Paraná
Miércoles 15 de Marzo de 2017

La casa taller en donde el sueño de la Kombi se hace realidad

Leonardo Wolff es un apasionados por las kombis y logró armar un taller en donde las acondiciona. El presidente de la Comunidad Kombi Paraná destaca que manejar una furgoneta alemana es una filosofía de vida.

Leonardo Wolff soñaba poder tener una Kombi para trabajar y cumplir algunas metas personales hace unos 10 años.

Todo comenzó con una alcancía que tiene forma de Kombi. La miraba y proyectada su futuro que fue armando con mucho esfuerzo.

Hoy conserva la primera Kombi en miniatura y atesora "el orgullo del taller": Una Kombi T 1 de 1956.

El furgón funciona y ahora están trabajando en el interior para dejarla en perfecta condiciones porque la hija de uno de los integrantes de la Comunidad Kombi Paraná decidió llegar a su cumple de 15 años arriba de la reliquia codiciada por coleccionista que llegarían a pagar cifras inimaginables.

En su taller de Colonia Avellaneda asegura que el valor de mercado está muy por debajo del significado emocional.

Es el sueño hecho realidad que lo lleva a seguir proyectado ideas colectivas cada vez que la observa estacionada en el patio de su hogar. Una casa de madera que construyó con sus manos.

Embed
Leo está rodeado de Kombis desarmadas que sirvieron para que otras sigan andando por las calles de la región.

El frente de una de ellas se convirtió en una maceta gigante y adentro guarda más piezas de repuesto.
Además tiene estacionado un Escarabajo y camionetas de amigos que esperan el turno para la refacción.

Hoy en la puerta del taller, la que se lleva todas las miradas en la Kombi Beer que adaptaron con seis canillas que servirán diferentes estilos de cerveza, en la fiesta de San Patricio, que se desarrollará el fin de semana en Santa Fe.

kombi.JPG


"La Kombi es un vehículo para llevar a la familia, para llevar amigos, para ir de camping, para hacer el viaje soñado. Tiene que ver con el movimiento hippie. A todo esto nosotros le agregamos la mecánica comunitaria y nos ayudamos cada vez que hay que arreglar algún desperfecto", explicó Leo sobre la filosofía que rodea el taller.

En Paraná circulan cerca de 12 furgonetas y cada tanto llega una para ser "atendida" desde ciudades vecinas.

Para conducir una Kombi hay que mirar la vida con paciencia y transitar los caminos a una velocidad más amiga de los humanos.

Consume poco combustible y reduce la contaminación sonora. Es un vehículo de idealistas que, en países como Uruguay y Brasil, está muy relacionado a la cultura surfer.

En Paraná los payasos las eligieron para transportarse entre las funciones y los trabajos de animación que aparecen.

Embed
El taller de Colonia Avellaneda generará que más Kombis circulen por las calles porque la mecánica comunitaria funciona y es un hallazgo en estos días de crisis económica.
"Escucho muchos sueños relacionados con las Kombis", reconoció Leo en el medio de una jornada laboral.
Entre los deseos que se cumplieron aparecen los relacionados con la posibilidad de viajar, salir de camping y trabajar de manera independiente.

Embed

Características
En un manual titulado "Los Vehículos de Transporte VW" destacan cinco puntos para tener en cuenta:

Velocidad permanente sobre autopista a 80 kilómetros por hora.

Capacidad de subida hasta 24%.

Radio de viraje mínimo de 6 metros.

Carga útil 830 kilogramos u 8 personas con equipaje.

Con 40 litros de combustible se pueden recorrer 420 kilómetros.


Comentarios