Proteccionismo
Viernes 29 de Septiembre de 2017

La venta de aves protegidas se extiende y ajustan los controles

Hubo un procedimiento en Paraná XVI y en la provincia hay hasta dos operativos al mes. Llegan a pagar 2.000 pesos por un ejemplar

Las meten en jaulas pequeñas que se acomodan tapadas o escondidas en camionetas. Pasan el Túnel o el puente que une a Victoria con Rosario. Los traficantes buscan llegar hasta Santa Fe, pero el objetivo final –por lo general– es la provincia de Buenos Aires. La mayoría de las aves autóctonas se venden luego en Ciudad Autónoma, la principal compradora.


Así lo contaron a UNO quienes conocen del tema. Días atrás hubo un allanamiento en el barrio Paraná XVI: encontraron 19 animales protegidos que estaban a la venta. La práctica está extendida. Hasta los precios de cada ave se pueden conocer, según cada especie, al menos un aproximado. Al salir de la provincia el costo se multiplica varias veces. Un parte policial da cuenta de que personal de la fuerza, y a pedido de la comisaría quinta, trabajaba sobre una supuesta infracción a la Ley Provincial de Caza N°4841, por posible comercialización de aves en una vivienda del barrio Paraná XVI. Hubo hasta una orden de allanamiento y una requisa domiciliaria, mandamiento judicial que se cumplió el jueves por la mañana. Del operativo también participaron inspectores. Según informaron, en la cocina, lavadero y patio interno de la vivienda encontraron aves, jaulas y tramperas.

Los propietarios, o quienes estaban en la casa en ese momento, carecían de la documentación que acreditara la propiedad y procedencia de los animales, como así también la Licencia de Caza estaba ausente. Losa gentes labraron las actas de infracción con el secuestro total de 33 jaulas con tramperas, y el decomiso de 19 aves discriminadas en ocho especies: dos cardenales copete colorado, una reina mora, cuatro jilgueros, un pepitero de collar, tres cabecitas negras, un brasita de fuego, cinco capuchinos y dos corbatitas. Los animales fueron llevados al Parque General San Martín y entregados bajo actas al director para que analice el tratamiento, cuidado y liberación según corresponda, ya que las aves se encontraban en cautiverio, se cree, desde hace unos seis meses. La venta ilegal de aves autóctonas entrerrianas existe porque hay compradores, un cardenal amarillo, en peligro de extinción, a veces es uno de los más buscados sin importar las consecuencias. No se trata de cazadores con certificaciones, de aves anilladas, guías de traslado o criaderos específicos. En las redes sociales, la venta de tramperas tienen su desarrollo: 200 pesos cuestan las más simples y pequeñas; ayer había una ofrecida en 595 pesos y "para pájaros grandes", según decía la publicación; también las hay de diferentes materiales y llegan a costa hasta más de 700 pesos, según el objetivo.

Claudio Ledesma, al frente de la Dirección General de Recursos Naturales de la provincia, dijo a UNO: "El tráfico siempre existió, no es que ahora aumentó. Lo que cambió es la metodología de venta y de denuncia. Eso lo hace más visible". Dijo que se realizan hasta dos procedimientos mensuales. "Hay quienes piden que no haya más publicaciones de ventas de animales autóctonos a través de las redes sociales. Pero a nosotros nos sirven", señaló Ledesma y explicó que arman operativos que buscan concretar una compra y de esa manera logran dar con el vendedor. Así labran actas y liberan a los animales. "Lo otro que cambió es que ahora hay mucha más conciencia. Antes nadie decía anda. Hoy las denuncias son permanentes", agregó. Contó que se definieron lineamientos en todo le país para enfrentar el tráfico de biodiversidad, y en instancias donde debatieron estos temas se habló de la venta ilegal a través de las redes sociales.

Ledesma señaló que están en la tarea de capacitar al personal. "La persona que los trafica no es la misma que los vende y que caza. Es una red compleja. Si el que caza no tiene quién le compre no va a ir a cazar", dijo. Cuando se labran las actas de infracción por venta ilegal se aplican multas. Las más caras de la provincia, y no están actualizadas, son de 100.000 pesos y es para cuando se detectan especies consideradas Monumento Natural Provincial: el cardenal amarillo, el imperial, el federal y el tordo amarillo.

Los precios que hay en el mercado ilegal local

Los precios en el mercado ilegal de aves autóctona son variados y cambian según la ciudad o la zona en dónde se compran los animales. Al salir del Túnel, en Santa Fe, su precio aumenta y por lo tanto, los costos aquí expuestos son solo aproximados. La caza se hace en toda la provincia, pero las zonas elegidas son las rurales o de islas cercanas a las ciudades más grandes para poder sacar los ejemplares de la provincia de manera más fácil. Habrá que aclarar que nada tiene que ver el criador de canarios, ave que ya crece en cautiverio, en lugares preparados, cuando son legales. De hecho, quienes se dedican a esta tarea exigen mayores controles y leyes como la inscripción de establecimientos y otras necesidades que enfrenten la venta ilegal. Pero con respecto a las aves autóctonas, es el cardenal amarillo el más buscado, el que está en extinción y uno de los más caros. Llegan a pagar hasta 2.000 pesos por un ejemplar. Una reina mora cuesta hasta 500 pesos. El cardenal común, el de cresta roja cuesta 150, pero en Paraná, en Buenos Aires hasta tres o cuatros veces más. El jilguero cuesta unos 100 pesos. Un cabecita negra que es muy común en la zona pueden legar a tener un precio de 250 pesos al igual que el brasita de fuego; de capuchino hay distintas especies, llegan a la región en octubre porque aquí anidan y se quedan hasta marzo: los venden a 200 pesos; los corbatitas, muy similares al capuchino, los venden a 100 pesos; y por último, un Juan chiviro que también es muy buscado por cantor, en Paraná puede llegar a conseguirse en 200 pesos.

Comentarios