Reclamo vecinal
Domingo 16 de Julio de 2017

En calle Selva de Montiel la vida se hace difícil y el tránsito imposible

Vecinos del Gaucho Rivero y de Padre Kolbe contaron que el agua servida fluye por la zona desde hace meses; una gran tapa permanece abierta y piden ayuda. Señalaron otras necesidades como asfalto y arreglos de caños rotos

Hay vecinos que ya ni saben el tiempo que hace que la cloaca rebalsa de manera insoportable sobre Selva de Montiel cerca de la intersección con Virgen de Itatí. No es el único problema que tienen, pero sí uno de los urgentes. Sostienen que ocurren tres cosas: por un lado hay quienes tiran de todo en la cañería; también hay conexiones clandestinas; y por último se nota la demora de los entes municipales encargados en poner manos a la obra y dar soluciones.


Cierto es que ese barro que se forma de tanta agua servida, además de mal olor, se sube a cualquier zapatilla y viaja a las casas de todos. Es un problema hasta para manejar con el auto por la cantidad de líquido; para los motociclistas es un enchastre.

Selva de Montiel divide a dos barrios: Padre Kolbe y Gaucho Rivero. Los dos presentan problemas similares que van hasta mucho más allá de una cloaca. María Soledad Tabares fue durante cuatro años la que estuvo al frente de la vecinal de Padre Kolbe y conoce el barrio. Dijo que no solo es esa tapa que se rebalsa, sino que también hay otras como en calle San Miguel, a pocas cuadras. "Hace meses que está así", dijo y agregó: "Es agua servida y es permanente. Hace rato que no viene para esta zona el camión desobstructor para limpiar la cañería y más que hay conexiones de desagüe pluviales que son clandestinas y cuando llueve todo empeora".

Por otro lado, Mario Abel Hermosid y Clara Isabel Lencina viven en el barrio Gaucho Rivero y son conocidos en la zona por dar pelea por la construcción de una escuela secundaria en terrenos que antes pertenecían al Ejército, a pocas cuadras del lugar. Ellos tienen su vivienda a pocos metros de donde está esta gran cloaca rebalsada y Hermosid contó a UNO: "Estamos reclamando desde hace tiempo. Pero lo que pasa es que la gente también es muy sucia. Tiran sopapas, mangueras, pañales, hay de todo adentro de la cañería, ni se puede explicar. La Municipalidad cada tanto viene, pero bueno se encuentra con un montón de cosas adentro".

Dijo además que hay caños rotos en el barrio que llevan meses de reclamos sin soluciones y muchas veces son los mismos vecinos los que tratan de enmendar, aunque sea de manera provisoria, este tipo de inconvenientes.

Entre los dos barrios también hay otros problemas de consideración y que necesitan atención y con solo recorrerlos unos lo advierte de inmediato. Por ejemplo hay un gran basural en Virrey Vértiz y aseguran que hasta gente del centro llega para arrojar sus residuos, también faltan luminarias y ni hablar del asfaltado de las calles. Tabares dijo: "Las calles tienen pendiente como Virgen de Itatí o San Miguel y ha venido el camión a colocar broza, pero solo la desparraman y con cada lluvia es lo mismo que nada. En San Miguel, en una de las esquinas empezaron a ver que salía agua, la Municipalidad rompió hace dos meses, pero dijeron que era una vertiente y han dejado un desastre".

Estos dos barrios son populares y humildes, con trabajadores y desocupados. Aunque sea, el arreglo de esa cloaca rebalsada que inunda una gran parte de la calle, les brindará una mejor calidad de vida.



Terrenos intrusados

En la zona de los barrios Gaucho Rivero y Padre Kolbe hay preocupaciones relacionadas a grandes terrenos en los que había un proyecto para la construcción de viviendas sociales.


Hubo hasta carteles que anunciaban grandes obras que luego no prosperaron. Esa situación
había creado expectativas y varios fueron los que se organizaron para que la escuela secundaria Gaucho Rivero tuviera un edificio propio.


Consiguieron parte de esos terrenos para la construcción de un inmueble, pero ahora están intrusados y los vecinos de la zona piden respuestas.

Comentarios