Clima
Sábado 24 de Junio de 2017

El río Paraná llegó al nivel de evacuación, pero empieza a bajar

En el puerto de la capital provincial, el caudal está 1,64 metros por encima del promedio de los últimos 25 años para junio y la comuna monitorea la creciente.

El río Paraná alcanzó ayer el nivel de la evacuación en la capital provincial cuando llegó a los 4,99 metros en el puerto local. Desde la comuna monitorean la creciente y realizarán nuevas recorridas por la costa, aunque vaticinan que este es el pico y que en días comenzará la bajante.


Los registros históricos dan cuenta de que el río Paraná atraviesa una creciente que no es normal para la época, al menos por sus características. Ayer, en el puerto de la capital provincial alcanzó los 4,99 metros y 5 es el nivel de evacuación. Sin embargo, la altura media para junio, desde 1992, es de 3,35 metros, es decir: el caudal está 1,64 metros por encima del promedio de los últimos 25 años.


Hay especialistas que advierten –amparados en informes hidrológicos– que el mayor inconveniente no será ahora, sino cuando pase el invierno y nuevamente lleguen las lluvias en la cuenca del Paraná, porque lo encontrará cargado de agua en su valle de inundación. De todos modos son pronósticos que se analizan.


Crecidaa.jpg


En Paraná, la Municipalidad junto con Prefectura Naval recorrieron la costa la semana pasada y lo volverán hacer entre hoy y mañana.


Roberto Sabbioni, secretario de Servicios Ciudadanos, dijo a UNO: "Por el momento, según lo que nos transmitió de mañana la Prefectura no hubo grandes problemas y el río tendería a bajar, al menos en las últimas noches mantuvo su nivel. Es lo que estimamos con la información que tenemos".


En la provincia, los puertos de La Paz y Hernandarias están sobre el nivel de alerta; en Diamante superó en un centímetro el nivel de evacuación con 5,51 metros; y Victoria también está en alerta. Pero al observar las mediciones río arriba en provincias vecinas la tendencia general es la bajante.


"De todas maneras, recorrimos de Bajada Grande a La Toma, y pasamos por los miradores de Bajada donde teníamos algunos inconvenientes; la gente de la zona quedó en comunicarse con nosotros. Los asistimos con bolsas para llenar con arena, algunos bolsones de alimentos y demás. Después, hasta el momento no hemos tenido pedidos de ayuda", agregó Sabbioni.


crecida.jpg



Por la costa


Sabbioni explicó que al momento los anegamientos en viviendas que se observan en su mayoría, son en casas de fin de semana. También hay algunos puestos de pescadores que están complicados.


"Pasando los miradores hay una casa de dos pisos que está bajo agua. Es una señora grande. Fuimos y nos dijo que nos quedemos tranquilos que estaba bien. Vive junto a su hijo que es pescador. Quedaron en recurrir a nosotros cualquier cosa que necesiten", contó Sabbioni, y ese es el mensaje que dejaron en toda la costa paranaense donde dispusieron de lugares que funcionan como puestos para dar aviso ante los primeros inconvenientes. Así, en Bajada Grande, en el Thompson y en el Camping de La Toma Vieja están atentos a la situación.


"Estamos sobre una marca de inundación que afecta por ahora en la zona de bañados. Si no llueve y el río baja no tenderemos mayores problemas", remató.


Comentarios