Paraná
Lunes 09 de Octubre de 2017

La pregunta es ¿Quién se anima a nadar en el río Paraná?

Desde la Municipalidad de Paraná quieren tener lista la costa a mediados de noviembre. Por la gran contaminación, en el Thompson estará prohibido ingresar al río, como en la temporada anterior.

El Paraná está por debajo de su altura promedio de los últimos 24 años y quien se acerque a la costa verá cómo esa arena con barro se extiende varios metros antes de llegar al río. Es un problema, sobre todo para quienes trabajan en reparticiones municipales que se encargan de esas zonas. De todos modos, desde la comuna se propusieron tener listas las playas y habilitados los balnearios para mediados de noviembre y así lo confirmaron.

El trabajo con el barro que queda al bajar el río no es simple y desde que comenzó la bajante, se volvió un problema en vistas a la temporada de playas. En setiembre hubo trabajos municipales en la búsqueda por mejorar las condiciones de estos espacios públicos, sobre todo en los sectores más secos. Extrajeron parte del barro para luego, con un refulado, llenar de arena.

"Tenemos previsto inaugurar las playas a mediados de noviembre", afirmó a UNO Roberto Sabbioni, titular de Servicios Públicos y agregó: "Con la bajante trabajamos en la zona donde se hace barro, pero si hoy se ve la zona donde hay arena, está en buen estado. Vamos a tomar las precauciones para que las playas estén en condiciones".

También dijo que pretenden agrandar el Balneario Municipal, algo similar ocurrirá con el de Bajada Grande y en el Thompson encararon reformas importantes, al menos Sabbioni mencionó arreglos en los sanitarios, en las churrasqueras y otros mobiliarios para mejorar las instalaciones de una zona que durante el verano se llena de paranaenses y turistas. Pero además, y al igual que en la temporada anterior, la Municipalidad construirá un gran piletón. Según confirmó el funcionario estará ubicado entre los dos miradores que tiene hoy la playa. "El piletón será gigante y esta vez será de material. Además se va a usar el agua corriente de pozo, la misma que hay en todo el predio. Es totalmente transparente y el piletón va a tener el mismo proceso que el de arena, el que hicimos antes, con la misma cantidad de agua, la misma que ingresará una vez que esté lleno será la que egrese, pero se evitará la contaminación", dijo.

Contó que en el último verano, el peligro fue que ese piletón de arena también sufra la contaminación por las aguas del río. Por eso ahora buscarán hacerlo de material. "Hoy, con semejante bajante, recién nos dan la razón de que estuvo bien que inhabilitemos el balneario del Thompson. Hay muchas porquerías acumuladas de años y son las mismas que salen del arroyo (por Las Viejas); a esto también lo producen los clubes que le ganaron al río y hoy el agua llega muerta y sin correntada en el balneario", dijo Sabbioni además de destacar otros trabajos que realiza la comuna en la Toma Vieja. Consultado por una fecha precisa de inicio de temporada, prefirió no decirla, pero reafirmó: "Apuesto a que a mediados de noviembre las playas tienen que estar inauguradas".


01foto1.jpg



***
Por debajo del promedio



El río Paraná se mantendrá bajo, por lo menos durante un tiempo más. La última medición de Prefectura en el puerto de la capital provincial lo ubicó en 2,42 metros y según el Instituto Nacional del Agua, desde 1992 a 2016, el promedio de su altura para esta fecha es de 2,87 metros.

Los pronósticos oficiales estiman que los niveles del Paraná en territorio argentino continuarán oscilando dentro de la franja normal para esta época con eventuales repuntes de corto plazo, pero también se aclaran que en el norte de la cuenca, las lluvias inferiores a las normales acotaron el aporte de agua en ruta a lo largo de setiembre. En el tramo argentino no se esperan cambios importantes y se mantendrá dentro de la franja normal

Como sea, el Paraná en la capital provincial repuntó algunos centímetros entre el 26 de setiembre y el viernes, pero ahora, otra vez, la tendencia es a la baja.


Comentarios