Paraná
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Luego del ataque de una chinche preocupa la salud de jacarandáes

En el verano una plaga se expandió por varias ciudades y afectó a esta especie. Que ahora hayan brotado genera esperanza de recupero

Mientras en Paraná los lapachos engalanan el paisaje urbano con su floración rosa tan característica, faltan aún algunas semanas para que lo hagan también los jacarandáes con la suya, de color lila. Son dos especies que predominan en la capital provincial, donde conviven unas 128 especies de árboles.


No obstante, una plaga afectó a esta última durante el verano pasado en distintas ciudades y llegó al ámbito local, dejando a numerosos ejemplares con sus copas drásticamente reducidas. Se trata de un insecto, denominado chinche de encaje, una especie fitófaga, o sea que se alimentan de plantas; y monófaga, es decir afecta a un grupo de árboles o de plantas de la misma familia, según explicaron desde el municipio.


La Dirección General de Vivero Municipal, dependiente del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos, es el organismo encargado de monitorear la situación y en lo que va del año sus referentes estuvieron en contacto con la Municipalidad de Rosario y del municipio de El Progreso, en la provincia de Santa Fe, que también sufren el mismo problema; y con profesionales del INTA Paraná, situado en Oro Verde; así como también del Jardín Botánico de Buenos Aires. "Hubo un ataque generalizado y simultáneo en varias ciudades, no solo en Paraná. En todos los lugares estábamos analizando la situación quienes nos dedicamos a los espacios verdes. Las expectativas de que la plaga se haya superado son buenas, ya que hoy los jacarandáes están rebrotando, que es lo que esperábamos que suceda, y tratando de recuperarse. En un mes aproximadamente ya tienen que florecer. Primero lo hace el lapacho", contó a UNO el ingeniero agrónomo Carlos Marbidone, integrante del Vivero Municipal, abocado al control de esta chinche, quien sostuvo que "la evolución de la plaga se manifiesta más en enero y febrero", y recordó que esta plaga ya había aparecido hace tres años y que a principios del actual irrumpió nuevamente.


A su vez, señaló que en áreas urbanas, donde hay gran afluencia de personas, no es recomendable realizar una fumigación para erradicar este insecto, por lo que junto a otros expertos definieron observar cómo se desarrolla su comportamiento en los meses siguientes. "El control químico en la ciudad es inviable, ya que el ataque era generalizado y no se puede andar pulverizando con productos químicos donde anda tanta gente anda caminando", explicó sobre este punto, y agregó: "Lo que esperamos, no solo nosotros, sino en el resto de las ciudades, es que la naturaleza pueda autocontrolar la plaga, que se ha expandido por algún desequilibrio. Aguardamos que se vuelva a equilibrar nuevamente el ecosistema".



Amenaza latente



Según el último relevamiento del arbolado urbano hecho en 2015 por la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), en Paraná hay unos 1.770 jacarandáes situados en veredas de la ciudad.


Además, hay ejemplares en las plazas y parques, que suman más de 2.000 árboles de este tipo distribuidos en todos los sectores urbanos, que están expuestos a nuevo ataque de la chinche de encaje.


Al respecto, Marbidone sostuvo: "Si persiste esta plaga, va a resentir el vigor de los árboles".


El especialista también advirtió: "Si llega a aparecer de nuevo el próximo verano va a estar más complicado, sobre todo para los árboles que tuvieron el ataque previamente. Es una preocupación generalizada en las ciudades que usamos esta especie tan linda para el arbolado público".



Asimismo, expresó que el tema es complejo y contó que para evitar que una plaga pueda diezmar la cantidad de árboles que hay en una localidad, se van eligiendo las especies más resistentes, y se trata de incorporar nuevas para diversificar las ya existentes.


"De esta manera se tiene una protección también, para no tener todo uniforme y que se complique cuando hay una plaga que mate a una especie particular de árboles", comentó por último, y adelantó que están planificando plantar próximamente, ejemplares de 15 especies para repoblar la ciudad, entre las que se cuentan el fresno americano, lapacho, jacarandá, lazacaoba y crespón, entre otras.




Hace años una plaga diezmó a los paraísos



Entre las 128 especies de árboles que hay en Paraná, hay una mayor presencia de especies como el fresno, la palmera pindó, el sauce criollo, el lapacho, el ligustro, el jacarandá, el crespón, el paraíso y el aguaribay, según el relevamiento de la UNER.


Hace dos décadas también proliferaban los paraísos, pero una plaga los afectó y mermó notablemente su cantidad. Al respecto, Carlos Morbidone, ingeniero agrónomo y referente del Vivero Municipal, recordó: "Murieron varios paraísos. Era otra especie de plaga la que los enfermaba y los dejaba como arteroescleróticos".


Por su parte Vanesa Zehnder, promotora de la Red de Escuelas Verdes de la fundación Eco Urbano, rememoró: "En la década del 90 llegó una plaga de Brasil que afectó al paraíso y se secaron en Paraná unos 9.000 ejemplares".


"Se usaba mucho esta especie para el arbolado urbano y se empezaron a poner amarillos y la mayor parte se vio afectada. Recién ahora se están viendo ejemplares lindos, que están recuperados, que florecen y están verdes", comentó la representante de la institución abocada a crear conciencia ambiental.


Por último, expresó: "Con ese antecedente se busca evitar que pase lo mismo con los jacarandáes".


Cabe mencionar que la chinche de encaje mide solo unos 3 milímetros y se alimenta del tallo de las hojas del jacarandá.


Si bien hay registros de su presencia desde 1930 en Entre Ríos y otras zonas de la Mesopotamia, este año apareció por primera vez en Buenos Aires y causó preocupación.


Comentarios