Salud
Miércoles 03 de Mayo de 2017

El ochlerotatus albifasciatus pica en punta entre los más molestos

Lo bautizaron "mosquito frozen", pero es una especie que ya habita en la zona. Llegaron a las ciudades por el viento. Pronto se calmarán

Desde hace días hablan de ellos. Hay quienes los bautizaron "mosquitos frozen" y hasta los presentan como una nueva especie que irrumpió en Buenos Aires y algunas otras provincias. Muchos mencionan una "invasión" y cualquier zumbido se magnifica ante la sugestión que genera pensar que aún en una época donde resulta extraño que haya enjambres de mosquitos sobrevolando a la gente aparecen en grandes cantidades y no perdonan ninguna parte del cuerpo. En la última semana se tejen mitos en torno al ochlerotatus albifasciatus y a su comportamiento, que se extienden por fantasías que proliferan a través de distintos medios.


Lo cierto es que los especialistas se encargan de aclarar que es una especie de mosquito que ya convive en estas zonas hace tiempo. En Paraná y otros lugares de Entre Ríos también está presente y cuando baja el sol, en determinados espacios, como la Costanera de la capital provincial, las hembras salen a picar a quien se le cruce porque necesitan la sangre, no tanto como alimento, sino para producir huevos. En esta época del año, las desprevenidas víctimas asocian la aparición de estos molestos insectos solo al verano y prescinden del repelente que podría evitar la incomodidad de sentir el instante preciso en que les perfora la piel con su diminuto aguijón.


Nora Burrino es mosquitóloga y en su carrera como bióloga se desempeña como investigadora en el Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción (Cicyttp) del El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Diamante, y sobre este tema aclaró: "No es un mosquito nuevo como dicen. Su población se distribuye desde Bolivia, o incluso más al norte, hasta Tierra del Fuego, donde es la única especie que está presente y a eso se refieren cuando dicen que resisten las bajas temperaturas. Pero es un mosquito típico de las pampas y de las llanuras de inundación, que son las zonas alrededor de los ríos".


La experta señaló a UNO que como Entre Ríos está llena de ríos y afluentes, con las lluvias o con aumento de su caudal se producen zonas anegadas a su alrededor, y explicó: "Cuando baja el agua estos mosquitos colocan los huevos en la tierra húmeda. Las lluvias que hubo en los últimos 20 días o hace más tiempo, inundaron los huevos y crecieron sincrónicamente. Como hubo extensas zonas anegadas se formaron grandes poblaciones de estos mosquitos que al completar su ciclo acuático, que se llama inmaduro, emergen como adultos". En este marco, instruyó: "Entonces de repente hay una alta población de mosquitos adultos volando y a esta sincronicidad se le suma que los vientos que hubo los trajeron hacia las ciudades y andan las hembras que quieren picar para poner huevos. Por ejemplo, en Buenos Aires está lleno, y estuve en Concordia estos días y también había muchos".


Burrino aclaró que se los llama mosquitos de inundación y "justo el pico de abundancia anual es ahora, en el otoño" y sostuvo: "Pican aves y mamíferos, así que la gente les viene bien en la alimentación". También contó que "son de color pardo y no son de tamaño mayor a los mosquitos que vemos habitualmente. La particularidad es que son insistentes en picar, pero a la vez son fáciles de matar".


Si bien pueden trasmitir encefalitis del oeste, no es un virus que esté circulando y la investigadora recomendó: "Hay que esperar a que estos mosquitos vayan muriendo, no van a seguir proliferando en las ciudades y se van a ir apagando sus poblaciones. Incluso los mismos vientos o una lluvia los puede llegar a exterminar. Las personas podemos protegernos con repelentes".


"Algunos municipios pueden optar por una fumigación aérea con camiones para calmar un poco el pico. Depende del municipio, ya que hay algunos más saludables que optan por no fumigar y como Entre Ríos es un lugar propio de mosquitos la gente no se alarma", mencionó por último.



***
Consejos para evitar que sigan proliferando



Consultada sobre la proliferación del ochlerotatus albifasciatus, la médica veterinaria especialista en Epidemiología Silvina Saavedra, quien trabaja la Subsecretaría de Ambiente Sustentable, comentó a UNO: "Son mosquitos que se crían en lugares donde hay agua estancada y se movilizan más a la tardecita. No es que sean resistentes a la bajas temperaturas, sino que aguantan un poco más el frío". A su vez, señaló: "Hoy en día no hay temperaturas bajas como para que se mueran las poblaciones, ni tan altas tampoco. Al comienzo de la primavera y al inicio de la salida del otoño siempre aumentan las poblaciones de mosquitos, porque las temperaturas son las ideales tanto para la reproducción como para que se mantengan las poblaciones adultas vivas, no es solo en esta especie sino que ocurre con la mayoría de los mosquitos".


También recordó que en invierno no es que desaparezcan, sino que hay menos cantidad, y refirió que en la actualidad, con temperaturas que rondan los 24º, las condiciones son favorables para que nazcan las larvas y crezcan hasta convertirse en adultos.


En referencia a las medidas que pueden tomarse para evitar que se sigan propagando, expresó: "En la Municipalidad se fumiga para el mosquito en general. Si el insecticida alcanza a estos mosquitos adultos los va a matar, pero no tiene poder residual. Lo que suele hacerse para controlar su población es utilizar larvicidas y demás". Y además de los químicos y de los repelentes que puedan emplearse, recomendó a la población extremar los cuidados en los ámbitos hogareños para impedir que las poblaciones se extiendan: "Hay que desmalezar y mantener el pasto corto, porque eso los va a exponer más a las temperaturas", sostuvo.



***
Aedes aegypti: la mejor época para su control


La mosquitóloga Nora Burrini comentó a UNO que además de que bajaron las temperaturas que beneficiaban al aedes aegypti el virus circuló menos. No obstante, enfatizó: "No hay que descuidarse con esas cosas y hay que evitar que crezca de nuevo la población, porque el año que viene podemos volver a tener un problema con lo que es dengue, zika y el chikungunya, que son graves y pueden comprometer a toda una generación". También mencionó: "El mejor momento para controlar este mosquito es ahora y en invierno. Es el tiempo propicio para romper lo que se llama el banco de huevo y así disminuir en los próximos meses cálidos el índice de población de mosquitos adultos. Hay que descacharrizar y acostumbrarse a no dejar recipientes donde se junte agua".


Comentarios