La Provincia
Domingo 20 de Agosto de 2017

El justicialismo y un diagnóstico optimista al escrutinio de las PASO

PASO. El oficialismo provincial se entusiasma con la idea de haber achicado distancia en las elecciones primarias respecto de Cambiemos cotejando el resultado con el balotaje presidencial delaño 2015. Y los números verifican la afirmación

Carlos Matteoda
cmatteoda@uno.com.ar


Tras la derrota del oficialismo provincial en las elecciones primarias del domingo 13, el justicialismo tuvo una semana durante la cual se escucharon desde balances optimistas hasta evaluaciones críticas de la estrategia electoral desarrollada. La diferencia final que surge de la comparación de los caudales electorales obtenidos el 13 de agosto por Cambiemos y por el Frente Justicialista Somos Entre Ríos es de 43.885 votos (375.301 a 331.446), lo que corresponde a 5,3 puntos porcentuales del total de votos registrados en las primarias, cuando concurrieron a votar 825.761 personas.
Respecto del resultado, un dato comprobable es que las encuestas conocidas de intención de voto con las que contaba la Lista Nº 2 del justicialismo, esto es la lista del gobernador Gustavo Bordet, nunca le anticiparon un resultado positivo en las primarias. Al contrario, el margen de la derrota augurada iba de 4 a 10 puntos porcentuales. En el desarrollo temporal, la mejor encuesta se verificó más cerca del final de la campaña que del principio, lo que induce a la dirigencia del sector a pensar que la campaña electoral puesta en marcha tuvo un resultado parcialmente positivo, aun si se considera que la lista del gobernador logró el 62,3% del total de los votos emitidos en su interna. Para comparar los resultados y saber si se avanzó, se retrocedió o se está en la misma posición, se dispone de dos elementos de comparación, que son las elecciones generales de 2015.
Desde el justicialismo se han comparado los resultados con la elección del balotaje presidencial del 21 de noviembre, no solamente por ser la última compulsa electoral, sino además porque los resultados de los comicios del 15 de octubre presentan la "distorsión" de la elección de cargos (ejecutivos y legislativos) provinciales y municipales. Ambas votaciones fueron para cargos nacionales, la diferencia es que en la elección del balotaje de 2015 había solo dos alternativas en juego (Cambiemos y el Frente Para la Victoria) mientras que en las primarias del 13 de agosto había cuatro, aunque el nivel de polarización de la última elección permite una comparación de la que surgen elementos de utilidad.
En el balotaje de 2015 votaron 858.426 personas, de las cuales 452.934 lo hicieron por Mauricio Macri para la Presidencia, mientras que 388.189 lo hicieron por Daniel Scioli. Hubo 6.832 votos en blanco y 9.930 nulos. En valores porcentuales, la diferencia entre Cambiemos y el justicialismo en la elección nacional de noviembre de 2015 fue 7,54 puntos (647.45 votos) ; mientras que en las primarias de hace una semana fue 5,3 puntos.
Si bien se trató de una elección altamente polarizada la que protagonizaron el oficialismo provincial y el oficialismo nacional, cierto es que había cuatro opciones electorales en vez de dos como en 2015. Si se excluyen los votos de la izquierda y de Encuentro Social (lo que reduce el universo de votantes a 764.383 personas) la diferencia a favor de Cambiemos fue de 5,74 puntos, dos menos que en el balotaje que tuvo como protagonistas a Macri y a Daniel Scioli.
Por departamentos
Una mirada sobre lo ocurrido en diferentes distritos permite entender el comportamiento electoral de estas dos elecciones. En la ciudad de Paraná, Cambiemos tuvo 74.880 votos y el Frente Justicialista 57.928; lo que marca una diferencia de 16.952 votos, y una reducción de 7.969 votos sobre la diferencia en el balotaje de 2015. En esa oportunidad Cambiemos tuvo 94.332 sufragios y el FPV 69.411, con una diferencia a favor del macrismo de 24.921 votos. Un repaso de las principales localidades del Departamento Paraná muestra que en Crespo la elección fue similar a la de hace casi dos años. Cambiemos logró la semana pasada 8.668 votos contra 4.568 del Frente Justicialista, por lo que la diferencia fue de 4.100. En el balotaje Macri había ganado por 4.131. Como se sabe, en la comparación de todas las localidades, el argumento potencial a favor del macrismo es que se toma un universo menor de electores que en 2015, dado que ahora hubo votos para las dos fuerzas minoritarias.
En María Grande, Macri había ganado el balotaje por 511 votos, y ahora la diferencia a favor de Cambiemos se redujo a 129, ya que el justicialismo obtuvo 2.474 y el macrismo 2.603. En Viale ocurrió algo parecido, ya que Cambiemos ganó en 2015 por 1.600 votos y ahora la diferencia fue de 347 (3.684 a 3.337). En San Benito el justicialismo también achicó diferencias ya que había perdido en 2015 por 613 votos, y ahora cayó por 47 (3.211 a 3.164). Lo mismo en Colonia Avellaneda, donde la diferencia se redujo de 290 votos en 2015 a 112 en las primarias. De igual modo en Cerrito, donde de una diferencia de 1.354 sufragios en 2015, Cambiemos pasó a tener una luz de 1.090 votos (2.386 a 1.296).
Hubo algunas localidades de Paraná Campaña donde Cambiemos mejoró, que es lo que explica que la diferencia en todo el Departamento se mantuvo en 37.499 votos (136.917 a 99.418), cifra muy cercana a los 37.530 de 2015.
En Oro Verde la diferencia a favor de Cambiemos fue 690 votos (1.800 a 1.110), mientras que en el balotaje fue 660 votos. En Villa Urquiza el macrismo también acrecentó su ventaja, que había sido de 116 votos hace dos años, y ahora fue de 287 (669 a 382). En Hasenkamp la diferencia a favor de Macri creció de 422 a 530 votos (1.951 a 1.426).
En Hernandarias el justicialismo llevó la diferencia a su favor de 30 a 240 votos (1.995 a 1.755) y en Seguí se verificó posiblemente el mayor vuelco ya que favor de Cambiemos de 379 votos en 2015 pasó a ser del peronismo por 212, lo que implica una diferencia de 591 votos respecto de la elección anterior.
El Departamento Concordia mostró números similares a los de 2015, a favor del justicialismo. En aquella oportunidad la diferencia fue 12.421 votos, y ahora se redujo a 11.904 (53.424 a 41.520). La elección en la ciudad de Concordia fue considerada muy buena por el macrismo. En el circuito Concordia Oeste Sur el justicialismo se había impuesto por más de mil votos en 2015, y ahora no llegó a los 100 de diferencia, en lo que constituye tal vez el caso más notorio.
En el Departamento Gualeguaychú la diferencia a favor de CamEn el Departamento Gualeguaychú la diferencia a favor de Cambiemos fue de 14.530 votos (39.519 a 24.989) mientras que en 2015 había sido de 13.053 votos. En la ciudad cabecera hubo resultados similares a los de 2015, por lo que la diferencia parece haberse acrecentado en la zona rural o localidades del resto del Departamento.
En Uruguay la diferencia a favor de Cambiemos totalizó 5.057 votos en el Departamento (31.249 a 26.192), mientras que en 2015 había sido de 6.153 votos. En Concepción, la cabecera, el resultado fue 22.616 a 18.157 en favor del macrismo.
En el Departamento Federación la diferencia a favor de Cambiemos aumentó de 7.000 a 8.000 votos en números redondos. El resultado comparado fue la semana pasada 24.821 a 16.818. En La Paz, en tanto, el peronismo logró 4.001 de diferencia en las primarias; mientras que en la segunda vuelta de 2015 había sido cercana a 5.200 votos. En la ciudad cabecera se dieron resultados similares a los de 2015 y en Santa Elena la diferencia a favor del peronismo se achicó un 25%.
En Colón, Cambiemos logró 19.827 contra 16.955 del justicialismo la semana pasada. En ese Departamento habían votado 23.065 personas a favor de Cambiemos en 2015, y 20.245 a favor del peronismo, con lo que la diferencia es prácticamente la misma. En tanto, en Gualeguay la ventaja de Cambiemos fue de 16.409 a 12.454, algo menos de 4.000 votos mientras que en 2015 había orillado los 5.000.
En Diamante las voluntades a favor de Cambiemos fueron 14.909 contra 11.101 del Frente Justicialista la semana pasada. En 2015 habían sido 19.031 contra 11881. La diferencia a favor del macrismo se redujo de 7150 votos en aquella oportunidad, a 3808. En Villaguay se impuso Macri en 2015 por escaso margen: 15.265 votos contra 15.186 de Scioli. La semana pasada, en cambio, el Frente Justicialista aventajó a Cambiemos en la sumatoria del departamento por 1.578 votos (13.582 a 12.006). Cambiemos se impuso en la ciudad cabecera por más de 300 votos y en el Ejido Norte la diferencia a favor del justicialismo fue de 169 votos.
En el Departamento Nogoyá la ventaja de Cambiemos fue de 11.252 a 10.172 , mientras que en la ciudad cabecera fue de 7.050 votos contra 6.532. En 2015 el resultado a favor del macrismo había sido de 14.218 sufragios contra 12.316, por lo que comparativamente se redujo de 1.902 a 1.080. En el Departamento Victoria la diferencia fue en las primarias de 1.602 votos, mientras que en las presidenciales de noviembre de 2015 había sido de 4.589 sufragios.
En Tala la diferencia en 2015 fue de 10.972 votos para Cambiemos, y en las primarias fue de 875. En Federal se redujo de 3.610 a 1.648, pero en este caso a favor del justicialismo. En Feliciano la diferencia en 2015 era de 2.259 votos a favor del justicialismo, y en las primarias fue de 1.818 votos. En San Salvador Cambiemos obtuvo en 2015 una ventaja de 1.408 votos, y en las primarias fue de 72 votos a favor del justicialismo. En el Departamento Islas del Ibicuy la diferencia a favor del Frente Justicialista aumentó de 720 a 1.258 votos.

Comentarios