Costa Privatizada
Sábado 15 de Julio de 2017

En Puerto Viejo siguen esperando la confirmación oficial sobre la bajada pública al río

Luego de que se conociera la intensión de algunos inversores privados de cerrar el paso, como sucedió en un gran porcentaje de la costa, los pescadores del barrio siguen cuidando el espacio.

La última acción que realizaron los pescadores de Puerto Viejo fue limpiar el espacio aledaño al que amarran las canoas porque están convencidos de que quieren conservar la última bajada pública al río Paraná en Puerto Sánchez.

Hoy a la mañana había un par de pescadores deportivos tirando con cañas desde la costa. Los hombres, que llegan los fines de semana o feriados, desconocían las versiones sobre el posible cierre del paso a la costa.

"Están locos si quieren hacer eso", arremetió un hombre grande que miraba como su compañero encarnaba el anzuelo.

¿Hay pique? preguntó UNO y recibió un contundente "no sale nada". Además hay que tener cuidado porque en una línea imaginaria en donde desemboca la calle, en el río, hundido hay un barco que se queda con todas las tanzas y plomadas.

Hay una boya que se toma como referencia: Hay que tirar para la izquierda, río abajo o río arriba hacía el Club de Pescadores.

Ricardo Vargas, uno de los pescadores artesanales que alertó sobre los rumores de privatización de la costa, explicó a UNO vía telefónica que "todavía nadie se acercó a hablar con nosotros. Sabemos que algunos vecinos están en contra del cierre, inclusive algunos empresarios de la zona".

El 3 de julio UNO publicó la nota en donde se alertaba sobre el posible cierre del paso al río.


En los últimos 12 días nadie se acercó al barrio para confirmar que fue solo un trascendido y menos lo harán para decretar la privatización.

Los pescadores saben, porque ya lo vieron en la Portland por ejemplo, que de un día para el otro llegan los empresarios, cierran y nunca se vuelve para atrás.

Embed

Los pescadores de Puerto Viejo se motivaron con las acciones de sus colegas de Puerto Sánchez y Bajada Grande y quieren formar parte del polo gastronómico en base a pescados.

Una buena señal es que el estado de las calles, para ingresar a la bajada, están en buenas condiciones.

Los habitantes del barrio se merecen una oportunidad para volver a ilusionarse con un crecimiento comercial relacionado al río. Espacio, por ahora tienen, y la belleza natural asombra.

Solo se necesitan reglas claras desde el Estado y la ayuda que todo emprendedor necesita para comenzar un emprendimiento arrancar con un emprendimiento popular.






Comentarios