La Provincia
Jueves 27 de Abril de 2017

El padre Patterson fue declarado Ciudadano Ilustre de Paraná

El Intendente Municipal otorgó la distinción al sacerdote, reconocido por todos los paranaenses por sus 45 años de trabajos comunitarios y religiosos en barrio Maccarone.
Sergio Varisco declaró Ciudadano Ilustre de Paraná al cura Alejandro Patterson, reconocido sacerdote que realiza trabajos comunitarios y religiosos en barrio Maccarone desde hace 45 años.
"Es toda una vida dedicada a la obra de Dios y destinada hacia los más humildes", expresó el Jefe Comunal.

La ayuda a los más necesitados "es un rasgo que destacó toda la vida del padre y dentro de las obras la educación fue un tema central y de gran acierto", manifestó Varisco. Además añadió: "La ciudad de Paraná lo reconoce continuamente y nosotros queremos hacerle esta distinción pese a que él no quería, pero gracias a una comisión queremos homenajear al padre por todo lo que hizo y por lo que aún tiene para dar".

El cura llegó de Sudáfrica en 1953 junto a otros sacerdotes de su tierra, impulsado por el grupo Nacimiento Niño Jesús, de Santa Fe, que esta mañana acompañó al padre en el despacho del Presidente Municipal. Ellos también hicieron entrega de una placa conmemorativa por su distinción como Ciudadano Ilustre.

"Estoy muy sorprendido, no esperaba recibir este honor, creo que es un reconocimiento por parte del Municipio de agradecer a aquellas personas que ayudan a los más necesitados y soy la personificación de este gran ejército de voluntarios que trabajan en silencio en nuestra ciudad para mejorar la situación de los ciudadanos que menos tienen", expresó Alejandro Patterson.

"No tengo más que palabras de agradecimiento para los paranaenses y por la tolerancia que han tenido conmigo, principalmente por el idioma, por la amistad que me han brindado y pido disculpas si algo más no pude hacer por ustedes", señaló el padre.

Patterson fue durante décadas párroco de la iglesia San Miguel y aún hoy brinda misas. En Maccarone, uno de los barrios más postergados de la ciudad, construyó centros de capacitación y escuelas, donde se les brinda alimento a los chicos los 365 días del año.

Se trata del complejo Educativo María Reina Inmaculada, al que asisten unos 600 alumnos a la Primaria y alrededor de 110 estudiantes al nivel Medio y donde el año pasado egresó el primer maestro mayor de obras de la institución.

Comentarios