Consumo
Lunes 04 de Septiembre de 2017

El precio de las LED sigue cayendo y se generaliza su uso en hogares

Pese a la inflación, el valor de las lámparas con esta tecnología se redujo más del 80% y es mínima la diferencia con las halógenas

El avance de la tecnología, que va dejando atrás a los anteriores sistemas, y también la falta de trabas a las importaciones han llevado a que conforme pasan los meses y pese a la inflación, los precios de las lámparas LED sean cada vez menores.

Hace alrededor de dos años, cuando comenzaba a ingresar esta tecnología, un foco de 12 watts de potencia de LED –equivalente a 120 watts del sistema tradicional– tenía un costo al público cercano a 200 pesos. El año pasado había bajado a unos 120 pesos, y hoy ya se consiguen –según las marcas y lugares–, desde los 65 pesos.

Por ese motivo, el mercado eléctrico se ha modificado, y ya no solo los grandes consumidores han adaptado este nuevo sistema: los consumidores residenciales han ido mutando progresivamente de tecnología. En algunos casos a partir del recambio total, y en la mayoría, a medida que se van quemando los focos halógenos o de bajo consumo que poseen.

La descripción fue suministrada ayer a UNO desde una de las casas comerciales más representativas del rubro en Paraná. De cada 10 compras particulares de lámparas, ocho ya adquieren LED. "Quienes todavía compran los focos de sistemas anteriores son los adultos o gente de mayor edad. No es solamente por resistirse a un cambio, sino que persiste, aunque mínima, una diferencia de precios", comentó uno de los vendedores. Al respecto, ejemplificó que una lámpara LED de 10 watts a 51 pesos, el equivalente en potencia en una halógena (100 watts) cuesta unos 30 pesos.

De todos modos, ratificó las ventajas del sistema LED, con relación a los restantes modos de iluminación: "En una casa, 10 lámparas de 10 watts encendidas, hacen el mismo consumo eléctrico que una sola del sistema halógena de 100 watts. Es decir que por la misma cantidad de luz, se consume 10 veces menos", explicó.

En el marco de la tendencia de recambio de sistemas de alumbrado, que se incentiva para reducir consumo eléctrico, se remarca la diferencia de casi ocho veces de diferencia en el consumo de watts, entre las lámparas de bajo consumo y las LED, o en la comparación con las halógenas, hasta 10 veces. Otra característica favorable para los compradores es que las LED tienen una mayor vida útil y además son más beneficiosas en términos de impacto ambiental, por la reducción de emisiones de carbono.

En otra casa del rubro confirmaron la tendencia de recambio en los hogares. Como fundamento de la reducción de costos remarcaron que eso ocurre cada vez que ingresa al mercado una nueva tecnología: hasta tanto no se masifica su producción, el costo es alto, y con el paso del tiempo se va reduciendo el valor de venta en el mercado.

El desarrollo de LED por parte de las distintas empresas y marcas de productos eléctricos internacionales permitió la expansión de las LED, acompañadas por un proceso de libre importaciones, ya que no hay fabricación en el país.

"Las lámparas de bajo consumo prácticamente ya no se consiguen", citó uno de los consultados, y acotó: "Las lámparas halógenas tienen un alto consumo energético, y las de bajo consumo tienen un sistema que funcionan con resistencia, que les da menos vida útil".

Al precio de lo que se conseguía hace un año una lámpara de 12 watts, unos 120 o 130 pesos, se pueden conseguir ahora las de 18 watts –una potencia de 170 watts convencional–, destinadas a espacios abiertos. "La gente ha ido pasando al sistema LED, progresivamente", citó.


Recambio en el alumbrado público
En el marco de la política provincial de hacer un uso racional de la energía, el gobierno avanza en el plan de sustitución de las actuales luminarias por lámparas LED, en 78 municipios y 169 juntas de gobierno de la provincia. Se da en el marco del convenio entre el gobierno y Energía de Entre Ríos Sociedad Anónima (Enersa), que incluye el reemplazo de una 50.000 lámparas convencionales por LED en el alumbrado público de pueblos y ciudades que adhieran al Programa Mi ciudad LED.
Tras la firma con los municipios, se sumaron las juntas de gobierno. Ayer se informó que a partir de la rúbrica de un convenio específico entre la Secretaría de Energía, la Dirección de Juntas de Gobierno, del Ministerio de Gobierno, y Enersa, se procederá a la sustitución de las actuales luminarias por un total de 4.000 lámparas de tipo LED de 100 watts en esas comunidades pequeñas. Las lámparas LED tienen una vida útil mayor del 70% y un consumo menor del 40%. Esto permite su mejoramiento en cuanto al rendimiento de calidad y seguridad pública. A las juntas de gobierno de primera categoría le corresponderán 30 lámparas; a las de segunda 25 lámparas; a las de tercera 20; y a las de cuarta categoría 10 lámparas.
Según se informó, con estas lámparas se pretende que las juntas de gobierno generen un ahorro de energía superior al 50% en comparación con las tecnologías convencionales. El ahorro total de energía del sistema puede llegar hasta el 80%, por lo que van a tener una mayor eficiencia debido a una mayor vida útil, un menor consumo, un bajo costo de mantenimiento y un mayor poder lumínico.
También contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ofrecen una luz potente y focalizada, a diferencia de los globos convencionales de sodio de alta presión (SAP) que emiten una luz más difusa. El LED en el alumbrado público ofrece una mejor visibilidad de los peatones y del tráfico, así como también la reducción de la contaminación de luz. Pueden tener una vida útil de 100.000 horas o más, a diferencia de las 30.000 horas de las luminarias de sodio.

Comentarios