Camino al #3J
Jueves 01 de Junio de 2017

Jorgelina Londero pidió que la masividad de la marcha del #3J genere empatía en la sociedad

La militante social feminista adelantó que la movilización del sábado será muy fuerte desde lo político pero también desde lo emocional.

La empatía se puede explicar de muchas formas pero en concreto es tratar de 'ponerse en los zapatos de la otra persona'.

La militante social Jorgelina Londero, sentada en su escritorio de la Casa de la UNER nombra a Anaïs Nin para expresar: "No vemos las cosas como son, las vemos como somos".

Lina espera que la masividad de las marchas que buscan frenar la violencia machista sirvan para que las personas entiendan a los cuerpos que sufren, algunos hasta perder la vida.

jlina 4.jpg
Lina junto a sus compañeras en la marcha mundial del 8M que en Paraná terminó en tribunales.
Lina junto a sus compañeras en la marcha mundial del 8M que en Paraná terminó en tribunales.

Ella se convenció de que están siendo escuchadas cuando, en la movilización del 8M, después de caminar más de una hora y media sosteniendo una bandera, escuchó el pedido de una compañera: "Miren para atrás". Giró la cabeza en la esquina de La Paz y San Martín y se encontró con una marea humana que seguía bajando por Corrientes.

"Fue una inyección de energía. Entendimos que podemos hacernos escuchar. Si la seguimos pensando y la seguimos luchando, podemos encontrar un proyecto que vaya por el medio, que le sirva a la sociedad, de acá, a 25 años. Vamos a discutir lo del registro de violadores, no pidamos mayor punitivismo, no vayamos en contra de pibes y pibas con la baja de la imputabilidad. Podemos romper binomios históricos. Garantismo/Punitivismo. Pidamos la ley de emergencia de violencia de género, pidamos el aborto legal, seguro y gratuito; la Educación Sexual Integral, equipos integrados para abordar la violencia, vamos a involucrarnos con lo que pasa en las cárceles; no solo contra un juez o un fiscal. Pidamos que los cargos sean revocables. Son cambios que se tienen que dar. La masividad tiene que contribuir para que vean nuestros carteles. Siempre con las putas, nunca con la yuta. Eso es lo que la gente tiene que entender, que hace falta más empatía", resumió con la potencia de su voz que la llevó a tomar muchas veces el micrófono para coordinar los encuentros, moderar una asamblea o presentar ante todas lo que está pasando.

jlina 3.jpg
Por su relación con los medios de comunicación UNO le preguntó por las reacciones que genera la visibilización de la violencia machista: "Sí, molesta (el reclamo) porque a las mujeres nos están matando más rápido que a las hormigas; a alguien le está haciendo ruido y por eso cada vez somas más en las marchas. No creo que tenga que ver con la visibilización. Creo que el aumento de feminicidios tiene que ver con la mayor escalada de violencia en todas las clases sociales que se trasluce en mayor violencia hacia las mujeres. Es una crisis social, capitalista y patriarcal".

En tiempos de revolución feminista, reconoció que "muchas mujeres se están dando cuenta que son machistas".

Como anécdota, común en estos tiempo, desliza que con Nadia Burgos, su amiga y compañera de lucha, descubrieron que cada vez tienen menos amigas porque "a las mujeres les cuesta entender que sus hombres cercanos son violentos o lo fueron, o que ellas mismas lo son".
jlina 2.jpg
Jorgelina leyendo frente al micrófono en la plaza 1° de Mayo.
Jorgelina leyendo frente al micrófono en la plaza 1° de Mayo.

"A las feministas el machismo nos pisa los talones, hay veces que me agarro la cabeza y digo 'como me equivoqué'; Por eso hoy mi obsesión es el lenguaje no sexista. Si hay algo que nos domina es el lenguaje y cuando lo reproduzco estoy en contra de mis principios", remarcó la mujer que levanta las banderas del feminismo porque reconoce que es una práctica libertaria y revolucionara.

"Las mujeres no queremos dominar, no es que queremos ser nombradas primero, llevamos tanto tiempo de sometimiento, que queremos que nos toque un rato a nosotras hasta que podamos hacer el cambio cultural y en ese contexto lucho para que el lenguaje no sea una herramienta más de sometimiento".

Dice que espera lo peor para que lo mejor la sorprenda. Se encuentra en la revolución y aprendió que las revoluciones golpean. "Hay un nivel de violencia en el cambio revolucionario. Está muy bueno que la gente salga a la calle porque rompe con el conservadurismo y el costumbrismo. Nosotras cantamos: 'Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las travestis en la cara de la gente'. Nos miran y por ahí no entienden pero están en la marcha. Ahora necesitamos más compromiso, empatía. Son más de 100 organizaciones diferentes que hicimos un 8M impresionante y el 3 de junio va a ser muy fuerte desde lo político y lo emocional", prometió.

Embed










Comentarios