Paraná
Jueves 07 de Septiembre de 2017

La bajante deja barro y basura en playas difíciles de habilitar

Lo que sobresale en el Municipal es la mugre y un olor feo que se levanta cuando uno se acerca al río. En el Thompson, la ausencia del saneamiento del arroyo pone en riesgo, otra vez, la posibilidad de utilizar el balneario durante el verano

La tendencia del Paraná, al menos durante setiembre –y no se descarta que así continúe– es a la baja. Esto generó que en las playas, sobre todo en el Thompson y en el Municipal, se haya acumulado barro, uno que ya está podrido y despide olor feo. Esta realidad, sumada a la ausencia de saneamiento del arroyo Las Viejas, pone en riesgo, otra vez, la posibilidad de disfrutar durante el verano de los balnearios en la capital provincial.
La última temporada de playas fue inaugurada en noviembre y concluyó a mediados de marzo. Entonces se habían anunciado una serie de obras que iban a mejorar las condiciones de los balnearios, hecho que en principio no ocurrió.
En el Municipal todo está limpio y ordenado, salvo el barro que aparece mezclado con la arena unos 10 o 15 metros antes de llegar al agua.
Ayer por la tarde había varios empleados de la comuna, son los que cuidan, quienes mantienen la limpieza de la zona y de uno de los módulos de los baños públicos. Hablaron con UNO de sus trabajos, de las tareas cotidianas y hay preocupación. Explicaron que cuando el río crece y tapa todo con agua, al retirarse y bajar, queda la suciedad que arrastra en el barro y en la arena. Esta mezcla, al poco tiempo se descompone. Eso es lo que general el mal olor.
Contaron que en otras épocas, y no hace tantos años, había empleados municipales que se metían en ese barro y a pala nomás limpiaban esa suciedad. Al parecer, hubo dos hechos casi trágicos, con botas de plásticos de mala calidad que se rompieron y dos personas infectados por esa podredumbre que casi los mata. "Desde entonces, la comuna no obliga a meterse al barro ese y unos 15 o 20 días antes de habilitar la playa, lo hacen con máquinas", contó a UNO Sergio Enrique, empleado municipal de carrera que trabaja en el Balneario frente al Parque Urquiza desde hace décadas. A los 18 años, contó, entró a trabajar en la comuna como guardavidas, hoy tiene 50.
El problema es que el río lleva varias semanas muy bajo, y tanto que para Enrique es necesaria una limpieza desde ahora y no que se tenga que esperar varias semanas más.
El problema, explicó, es que si el río sube algunos centímetros, tapará todo ese barro, pero no se lo llevará. "Da un muy mal aspecto", opinó y cualquiera que pase por la zona o mire la playa desde lo alto de la barranca del Parque coincidirá con él.
Pero, además, las bajantes en la zona son peligrosas, como también los son las crecientes.
Se sabe que muy cerca de la línea de la ribera, a pocos metros cuando el río está bajo, hay una gran profundidad. Según explicó Enrique, un solo paso de más y hay 7 u 8 metros de barranca oculta por el agua. "Lo sé porque una vez lo tuvimos que medir en esta zona", argumentó y mostró que el límite más o menos se encuentra en la línea que marca la punta del tapial que divide al espacio público, del espacio público ocupado por el Paraná Rowing Club. "El problema es que quienes no conocen, por ahí se mandan y a veces no salen más", agregó.
En el Thompson, en la playa, las situación es similar, con varios metros de barro y mugre antes de llegar al río. De todos modos, esa zona tiene otros problemas que se suman. Solo basta recordar que la última temporada de playas fue noticia la construcción momentánea de un piletón de arena, con agua que llegaba hasta a cintura en una de las cabeceras y plásticos negros que hacían de contención de las paredes. Fue la solución que encontró la comuna ante la imposibilidad de habilitar una de las playas más lindas de la ciudad producto de la contaminación que descarga el arroyo Las Viejas sobre el río, en esa zona.
Se había anunciado una obra que aún no se hizo (ver nota relacionada). Más allá de los nuevos avisos sobre el saneamiento de ese curso de agua, todo hace suponer que al llegar los primeros calores, otra vez prohibirán bañarse en las aguas de este balneario; al menos nada cambió desde la temporada pasada.
A lo largo de la jornada, UNO intentó en vano comunicarse con el responsable de Servicio Ciudadanos, Roberto Sabbioni, para conocer estrategias y plazos para la concreción de tareas de limpieza y refulado, y la perspectiva para la apertura de la temporada de playas.

La tendencia
Los pronósticos y los estudios referidos a la altura de los ríos hablan de una bajante que se mantendrá, al menos, durante setiembre y muy posible un tiempo más, aunque esto no quita la posibilidad de repuntes momentáneos. Según los últimos informes del Instituto Nacional del Agua, las alturas de los ríos Paraná y Paraguay en territorio argentino se mantendrán dentro de la franja normal de oscilación durante el trimestre.
Según indicaron, las últimas precipitaciones afectaron a la cuenca pero de manera acotada con un aporte del caudal en a zona entrerriana y santafesina, sin aumentar sensiblemente el caudal. Lo que prevalece es una persistente tendencia descendente hasta el domingo, quedando los niveles estables el resto del mes, sin tendencia definida y dentro de la franja normal.

Agua servida que termina en Puerto Sánchez y en el río

En julio, la comuna volvió a anunciar el saneamiento del arroyo Las Viejas, esa vez señalaron que la obra iba a comenzar antes de fin de año. Fue planteada como una de las prioridades de la gestión actual. Entonces señalaron que el proyecto estaba encaminado bajo el objetivo de solucionar un inconveniente de antaño.
El Municipio, informaron, tenía el proyecto completo para ser presentado ante las autoridades nacionales, pero entonces faltaban informes de factibilidad y otros requisitos. .
De cumplirse este nuevo plazo y aunque se iniciara la obra en este 2017, tampoco dará tiempo para que sea habilitado el balneario del Thompson en la próxima temporada.
En el puente que hay sobre Las Viejas en la zona, uno se da cuenta de inmediato que toda esa agua servida termina en el río.
Este trabajo de hidráulica sobre el arroyo, a la vera de la zona del Thompson y de Puerto Sánchez, es imperioso para solucionar los problemas de inundación y contaminación.
Los trabajos que buscan realizar comprenden todo el entubamiento del arroyo hasta terminar varios metros agua adentro.
Habrá que ver si finalmente, la obra se lleva adelante en los nuevos plazos anunciados.

Comentarios