Descubriendo Entre Ríos
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Paraná Medio: el pasado nos une, el presente nos pregunta

Recuerdos y deudas, cuando se cumplen 20 años de la ley antirrepresas que se promulgó en respuesta a una lucha social sin precedentes por el ambiente sano, que inauguró la eclosión de asambleas ecologistas

La conciencia vecinal y regional contra el represamiento del Paraná Medio dio como fruto la Ley Antirrepresas Nº 9.092, dictada hace 20 años, y a mediano plazo una cadena de asambleas para abordar problemáticas zonales: aquí el arroyo contaminado, allá la industria, más allá las termas, por ahí las fumigaciones, el fracking…


Este lunes 25, desde las 9, los paranaenses recordaremos en la Sala Mayo aquella epopeya que incluyó marchas, denuncias, debates, peleas, y hasta un raid en canoa por el Paraná para desembocar en una ley y en un fogoneo de las conciencias en torno del ambiente.


Confluirán allí diversos sectores muy de acuerdo en recordar la fecha, porque fue el logro de una lucha que terminó juntando fuerzas.


Es cierto que en cuestiones del presente quizá falte esa conjunción de voluntades, pero aquellas juntadas contra el represamiento del Paraná son ya un clásico que sobrevuela las diferencias sectoriales.


En estas horas celebramos la conciencia colectiva estimulada por pescadores, artistas, docentes, investigadores, obreros, y que logró prohibir las represas para preservar el paisaje y la salud integral.




Desde la canoa




La confluencia es un valor, sin dudas. En tiempos en que se impone la fragmentación, este encuentro testimonia el esfuerzo de mujeres y hombres que logran zafar de las peleítas del día y pueden apreciar la importancia simbólica, y en los hechos, de la derrota del proyecto imperial del represamiento, que involucraba a lo más granado del capitalismo estadounidense y sus socios argentinos.


¿Quién puede ignorar aquella travesía en la canoa La enamorada del Río, realizado de Yacyretá a Paraná por Luis Romero y Raúl Roco?, nuestros vecinos pescadores, sembrando conciencia por la vida, la biodiversidad, la armonía del humano en el paisaje, como ya recordamos el año pasado.


La lucha le torció el brazo al poder económico. No solo frenó el dique del Paraná Medio sino que se extendió a una norma que prohíbe desde 1997 los represamientos en todo el territorio entrerriano. De ahí el Día de la Libertad de los Ríos cada 25 de setiembre.




Luchas de hoy




Hay colectivos similares a la Asamblea que concentró la lucha contra el represamiento del Paraná. El más conocido de ellos, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, reunió decenas de miles sobre el puente internacional con Fray Bentos para protestar contra las pasteras. En estos días sigue la disputa con los gobiernos de las dos bandas y, por supuesto, los empresarios.


Las movidas contra el fracking lograron que decenas de municipios redactaran ordenanzas para prohibir la extracción no convencional de gas o petróleo, y luego la provincia vedara esas prácticas. La disputa sigue, porque la Argentina hace fracking en otras provincias y Uruguay explora cerca del río.


Fue notable, hace poco, la movilización de gualeyos para impedir la explotación riesgosa del delta en cercanías de Puerto Ruiz, puerta de los humedales. Y tuvo éxito. Antes, Paraná había sido sede de una multisectorial en defensa del delta contra planes productivistas, y en defensa del camino de sirga (costa de uso público) que el Estado estrechó al mínimo.


En estos días se convoca a la defensa del Parque Varisco y su biodiversidad, considerando que un polo tecnológico rompería allí el ecosistema, y hay vecinos que se manifiestan contra los barrios privados, contra la apropiación ilegal de superficies costeras como ocurre en la zona de Los Arenales, contra la contaminación con químicos de las aguas del Paraná y otros ríos, contra el riesgo de las fumigaciones sobre insectos como las abejas, contra el “inmobiliarismo” que pone en jaque los montes y los cursos de agua o genera hacinamiento en los barrios con altas torres; y lo mismo contra las antenas de telefonía móvil, por ejemplo.


Ese tipo de encuentros en torno de las riquezas comunes y el ambiente se repite a lo largo y ancho de la provincia y en todo el país.


Los feed lot, los desechos industriales de diversas fábricas, la salud de los arroyos y los acuíferos, la pesca indiscriminada, los residuos, el tránsito de sustancias peligrosas por las rutas (uranio por caso), las fumigaciones agrícolas cerca de barrios y escuelas, los desmontes, el maltrato al arbolado público, la erosión del suelo, el monocultivo, los terraplenes descontrolados, el uso irracional de las costas: son variadas las razones para estar en alerta… De una multisectorial de agrupaciones ecologistas y centros de estudios de Entre Ríos salió incluso la declaración del maíz como “semilla venerable e inviolable”, para denunciar los transgénicos y su paquete tecnológico.


Sin dudas, las marchas contra el Paraná Medio sembraron conciencia ecológica en la región, por eso las manifestaciones de homenaje ya en 2016 por los 20 años de las luchas, como en setiembre de 2017 recordando la ley que esa conciencia y esas protestas arrancaron a la Legislatura.


Por supuesto que en muchas de esas asambleas con el tiempo se logran estudios, capacitación, talleres de formación, proyectos propositivos, es decir: no todas son acciones de protesta. Y las acciones de protesta a veces alcanzan ribetes internacionales, como el caso de la presentación contra Monsanto en la Haya.



Amores y no tanto



Las asambleas están reunidas en una suerte de federaciones como la Unión de Asambleas Ciudadanas –UAC- y similares, que vinculan los problemas del litoral con los del resto del país y el continente.


No todas son flores, claro: de tanto en tanto explotan conflictos por mayor o menor permeabilidad a las tecnologías, por mayor o menor cercanía a sectores políticos partidarios y gobiernos, o por la aceptación o no de los subsidios de grandes empresas y “fundaciones” que terminan haciendo a veces del “oenegismo” una vía de invasión del capital en sectores aparentemente críticos.


En algunos casos, bancos, multinacionales y fondos invierten millones para tener un pie dentro de ciertas agrupaciones que suelen tornarse dependientes, a veces, de esos flujos.


Así y todo, el florecimiento de las asambleas en estos veinte años demuestra la avidez de las poblaciones por participar, por exigir que los emprendimientos observen su licencia social y que los poderes no tomen a las personas como meros consumidores, o hagan de la democracia una delegación de todas las atribuciones en el Estado y las corporaciones.




Derechos de la tierra



Las asambleas han permitido ampliar la mirada de los derechos humanos. Ya no se cree tanto en esos derechos planteados para conservar el estado de cosas, o alineados al pensamiento occidental antropocéntrico y capitalista. Desde nuestros pueblos originarios vuelven vientos de conciencia, y se habla de los derechos de la Pachamama.


Hoy están en boga los derechos precautorios que nos llaman a no hacer las cosas si tenemos dudas, y se apela a los delitos de peligro sobre víctimas potenciales, según las prédicas del fiscal Gustavo Antonio Gómez y otros especialistas que apuntalan la lucha ambiental. Se defiende, incluso en algunos fallos, la salud del ecosistema, esté habitado o no.


Los delitos de peligro abstracto pueden atacarse en la Argentina por vías como la ley de drogas o la ley de residuos peligrosos, que contemplan delitos pluriofensivos, es decir, que ofenden al conjunto.


Y se avizoran los debates en torno de los derechos de la madre tierra, que permiten defender un ecosistema, un río, un árbol, no porque ese río favorezca al humano o porque su contaminación perjudique a Fulano o a Mengano, sino porque ese río tiene derechos propios a la vida, al cumplimiento de los ciclos, a la salud integral. Sin dudas Bolivia impulsa, en el mundo, este reconocimiento por lo menos en la letra y no es poco, cuando ya los ha establecido en sus propias leyes.


En nuestra región son temas que se van incorporando al seno de las asambleas y centros de estudio, lo mismo que el debate sobre las causas de los ataques al ambiente por distintos flancos.


Al mismo tiempo, la mirada sobre la naturaleza permite avanzar en criterios multiculturales que reconozcan características regionales en la naturaleza, y en las personas que forman parte del ecosistema. De ahí los vínculos estrechos ente comunidades ancestrales y ecologistas.



Pioneros



El especialista en delitos ambientales Gustavo Antonio Gómez apuntó, durante una estada en Concordia, que en la lucha contra la fractura hidráulica los entrerrianos son “pioneros”.


“Los miembros de la asamblea de aquí también son pioneros en esta lucha, y tienen el triste dolor de ser pioneros en caer presos por primera vez por defender la tierra y el agua, y lo curioso es que cuando sale la sentencia en la Cámara de Paraná, cuando van en apelación porque habían sido procesados por el juez federal de Concepción por el delito de interrupción del tránsito, los absuelven casi pidiéndoles disculpas”, dijo.


“Porque justamente en ellos se estaba descansando la defensa del agua en toda la provincia. Esa audiencia, ese fallo debiera estar colgado en la pared con alguna luz intermitente que lo muestre como algo imprescindible”, señaló Gómez.


En alguna medida, la acción de los entrerrianos puso en práctica los derechos de la Pachamama. Hubo una defensa del agua que es de nadie y es de todos, de la naturaleza por la naturaleza misma y dentro de ella, la vida de la especie humana.



Unidos por la libertad de los ríos


El Colectivo Por la Libertad de los Ríos está constituido por estas agrupaciones: Docentes Por la Libertad de los Ríos, Agmer Seccional Paraná, Subsecretaría de Ambiente Sustentable de la Municipalidad de Paraná, Fundación M’Biguá Ciudadanía y Justicia Ambiental, Fundación Eco Urbano, Foro Ecologista de Paraná, Baqueanos del Río, Junta Abya Yala por los Pueblos Libres, Proyecto Tierra, Ecoclub Paraná, Croquiseros de Paraná, Programa de Extensión Por una Nueva Economía Humana y Sustentable de la UNER, Corpórea grupo de teatro, Asamblea El Río es de Todos, Asamblea Más Ríos Menos Termas, Movimiento Entre Ríos Libre de Fracking, La tribu del Salto, Paraná entre arroyos, Asociación de Amigos del Arroyo Antoñico, Colectivo Por la Ventana, Escritores Juan L Ortiz Paraná.


Hora de encuentro


Ya este domingo 24 desde las 18 habrá un Encuentro cultural Ríos libres para pueblos libres, en Puerto Nuevo, con música en vivo, poesías, homenajes, empanadas de la costa y cantina, feria, una muestra fotográfica, Croquiseros de Paraná, y una muestra de paisajes litoraleños de Neli Lieutier


Actuarán Luis Barbiero, Guadalupe Abero, Trío Ernesto Marval, Guillermo Casals y Juan Permayú, Son de Paraná.


El lunes, el punto de encuentro será la Sala Mayo, desde las 9 hasta las 16.


Allí se realizará la 6ª Jornada educativa Por la libertad de los ríos, declarada de interés educativo por la Dirección Departamental de Escuelas de Paraná y el Concejo. Con entrada libre. Los organizadores solicitan llevar un residuo (plástico, metal, papel) limpio y seco para colaborar con el Punto Verde (Cooperativa Nueva Vida).


Las acreditaciones empezarán a las 8.30, y media hora después la apertura del acto.


A las 9.30 se prevén actividades simultáneas: caminatas fotográficas, visitas a la Sala Histórica de la Dirección de Vías Navegables, espacio de arte y juegos cooperativos.

A las 10, proyección para nivel primario: La liga de las cinco plumas.

A las 10.30, paneles con escuelas del interior de la provincia.

A las 11.15, presentación de trabajo de investigación para nivel secundario y docentes: Propuesta de gestión ambiental para la recuperación de un espacio ocupado por el humedal laguna Bajada Grande

A las 12, proyección del documental Paraná Medio, historia de un amor.

A las 13, bienvenida a escuelas del turno tarde. De inmediato, actividades simultáneas: caminatas fotográficas, visitas a la Sala Histórica de la Dirección de Vías Navegables, espacio de arte y juegos cooperativos.

A las 13.15, paneles con escuelas de la ciudad de Paraná. A las 13.45, taller para escuelas primarias. Desde el arroyo al océano: te cuento un cuento que no es cuento a cargo de Fundación Eco Urbano.

A las 15.10, panel debate sobre acceso libre al río (Asamblea El río es de todos).

A las 15.50 Río, intervención artística de expresión corporal a cargo de Corpórea, grupo de teatro. Y a las 16, el acto de cierre

Habrá una exposición permanente de trabajos de investigación y producción de escuelas primarias y secundarias de diversas localidades de la provincia; stands informativos de Subsecretaría de Ambiente Sustentable, organizaciones y asambleas ambientales; muestras fotográficas; muestra de paisajes litoraleños de Neli Lieutier y Croquiseros de Paraná.



Comentarios