lugar en la comunidad que está cruzada por la delincuencia.

Desde la Iglesia Evangélica Huerta de Canaán pretenden darle una alegría a los niños de los barrios paranaenses Anacleto Medina, San jorge, Santa Rita, Gaucho Rivero y alrededores, por lo que iniciaron desde ahora una juntada de juguetes que serán entregados en las proximidades de Navidad.

El pastor Héctor Armando Larrea dijo a UNO que los interesados pueden entregar juguetes, en buen estado, en 25 de Mayo 126, primer piso, donde se encuentra la oficina de María Díaz y también en el predio de la huerta en calle Los Talas al final.

Además, quienes quieran colaborar pueden comunicarse a los teléfonos (0343) 154800779 o al 4301731.

El pastor contó que siempre trabajan en la plaza de Anacleto Medina con los jóvenes y que tras advertir cómo la venta de drogas avanza en la zona, están en la pelea por hacerle frente. Hoy, la Huerta de Canaán tiene cuatro jóvenes internados en la lucha por dejar las drogas, y hay 16 que trabajan en el lugar y que están en la misma pelea.

Además, desde la Iglesia Evangélica conforman grupos que llevan adelante actividades de evangelización, entre otras. El 22 de diciembre harán un pesebre viviente y al otro día entregarán los juguetes que logren reunir para los chicos de los barrios.

héctor.jpg
El pastor le habla a los muchachos antes de trabajar en la huerta. Foto <b>UNO</b> Mateo Oviedo.
El pastor le habla a los muchachos antes de trabajar en la huerta. Foto UNO Mateo Oviedo.

La obra

El autor de la iniciativa solidaria es el pastor Pola Larrea que hace un año declaró a UNO: "Nadie nació para ser narco ni ladrón". Por la repercusión que tuvo el trabajo que realiza Larrea en una de las zonas más postergadas de Paraná fue reconocido entres los Destacados de Diario UNO de Entre Ríos.

El pastor formó parte de la tradicional foto grupal y con la tranquilidad que lo caracteriza, remarcó que "ahora vuelvo a tener voz" y la aprovecha cada vez que puede.

Pola armó la campaña para conseguir juguetes porque le quiere ganar lugar al narcotráfico. En las zonas calientes de la ciudad se sabe que el dealer se gana el respeto introduciendo dinero en la comunidad que luego destruye con las sustancias que vende.

Los interesados en colaborar con el pastor y sus muchachos están a tiempo de acercarse o llamar para saber lo que están necesitando.

Comentarios