Paraná
Martes 30 de Mayo de 2017

Gente de otras ciudades llega a Paraná a rezar a la virgen que lloró

Pasaron casi dos semanas del acontecimiento que conmovió a los fieles y la parroquia Santa Teresita sigue recibiendo numerosas visitas

Pasaron casi dos semanas desde que la Virgen de los Dolores derramó lágrimas de sangre por unos breves segundos frente a un grupo de fieles en la parroquia Santa Teresita, en Paraná. Fue el miércoles 17 a la nochecita, al finalizar una de las misas que brindan los sacerdotes del lugar, y desde entonces el templo es visitado asiduamente por quienes quieren ver de cerca la imagen para pedirle algún favor o agradecerle una gracia concedida.

La afluencia de gente se incrementa los fines de semana, cuando muchos aprovechan su tiempo libre para acercarse a la intersección de calles Saraví y 3 de Febrero para rezar frente a la figura ubicada en la pequeña capilla del Santísimo, dentro de la Iglesia, que desde entonces extendió el horario en que se dejan abiertas las puertas para que más personas puedan asistir. Y también son los sábados y domingos los días en que se ve más gente de afuera, que viene de otras ciudades e incluso de otras provincias, como por ejemplo de Santa Fe, que llegan convocadas por el atípico acontecimiento.

El padre Diego Rausch es el párroco que está a cargo y contó a UNO: "Los fines de semana el movimiento es mayor. El domingo por ejemplo hubo una visita por la mañana de gente de San José, cerca de Colón, que andaba haciendo otras actividades en Paraná y sumó en el recorrido a la parroquia porque supieron de este hecho. También hubo otras personas de afuera que llegaron caminando desde la Terminal, y otros tantos que vinieron en autos particulares y vemos que son de otro lado porque recorren el templo, sacan fotos, como que están haciendo turismo el fin de semana y anoticiados de esto que pasó se acercan también a visitar la Virgen".

Si bien el momento de mayor auge fueron los primeros días y llegaron a formarse largas colas para ingresar a la capilla tras el acontecimiento que conmovió sobre todo a los fieles católicos de la zona, la afluencia sigue siendo constante y desde la comunidad religiosa definieron seguir dejando las puertas de la parroquia abiertas en horario corrido todos los días. Al respecto, el padre Rausch comentó: "Gente siempre hay y estamos dejando la iglesia abierta a los mediodías. Como hay una comunidad educativa que funciona en el lugar hay padres que vienen a buscar a sus hijos y aprovechan a entrar, o están quienes pasan por la zona e ingresan, o los que vienen especialmente a rezar y los que se quedan después de alguna de las misas. Los fines de semana es cuando las visitas son más numerosas, ya que celebramos seis misas: dos los sábados, a las 17 y a las 19; y los domingos de mañana a las 8 y a las 10; y de tardecita a las 19 y a las 20.15".

En concordancia con una mayor asiduidad de visitas, también hay más actividad en la parroquia, donde los fieles solicitan a los sacerdotes una bendición o piden confesarse. No obstante, según contó Rausch, los contenidos de las misas siguen siendo los habituales: "No varían en nada, se sigue celebrando lo mismo y cada celebración, cada acontecimiento, hace que de paso la gente se acerque también a la Capillita del Santísimo, ahí donde está la imagen de la Virgen, y se quede un ratito a rezar".

En este marco, destacó: "Lo que ocurrió ese miércoles es un signo y uno siente que está como en un momento de gracia. Pero más allá del signo, creemos que lo importante es todo ese momento de oración que se genera a partir de ahí, de reflexión, el rezo del rosario, las confesiones; y que la gente se ha acercado, que pasa por la iglesia. Como sacerdote me ha tocado vivir un momento de gracia, de bendición especial, y más allá del signo, que es lo que convoca, lo más importante son los frutos".

Por último, expresó: "Desde el primer momento invitamos a la serenidad, a la reflexión, a la oración, a ir viendo en el transcurso de los días cómo vamos acompañándonos mutuamente en esto que es también la actitud que ha tomado y que me ha pedido el Arzobispado, que es ofrecer la posibilidad de que la gente que quiera venir pueda visitar la imagen, cuidando que se mantenga siempre el clima de oración. Eso se ha dado, y sobre todo de una manera muy linda; siempre hubo un clima de mucha serenidad".



***
Desmintieron versiones que circulan



Desde que se supo del fenómeno que ocurrió en la parroquia Santa Teresita hubo numerosos rumores en torno al hecho, que resonaron extraoficialmente. Uno fue que la Virgen de los Dolores lloró de nuevo en algún momento en los días posteriores, lo cual fue desmentido por el padre Diego Rausch: "Son cosas que se han comentado pero aclaramos que eso no pasó. La Virgen lloró una sola vez el miércoles 17 de mayo a la noche y no volvió a llorar".

Otra versión que circuló es que una mujer que asiste a uno de los grupos de oración de la misma parroquia recibe mensajes de la Virgen María desde el año pasado. Sería un hecho que se asemeja al de Gladys Motta, la mujer que desde 1983 afirma que la Virgen se comunica con ella y en base a este hecho se originó el santuario de San Nicolás. Sobre el caso de Paraná, hay quienes mencionaron que la Iglesia prefirió mantener una férrea reserva sobre la identidad de la mujer, para preservarla mientras se investiga.

Sin embargo, el padre Rausch negó que exista esta situación y opinó: "Esa versión no sé de dónde surgió. De hecho podría haber alguna posibilidad como se dio en San Nicolás o con la Virgen del Cerro en Salta, pero en Paraná no se dio de esa manera y estas cosas por ahí generan este tipo de comentarios. Si tiene que pasar, va a pasar y son cosas de Dios en las que nadie piensa ni busca, pero se dan igual, tal como esto que ocurrió ese miércoles: son cosas que uno ni se imagina que va a vivir", dijo, a la vez que destacó: "No es algo que alguien pensó o planificó sino que fue algo inesperado. Ahora buscamos sobre la marcha ir aprovechando el momento para que la gente pueda vivir, expresar su fe y rezar al ver la imagen. En eso nos centramos fundamentalmente".



Comentarios