Turismo
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Las elevadas tarifas de servicios limitan el impulso de las termas

Los distintos complejos de la provincia actualmente deben lidiar con altos costos fijos. Por este motivo cerró temporariamente el de Basavilbaso y no logran prosperar otros proyectos en boga en distintas ciudades

Las termas son uno de los mayores atractivos turísticos de la provincia y la mayoría de los complejos tienen abiertas sus puertas los 365 días del año. Se trata de un recurso que, desde que fue descubierto en Federación, ciudad pionera en la región en esta actividad, proliferó hacia distintas localidades, muchas de las cuales lograron modificar su dinámica y cobraron impulso a partir de este producto.

Sin embargo, desde hace más de un año quienes explotan los parques termales deben lidiar con las fuertes subas de las tarifas de gas y luz, servicios vitales para su funcionamiento. Los que tienen mayor afluencia de público se pudieron adaptar a los nuevos valores, pero a otros, sobre todo a los que hace menos tiempo iniciaron su desarrollo, les resulta más dificultoso, como es el caso de Basavilbaso, cuyos directivos definieron cerrarlo temporalmente para poder acomodar sus finanzas.

"Vemos mal que ocurra esto. Nosotros venimos advirtiendo el tema de los altos costos y de la presión tributaria que debe afrontar el sector. Una de las cuestiones que más lo afecta es la suba de la energía eléctrica. Esto provoca que los costos fijos de los complejos termales tengan un fuerte impacto no solamente en las tarifas, sino también en sus finanzas", señaló a UNO Sebastián Bel, presidente de la Cámara Entrerriana de Turismo, quien puntualizó: "En este caso especial de las termas de Basavilbaso decidieron cerrar provisoriamente las puertas por dos meses para no seguir perdiendo plata".

En este marco, el dirigente explicó: "Lo que hay que entender es que un complejo termal, por más que sea una pyme, tiene muchos costos de mantenimiento. La mayoría están emplazados en predios de varias hectáreas, donde hay que cortar el pasto, disponer de iluminación, mantener la energía para las bombas que tienen para recircular el agua, limpiar las piletas, entre otras cuestiones. Todo eso genera un montón de costos fijos; casi todos abren los 365 días del año, y si no hay corte de ticket de entrada es difícil afrontarlos".

Por su parte Ricardo Argüello, presidente del Ente Regulador de los Recursos Termales de la Provincia, comentó: "El complejo de Basavilbaso estuvo complicado en la parte económica porque tuvieron algunos problemas con el tema de la provisión de gas, ya que necesitan recircular y calentar el agua, por sus características, y por ahí faltó un poco de apoyo del municipio".

A su vez, opinó que si bien en esta localidad atraviesan este inconveniente, el termalismo es un emprendimiento viable, aunque aclaró que se necesita un tiempo prudencial para advertir los resultados. "Hay que esperar más años para ver su desarrollo, como pasó con Federación, Villa Elisa y otras ciudades. No es una inversión que se recupera al otro día", expresó.

Acto seguido, recordó: "Hay varios proyectos termales que están en estudio, más que nada cumplimentando con todo lo que es la Ley Nº 9.678 que nos rige, pero la situación económica y lo que ha pasado con el tema de las tarifas repercute. Las termas necesitan electricidad, gas y otros servicios, y por este tema se ha complicado un poco la actividad, a pesar de que siempre ha sido un motor del turismo en Entre Ríos".



Proyectos en desarrollo



Argüello mencionó el estado de situación de algunos proyectos termales que tuvieron gran repercusión en la provincia, como fue el caso de Diamante: "En Diamante todavía no tienen habilitación. Ellos solamente hicieron el pozo e impulsaron el emprendimiento, pero solamente están usando agua dulce en el verano", dijo, en referencia a un complejo de piletas que funcionó en la temporada estival.


Ubajay es otra localidad que nombró y sostuvo que "el proyecto está muy avanzado y están cumplimentando todo lo que exige la ley".


"Puerto Yeruá hace muchos años que empezó con su proyecto termal y también avanzó mucho, respondiendo a las exigencias de la reglamentación, al igual que Federal, que cumple con todos los requerimientos que pedimos; también Gualeguay ha hecho algunos adelantos y está todo en estudio de parte nuestra y de Medio Ambiente", añadió el funcionario.


Sobre el desarrollo termal en más localidades entrerrianas, Bel fue cauteloso al opinar: "Hay una ley que regula las perforaciones y la explotación termal a través del Entre Regulador de los Recursos Termales de la Provincia y hay varios pedidos, que se encuentran en diferentes situaciones. Lo que hay que entender es que el recurso termal se encuentra en un momento en que hay que estudiarlo", dijo, y agregó: "No solamente hay que analizar la sustentabilidad desde el punto de vista ambiental sino desde el económico. Para desarrollar hoy un complejo termal hay que hacer un estudio de factibilidad, considerando que hay 16 parques termales en la provincia, hoy con uno cerrado".


"En este estilo de inversión siempre tiene que haber una planificación de profesionales y no improvisar; caso contrario pueden llegar a tener problemas de mediano y largo plazo", concluyó.



"Lo primero que achica la gente es la recreación"


La ubicación estratégica de las ciudades con desarrollos termales es una ventaja, considerando la gran afluencia de público que aporta la provincia de Buenos Aires. "Evidentemente lo que es la autovía de la ruta nacional 14 permite la accesibilidad y el mayor flujo de turistas desde Capital Federal y provincia de Buenos Aires. En segundo término lo que es el eje Victoria-Rosario", señaló a UNO Ricardo Argüello, presidente del Ente Regulador de los Recursos Termales de la Provincia.


En la actualidad funcionan complejos termales en ciudades como Federación, La Paz, María Grande, Colón, Concordia, San José, Villa Elisa, Chajarí, Concepción del Uruguay, Victoria, Villaguay, y hay dos parques en Gualeguaychú.


Sin embargo, además de las altas tarifas, el funcionario sostuvo que también la situación económica del país resiente la actividad y afirmó: "Se complica la actividad termal porque lo primero que achica la gente en su presupuesto es la parte de recreación. Si bien durante el receso no ha sido la mejor temporada, tampoco fue mala. Lo que sí esperamos es que en el próximo tiempo mejore".


Comentarios