Transporte público
Martes 25 de Abril de 2017

Para ERSA la vara se puso "muy alta" frente a la nueva concesión

La definición sobre la propuesta para el transporte público de pasajeros de Paraná demandará dos meses. Desde la única empresa que se presentó a la licitación hablaron de las inversiones que deberían realizar y la compra de nuevos colectivos

Las actuales empresas prestatarias del transporte público de pasajeros en Paraná son las únicas que se presentaron a la licitación para la nueva concesión del servicio de colectivos. Desde las firmas señalaron que de aprobarse sus propuestas deberán, en 180 días, poner en circulación 33 vehículos nuevos y se refirieron a la inversión multimillonaria que deberán realizar en el período.

La Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por ERSA Urbano y Mariano Moreno resultó la única oferente para la licitación del servicio de colectivos de la capital provincial. Ya en esta semana se había anunciado que entraba en análisis de la oferta y que este proceso puede demorar unos 60 días.

Ante esto el gerente de ERSA, Javier Harfuch, dio detalles del nuevo régimen regulatorio del sistema de transporte público que formalizó el intendente, Sergio Varisco, el viernes.

Respecto de la inversión que deberá desarrollar la empresa en los ocho años de concesión, señaló: "El municipio puso la vara muy alta". Se supo que se requerirán 700 millones de pesos entre infraestructura y colectivos. "El nuevo sistema acarreará la renovación de la flota, extensiones de recorridos y una exigencia fuerte de mejorar las frecuencias en horarios pico. Se notará un cambio y una mejora en el servicio", destacó.

Harfuch, aportó otros detalles a radio FM 97.1 La Red Paraná de Diario UNO y especifico que el plan presentado tiene un cronograma de 180 días, a partir de todos los pasos jurídicos que implica la firma del contrato, con un primer aporte de nuevos colectivos.

A partir de ahí podría empezar a funcionar ese esquema de renovación anual de vehículos para mantener el promedio de antigüedad que será muy bajo durante la concesión.

En tanto, se deberá invertir en infraestructura en las terminales de operación para alejarlas del ejido urbano.

"El sistema de transporte tiene que brindar soluciones de movilidad, bajar el costo ambiental y lograr descongestión", aseveró el empresario.

En ese sentido, la expectativa de las empresas se basa en el funcionamiento de la tarjeta SUBE y el metrobus. En este punto Harfuch consideró que se trata de herramientas que permitirán aportar otros beneficios a los pasajeros con mejoras inmediatas para la ciudad en cuanto a la modernización del transporte público y, en un futuro, poder desalentar el uso del auto particular.

Se supo en la semana que las exigencias que impuso la comuna fueron varias y de consideración. Entre otras las firmas deberán mantener la fuente laboral a las familias que están trabajando en la actualidad; realizar una inversión en el primer año de más de 200 millones de pesos en unidades nuevas a incorporar; y más 100 millones de pesos en la construcción -en zona lindante al Vivero Municipal- de un espacio para la guarda de colectivos, lavado y control vehicular.


Comentarios