Salud
Lunes 25 de Septiembre de 2017

Invitan al VI Congreso Argentino Multidisciplinario de Baja Visión

Destinado a profesionales, pacientes y familiares, el encuentro será el 7 de octubre en Paraná. Contará con notables disertantes.

Organizado por el Club de Leones Paraná La Baxada, se llevará adelante en Paraná el VI Congreso Argentino Multidisciplinario de Baja Visión, destinado a profesionales, pacientes, familiares y público interesado en la temática. Será el sábado 7 de octubre de 9 a 17.30 en el nuevo Centro de Convenciones, situado en calle San Martín, en el Parque Urquiza.


El encuentro contará la presencia de reconocidos especialistas en la materia que llegarán de todo el país, tales como Mercé Leonhardt, Clara Grosvald, Javier Torres Herrera, Delia Góngora, Laura Cis y Gabriela Rovezzi, quienes abordarán los temas evaluación de la función visual en prematuros y bebés, prevención y atención temprana, ayudas ópticas, evaluación funcional de la visión, abordaje del contexto familiar, baja visión y poscoma, entre otros.


Miguel Domínguez, uno de los integrantes del Club de Leones Paraná La Baxada, contó que es el primer año que se realiza abierto al público general, ya que en las ediciones anteriores estaba pensado exclusivamente para profesionales. "El Club de Leones Paraná La Baxada lo que hace es capacitar a personas para ayudar a quienes tienen baja visión, que está muy poco difundida. En este marco, es muy importante que los profesionales se capaciten, porque a veces suelen tratar a quienes tienen baja visión como si fuesen personas ciegas. Además el sistema de salud no está preparado para tratar a quien la padece, y las obras sociales prácticamente no reconocen nada. Un par de anteojos cuesta alrededor de 4.000 pesos y un magnificador mucho más", expresó.


Se considera baja visión a la disminución de las funciones visuales, no recuperable con un tratamiento ni con una corrección con anteojos o refractiva. En la actualidad, cada vez existen más pacientes mayores que, por cualquier motivo, patología o cirugía, ven disminuida su agudeza visual a valores muy bajos. Este concepto difiere del de ceguera, ya que quienes tienen baja visión son capaces de utilizar su resto visual para poder seguir realizando diversas actividades diarias utilizando su capacidad visual, aún cuando sea reducida.


Domínguez es padre de una joven con baja visión y conoce de cerca los desafíos que se suscitan en su vida cotidiana, y comentó: "Mi hija nació con aniridia, es decir con ausencia de iris, y eso trajo otras patologías, entre ellas la baja visión. Ella lee con lupa y escanea y se pudo recibir de kinesióloga, viajar sola a España y hacer una vida normal". En este contexto, explicó: "Si a una persona con esta patología se le enseña a optimizar el resto de visión puede hacer una vida casi normal, pero muchas veces se los trata como si fueran ciegos y se les limita el desarrollo de sus capacidades. Es una responsabilidad que tienen la familia, los profesionales, que muchas veces no se capacitan y no saben cómo reaccionar".


"Es importante que al congreso multidisciplinario vayan los oftalmólogos, los rehabilitadores visuales, los psicólogos, las psicopedagogas, los docentes, y por supuesto los familiares, ya que en el caso de una persona con baja visión tiene que rehabilitarse toda la familia para poder orientarla y trabajar con contrastes, motivarlas y hacer su mundo más accesible y fácil. Para eso hay que estar preparado", sostuvo.


Las inscripciones se pueden hacer a través del correo electrónico congreso.clubdeleones@gmail.com. La actividad tiene un arancel para poder cubrir los costos de organización y de traslado de los disertantes: para los profesionales vale 500 pesos, y para estudiantes y público general 300.


Comentarios