Solidaridad
Martes 22 de Agosto de 2017

Moteros solidarios reacondicionaron la casa de un niño operado de un pulmón

Al pequeño Martiniano Pérez le extirparon un tercio de sus pulmones. Necesitaba un ambiente saludable y su casa era muy precaria. Su mamá había vendido hasta el colchón para pagar los gastos de la enfermedad. La solidaridad le brindó otra oportunidad a la familia.

A Martiniano Pérez, de tan sólo 2 años y cinco meses, los médicos tuvieron que sacarle un tercio de uno de sus pulmones, afectados por una bacteria. La operación fue un éxito, pero el pequeño concordiense necesitaba una mejor calidad de vida y su casa era muy precaria.


Su mamá, sostén del hogar, vendió hasta la heladera y la cama para afrontar la enfermedad de su hijo y no tenía dinero para arreglar el lugar.


Enterados de la situación, un grupo de moteros tomaron la posta y no sólo recolectaron donaciones, además concurrieron este lunes al lugar y, junto a algunos vecinos, arreglaron la puerta carcomida, colocaron membrana en el techo, repararon las fisuras de las paredes y le mostraron al pequeño luchador y su familia que no están solos.



Embed


Walter Gómez, integrante del grupo Moto Solidarios contó que ayer vivieron una jornada muy especial. "Entendimos que Martiniano no podía estar en contacto con la humedad por su problema de salud, entonces fuimos hasta su casa, compartimos su día y hasta nos ayudó con la reparación de su hogar", contó a UNO.


moteros solidarios4.jpg
moteros solidarios5.jpg
moteros solidarios6.jpg



Gómez destacó la actitud de los concordienses, que no dudaron en sumarse a la cruzada solidaria. Además de la cama, el colchón y la heladera, la gente también donó lijas, pinceles, pintura y su tiempo y voluntad para la mano de obra.


"Fue un día espectacular aunque muy cansador. Sacamos la humedad, cubrimos el techo con membrana fría con la ayuda de muchos vecinos de La Bianca y Los Charrúas. Nos acompañaron albañiles, lo cual fue muy importante porque nos iban guiando. Conseguimos pañales, ropa de invierno para Martiniano. Podemos decir: misión cumplida", destacó el entrevistado.


moteros solidarios1.jpg
moteros solidarios2.jpg
moteros solidarios3.jpg


Los miembros del grupo motero se sienten unidos por la pasión fierrera, pero también promueven la solidaridad y siempre que pueden realizan una actividad en beneficio de quienes lo necesitan.



No pusieron lo que les sobra, pusieron su voluntad, su tiempo y esfuerzo compartido. Para Martiniano, su mamá Yolanda y su hermano mayor, la de ayer no fue una jornada más, porque pudieron ver como el granito de arena de muchos vecinos lograron cambiar su realidad.




Comentarios