Consumo
Jueves 21 de Septiembre de 2017

La apertura a la importación de carne brasileña encendió alarmas

Bajo cierto hermetismo, trascendió que Argentina abrió sus puertas al país vecino para el ingreso de su producción ganadera. El hecho generó sorpresa en el sector. Desde Entre Ríos criticaron esta política de apertura de mercados

La noticia trascendió ayer: a través de una resolución de Senasa de días atrás, el gobierno nacional le aprobó a Brasil un certificado sanitario para que pueda ingresar carne vacuna deshuesada a la Argentina. El hecho generó sorpresa y desde la Dirección de Ganadería de la Provincia criticaron estas políticas de apertura de los mercados.


El país vecino nunca dejó de vender carne de vaca a la Argentina, pero lo hizo en los últimos años en cantidades muy pequeñas en comparación con la producida de manera local. Fue así desde 2012, cuando el gobierno brasileño admitió los resultados de unas pruebas realizadas a una vaca que murió en el sur de ese país dos años antes, donde se reveló que se trató de un caso conocido como "el mal de la vaca loca". Ahora, con estos nuevos certificados podrán volver a vender carne en grandes cantidades, al menos es lo que se desprende de la resolución del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).


La información causó preocupación en un sector que está en la pelea por levantarse, y la medida –si bien resta conocer cuál será su alcance real–, se suma a otras como aquellas relacionadas a los pollos y al cerdo, entre otros.


La resolución de Senasa fue firmada el martes y ayer, medios nacionales como Clarín y La Nación dieron cuenta de la misma.


El ministro de Producción de la provincia, Carlos Schepens, habló con UNO y afirmó que esta es la política del gobierno nacional para el sector.


Dijo además que de esta manera uno de los mayores productores de carne del mundo competirá con el productor nacional. "Con los pollos nos pasó y nos pasa con el cerdo, una cadena que está para crecer", Sostuvo, y agregó: "El sector vacuno fue relegado tanto tiempo y ahora que encontró un camino, vamos a tener que ver cuál es el alcance de esta medida".


Para Schepens se chocan modelos diferentes. "Salimos de una reunión junto con arroceros, y dijimos que hay un plan para recuperarnos, pero sabemos que en 2018 y 2019 aumentará la luz un 500% y es muy difícil si no hay medidas paliativas, porque podemos llegar a perder una cadena de valor que tiene 60 años".



***
Riesgos



Exequiel Alvarenque es el director de Ganadería de la Provincia y también habló con UNO sobre la problemática, si bien ayer por la tarde no era mucha ni precisa la información que había sobre la apertura de estas importaciones. Sin embargo, sostuvo: "La línea del Ministerio de Agroindustria de la Nación es la apertura de los mercados, guste o no guste, y ya sabemos que es así".


Alvarenque dio como ejemplo los reclamos que realizaron desde el Ministerio entrerriano con respecto al cerdo, donde ya se sabe que Estados Unidos venderá esta carne a la Argentina, país que tiene granjas bajo riesgos sanitarios.


"Ellos –por el gobierno nacional y sus representantes en el sector– dicen que el riesgo es bajo y que no es una barrera para imponer. Como Región Centro nosotros vamos a objetar esa posición, pero como política y definición ellos lo dicen claramente", agregó.


Aportó particularidades del sector porcino como incipiente y de crecimiento potencial, con consumos que se triplicaron en los últimos 10 años a fuerza del mercado interno.


"Esas importaciones pondrían un freno, eso es lo que creemos nosotros. No hay razón , hasta por una cuestión de sentido común", señaló, y argumentó que encabezado por Schepens han realizado reclamos y lo volverán a hacer junto a otras provincias, y no solo por el aspecto sanitario en riesgo sino también por el económico.


En cuanto a los productores de carne bovina, señaló que desde hace 17 años, al menos en la provincia, el stock está estancado en 4 o 5 millones de cabezas.


De todos modos, señaló: "Podemos crecer. En estos 17 años no se creció por factores de la política, del corrimiento de la barrera agrícola; el atraso es grande. En la ganadería, el 90% de los productores de la provincia tiene menos de 100 vacas, entonces nosotros vemos que el sector tiene que dar un salto como el de la agricultura hace 20 años con la aplicación de un paquete tecnológico que duplique la producción. El tema es que en la agricultura hay una receta y a los seis meses se cosecha, y en la ganadería no es así, es a largo plazo con políticas previsibles. A la ganadería le falta ese salto, que va a ser largo", opinó.


Explicó que para que un animal tenga un ternero tienen que pasar por lo menos tres años, reconoció que el sector reclama presupuestos, instalaciones, tecnificaciones y entonces están en la búsqueda de medidas para poder avanzar.


Sobre la apertura de estas importaciones, dijo: "Por lo menos hace ruido. Hay que ver cómo será, si será en igualdad de condiciones para competir. Sabemos que Brasil viene de una crisis y tiene sobrestock, se cargaron mucho y van a liquidar a bajo precio. Ellos –por la Nación– dicen que van a controlar, hay que verlo, pero Estados Unidos con los cerdos también van a rematar stock porque Trump con su política ha roto mercados y tienen sobrestock, es decir que no habrá igualdad de condiciones porque esa carne va a tener un precio vil en Argentina", remató.


Más allá de las precisiones, habrá que ver qué es lo que finalmente ocurre y cuál será el impacto de esta medida en la producción regional y nacional.


***
Números


* 33.000 Son los registros sanitarios de productores agropecuarios que están otorgados por Senasa en Entre Ríos, según datos aportados por la dirección de Ganadería. Es el total de productores entrerrianos.


* 20.000 Es un estimativo de la cantidad de establecimientos que trabajan la ganadería en Entre Ríos.


* 90% Según Producción, esa es la cantidad del total de productores de la provincia que tienen hasta 100 cabezas.

Comentarios