Juicio por Mala Praxis
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Interna judicial dilata la definición de la causa contra el médico Marín

El vocal Malatesta pidió ser apartado del tribunal de juicio, pero Vírgala no hizo lugar a este planteo

Una verdadera interna judicial se desató en el marco de la causa penal que tiene como imputado por el ejercicio ilegítimo de la profesión al psicólogo Francisco Javier Marín, acusado de la muerte de Horacio Martín Eyssartier ocurrida a fines de 2012 en Paraná.

Daniel Malatesta, vocal de Juicio y Apelaciones, se excusó de integrar el tribunal que deberá juzgar al médico, que también enfrenta una segunda demanda por mala praxis, alegando que un familiar había sido tratado "en numerosas sesiones" por Marín. Y expuso las razones que justificarían su apartamiento de la causa: "Expongo que un familiar fue atendido en calidad y bajo el título de psiquiatra por el hoy imputado Francisco Javier Marín en numerosas sesiones, medicado de tal modo experimentando a lo largo del tiempo diversas consecuencias negativas en su salud, alegando como expresión tranquilizadora que dicha medicación mejoraría su estado pasado el tiempo, cosa que no ocurrió".
LEE MÁS >>>> El psicólogo Francisco Marín solicitó probation

LEE MÁS >>>>> Procesaron al analista Francisco Javier Marín
El planteo de inhibición no sólo que recibió el rechazo del presidente del tribunal, Pablo Vírgala, sino que además dejó en evidencia viejas rencillas entre los dos funcionarios judiciales. La disputa se hizo pública en una carta abierta dirigida a UNO por la familia de la víctima, que cuestionó en duros términos el sainete: "Transcurridos casi cinco años, un nuevo hecho prolonga los tiempos interminables de una justicia ciega y muda; lo calificamos de desidia judicial".

LEE MÁS >>> Allanan el consultorio de un psicólogo del Poder Judicial



En el escrito, firmado por Horacio Ariel Eyssartier-padre del joven- se reprochó este insólito enfrentamiento, pero además se denunció una serie de irregularidades cometidas a lo largo del expediente.

Con todos estos elementos, Eyssartier ensayó una interpretación de la resolución de Malatesta. "La correcta actitud de imparcialidad manifestada por Malatesta no lo exime de -siendo funcionario de la Justicia- no haber brindado en forma espontánea a su familiar para que contribuya a la jueza que lleva la causa, ratificando así una vez más la conducta delictiva y sistemática de Marín", dijo el querellante.

Polémica por las inhibiciones
El cruce dialéctico entre los jueces de marras excedió los límites del expediente, tal como consta en la respuesta de Malatesta a Vírgala, quien sugirió "elevar al superior común para que dirima el conflicto negativo de competencia". Al fundamentar las razones por las que debería ser apartado, el vocal mencionó un encuentro personal con su colega en el que se abordó el tema. En cierto momento de la charla -reprodujo Malatesta en su solicitud- Vírgala respondió: "Pero... ¿y vos lo demandaste? No, entonces yo no la voy a aceptar", a lo que agregó: "En fin, solo por haberlo tratado -según me dice- tiene ahora interés en el proceso al punto de afectar su objetividad e imparcialidad".

En otro punto de la presentación, Malatesta dijo sentirse injuriado. "El juez Vírgala ahora, a más de 10 años, pone en duda las razones por las que el suscripto se inhibió en contadas ocasiones -sobran los dedos de una mano- y fueran por el suscripto realizadas con el objeto de no arriesgar la objetividad e imparcialidad necesarias para resolver, razones que hemos evaluado conjuntamente y que él consintiera cabalmente e incluso utilizara -entre otras- para fundar sus propias inhibiciones en diferentes ocasiones en las que luego me detendré", argumentó.

De esa manera intentó explicar que las causas en que pidió ser inhibido "fueron de muy menor o inexistente complejidad" y las enumeró una por una. Una de las ellas es el recordado proceso iniciado contra el dirigente gremial Edgardo Massarotti por la quema de la puerta de Casa de Gobierno. El juez entendió que debía apartarse a raíz de: "Los innumerables improperios vertidos por el imputado en entrevistas radiales, hacia la Justicia y hacia mi persona, por juzgar a sindicalistas que lucharon por la libertad". En la reseña mencionó una causa por hurto y una tercera querella por injurias, sumado a la causa "Alanis" por supuestos hechos de corrupción. En esta misma línea, el vocal le recriminó a su colega "las numerosas causas en las que solicitó -Vírgala-" su intervención como subrogante legal en el traspaso de causas del juzgado Correccional N° 1 al Juzgado Correccional N° 2 a su cargo.
Finalmente, el juez pidió que la inhibición sea evaluada en Casación.


Desidia judicial
Por el caso, que viene recibiendo una amplia cobertura en UNO, se abrió una investigación penal que derivó en dos expedientes: el primero la denuncia por mala praxis contra el psicólogo Marín, mientras que en forma paralela, el mismo profesional enfrenta una imputación por el ejercicio ilegítimo de la profesión, que está a punto de llegar a juicio.

En una carta abierta el padre de la víctima se refirió en duros términos a jueces y fiscales, por demorar "los tiempos procesales". La familia que viene reclamando incansablemente por justicia volvió a marcar las continúas dilaciones en la causa. "Durante este período los tiempos judiciales resultan una burla para las víctimas que esperan justicia", en clara alusión a los cinco años que lleva el proceso. "Durante el año 2013 se llevaron a cabo allanamientos, testimonios, oficios que aportan pruebas, testimonios de otras víctimas que dan como resultado la total transgresión a todas las leyes vigentes", dijo Eyssartier sobre algunas medidas adoptadas en la etapa de instrucción.

En este contexto, el querellante criticó la actuación de la fiscal Laura Cattáneo. "Su deber era aportar pruebas y acelerar los tiempos para llegar a juicio", y en vez de ello "no mencionó la prohibición de recetar psicofármacos a mansalva a pesar de no ser psiquiatra, con lo que se siguió favoreciendo al procesado".

"Como es sabido públicamente ejercer la Medicina sin matrícula habilitante; hacer tratamientos psiquiátricos 'sistemáticos' recetando psicofármacos a mansalva; todo esto lleva al procesamiento dictado por el juez de Instrucción, Mauricio Mayer en marzo de 2014. Luego se le concedió la excarcelación intimándolo al abandono del ejercicio de la psiquiatría y el uso del sello apócrifo que imprimía en sus recetas", recordó.

Rechazo a la probation

La defensa del psicólogo Francisco Javier Marín, imputado y a punto de ser llevado a juicio por la muerte de Horacio Eyssartier, pidió en dos oportunidades la suspensión del juicio a prueba, con determinadas reglas de conducta y el ofrecimiento de una reparación económica -tal como lo exige la ley-, primero de 1.500 pesos y luego de 7.500 pesos. El planteo fue rechazado por el querellante Marcos Rodríguez Allende y por la fiscal de Cámara, Carolina Castagno, quienes sostuvieron que dicho requerimiento no cumplía con las exigencias. Marín, quien nunca dejó de ejercer como psicólogo y de recetar como psiquiatra, está procesado por el delito de usurpación de grados, títulos y honores, en el marco de un expediente que se inició por una denuncia penal por mala praxis.


Comentarios