La Provincia
Domingo 10 de Septiembre de 2017

La agenda de gestión de Bordet es también el eje de la campaña

El gobernador impulsa una serie de temas de gobierno que inducen a la discusión del perfil de provincia y la necesidad de contar con legisladores "que defiendan los intereses de los entrerrianos"

Carlos Matteoda De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar
Una conclusión simple de lo que se va viendo de la campaña para las elecciones generales de octubre podría inducir a pensar que no habrá grandes novedades en la estrategia que desplegarán las cuatro propuestas electorales que se medirán dentro de seis semanas. Sin embargo, las condiciones de la elección que va en serio -anticipada por esa suerte de encuesta obligatoria que son las primarias y los movimientos internos posteriores a las PASO marcan realidades diferentes hacia adentro de los partidos. Igualmente la comunicación de las propuestas tiene matices.

En el justicialismo, hecha ya la lectura del resultado del 13 agosto (que en la comparación del caudal electoral de cada fuerza le dio el triunfo a Cambiemos por cinco puntos porcentuales), el gobernador Gustavo Bordet busca darle un fuerte impulso a la gestión incorporando a la agenda del debate político aquellas cuestiones que apuntalan su planteo principal de campaña, que es contar con legisladores "que defiendan los intereses de Entre Ríos".

Esa agenda de temas relevantes se instaló con el impulso a una nueva ley de narcomenudeo que permita a la Justicia y a la Policía provincial participar de la lucha contra el tráfico de drogas a pequeña escala. Sabe el gobierno que la lucha contra los kioscos de droga es una cuestión absolutamente sensible,y que va de la mano de un abordaje interdisciplinario que apunte también a la prevención de adicciones y a la recuperación de los que sufren este flagelo.

Lejos de la idea de un trámite que se resuelve solo con una votación legislativa, Bordet deberá tomar medidas para garantizar fondos que posibiliten ese funcionamiento. Otro de los aspectos en los que se avanzó durante los últimos días desde el gobierno es el impulso a la ley que establezca el juicio por jurados como posibilidad para sentenciar determinado tipo de delitos graves. Al igual que con el narcomenudeo, se trata de un tema que el mandatario había anticipado ante la Asamblea Legislativa. En el caso del juicio por jurados se entiende que el procedimiento ayuda a suplir algunos déficits que presentan los procedimientos actuales respecto de la participación ciudadana en la administración de Justicia; la publicidad de los actos del Poder Judicial y la representación de intereses de sectores diversos en ese mecanismo.

También Bordet se manifestó a favor de la iniciativa de provincializar la represa de Salto Grande, partiendo de un razonamiento que tiene una dosis de sentido común importante, si se considera que el recurso natural para la producción de la energía es provincial. "Esto no es una utopía porque el recurso, que es el agua, es de los entrerrianos, lo dice la Constitución Nacional.

En otros lugares hay regalías hidrocarburíferas, hay regalías mineras, y acá en Entre Ríos pagamos la energía más cara", sostuvo. "Por eso queremos que Salto Grande, con esta provincialización pueda reducir la tarifa eléctrica en toda la provincia, pero para eso necesitamos legisladores que salgan a defender esa posición", explicó el mandatario esta semana en Santa Elena.

No escapa al conocimiento de la mayoría de la población el hecho de que la energía eléctrica generada en la provincia se paga aquí a valores elevados mientras su precio se subsidia para el consumo en otros sectores del país. En cada uno de estos aspectos de la agenda el juicio por jurados, atado a la reforma judicial; o la provincialización de la represa de Salto Grande, atada a la intención de bajar las tarifas eléctricas- el debate legislativo, en tiempos de campaña, se observa con mayor detenimiento.

Cada de uno de estos temas tiene una fuerte impronta vinculada a la búsqueda de consensos y resulta casi evidente que a la oposición le va a costar retacear el apoyo, aunque eso represente admitir en favor de Bordet haber tenido la iniciativa.

Otro tema significativo de este menú es la postura que mantiene el gobierno provincial frente al reclamo judicial de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal para aumentar el fondo del conurbano bonaerense, lo que en caso de ser aceptado implicaría un importante recorte de recursos a todas las otras jurisdicciones provinciales. Bordet mantiene un perfil activo en la discusión de este tema y la clara oposición al planteo de Vidal, que incluso tiene el apoyo explícito del presidente Macri.
La postura del gobernador es básicamente que se deje que a los temas políticos los resuelva la política, y no que se zanjen en la Justicia. Este tema también es eje de campaña, y aquí aparecen algunas paradojas, ya que mientras gobernadores de Cambiemos o de partidos provinciales comparten la postura de los justicialistas (de hecho participaron esta semana en el encuentro en la Casa de San Juan), en la provincia los senadores del macrismo votaron en contra un proyecto en defensa de los fondos que recibe la provincia rechazando el recorte impulsado por Vidal.

Y pese incluso a que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien es el jefe de Cambiemos en Entre Ríos, tuvo expresiones de reconocimiento de la legitimidad del reclamo de las provincias, algunas de las cuales se volverán inviables financieramente si la Corte Suprema falla a favor del planteo de Vidal. Frigerio no quiere generar turbulencias anticipadas porque sabe que si el tema se discute en el terreno de la política,será él uno de los principales interlocutores con los gobernadores. Pese a que el dirigente suele recordar que con Cristina Fernández en la Presidencia no había reuniones de gobernadores, Macri recibió una sola vez a los mandatarios provinciales en lo que va de la gestión, y todo hace suponer que esta no será la excepción y dejará en manos de su ministro del Interior la negociación.

Todo indica que solamente fue para la foto el encuentro del 12 diciembre de 2015. Bordet tiene el jueves otro encuentro con gobernadores, pero esta vez, más específico, son de las provincias que no tienen transferidos sus sistemas previsionales. En ese aspecto el gobierno nacional marcará fuerte la cancha el año próximo, en el sentido que es de esperar, es decir, la reducción del déficit previsional.

Por lo demás, hacia adentro del justicialismo, Bordet trabaja en reacomodar piezas y relaciones con los legisladores e intendentes, especialmente para garantizar mayor trabajo proselitista, con el mismo norte que la campaña de las PASO, centrado en un planteo desde lo provincial, propositivo y sin agresiones, como gustan definirlo desde la Casa Gris. Para hacerlo, tiene a su favor una imagen positiva alta y consolidada. A ese dato lo remarcan casi tanto desde el oficialismo como desde Cambiemos (que evita confrontar con Bordet directamente). La cuestión, para el justicialismo, es trasladar esa imagen a las urnas.

Comentarios