Dólar
Domingo 09 de Julio de 2017

El dólar es el único brote verde

Escalada. En pocos días, el valor de la divisa estadounidense se disparó y su movimiento genera más presión al resto de los precios de la economía cotidiana. En Paraná, adquieren la moneda para ahorro o para viajes al exterior

En materia económica, la semana que pasó no deja de tener las características de los últimos meses, teniendo en cuenta la prolongación de las crisis que atraviesan las distintas economías regionales, la caída del consumo, la menor actividad industrial y la emergencia de la realidad laboral. En ese marco, con un proceso inflacionario que no se detiene y que se incentiva con subas como las autorizadas en el combustible, las miradas de la sociedad se enfocaron en la brusca subida del dólar, que pasó de 16,30 a casi 17,50 pesos, para finalmente cerrar el viernes a 17,40 pesos.
La preocupación social minoritaria observa la variación de la cotización, por lo que significará el tipo de cambio en relación a otras monedas, para viajar; o también el interés será por la conveniencia de ahorrar con el dólar. Sin embargo, la mayoría sabe que cualquier cambio presiona sobre los precios de la economía doméstica.
Ante esta situación, UNO consultó al economista y profesor universitario Daniel Herrera.
Acerca de los motivos por los cuales el dólar aumentó, el especialista sostuvo que desde enero hasta mayo, la divisa se mantuvo estable. "Como todo precio, se trata hoy de oferta (los que quieren vender) y demanda (los que quieren comprar)", razonó, y citó que entre las distintas fuerzas que operaron sobre la oferta y demanda del dólar para que el mismo se mantuviera estable estuvo el blanqueo de capitales hecho por el gobierno nacional, y también el fuerte endeudamiento en el exterior –toma de deuda del Estado nacional–. "Eso generó aumento de la oferta, y por el lado de la demanda, el Banco Central, en es su estrategia de combatir la inflación con alta tasa de interés, hizo que no existiera demanda especulativa del dólar. La única demanda que en principio teníamos para esta moneda era para importaciones, así entonces mas oferta y demanda contenida, el precio del dólar no tendía a subir", explicó.
¿Por qué entonces el salto tan abrupto en una semana, que lo llevó a aumentar de 16,30 a 17,40 pesos? "Algunos –mencionó Herrera– dicen que es por la vacaciones de invierno; otros por el aguinaldo de junio; y hay quienes lo atribuyen a las elecciones venideras –lo que se llama demanda especulativa–. Todo esto pareciera generar una mayor demanda, y como consecuencia, un incremento de la cotización de la moneda. Pero si bien estos pueden ser factores que explican en parte el aumento del dólar, entiendo que la principal razón está en que las causas que empujaban la oferta de divisas hoy no están –por ejemplo el blanqueo– y se suma ahora que existe una especulación del sector agroexportador que no liquida sus posiciones (soja) o sus tenencias, aprovechando el incremento del precio internacional y esperando que siga subiendo. Así, con este comportamiento, están generando que aumente la cotización del dólar para obtener un mayor beneficio y seguirán haciéndolo mientras tengamos precios de la soja en subida y hasta que el Banco Central de señales de intervenir en la cotización del dólar a través de la tasa de interés, incrementándola".
A tono con las afirmaciones de las autoridades del gobierno nacional, Herrera destacó que no existen razones para preocuparse, por ahora, y recordó que el presupuesto nacional se armó con un dólar para fin de año de 19 pesos. "El porcentaje de inflación está por encima del incremento del precio del dólar. Además, el Banco Central posee suficiente reserva como para salir y vender en el mercado, inyectándole dólares a la oferta y apagar cualquier incendio", reflexionó.
Claro que no dejó de reconocer que esos movimientos bruscos de la divisa, en el país han tenido inevitablemente en las últimas décadas, un inmediato traslado al resto de los precios. "Muchas veces esto no responde a una cuestión de costos, sino que es más especulativa; pero también es verdad que subió el combustible y la razón fue el incremento del tipo de cambio. Y si el Banco Central sube la tasa de interés para evitar la especulación del dólar, va en contra de lo que se escucha como pequeños brotes verdes de la economía, pues la inversión económica tan esperada es desalentada con altas tasas de interés".

Costo-beneficio
Si el precio del dólar es demasiado bajo, sale más barato viajar al exterior, y también es beneficio para adquirir bienes importados. "Es bueno para combatir la inflación ya que mejora el poder adquisitivo de una persona común; en este escenario pierden los que exportan, y además para mantener este tipo de cambio, el Estado debe endeudarse y a tasas cada vez mas altas", y vinculado a ello, agregó: "Con tasas altas no conviene invertir ni arriesgar, y por lo tanto no hay generación de trabajo; si a eso le sumamos que los precios de los productos importados son más baratos que los de los productos de nuestras empresas locales, las empresas no pueden competir con esos costos, con la inflación y con las readecuaciones tarifarias", remarcó.
"Precios de afuera más baratos y costos internos en suba, hacen que se queden en el camino muchas empresas, o en el mejor de los casos reduzcan personal u horas de trabajo", amplió.
Sucede lo contrario, reflexionó, con un dólar alto: beneficia a los que exportan, porque obtienen mayores beneficios en pesos y a las empresas locales ya que los productos importados son ahora mas caros que los productos locales. "A la persona común le sale mas caro también viajar al exterior, reduce las importaciones y empuja la inflación; encarece costos y se pierde poder adquisitivo, y volvemos a un círculo: si luego para frenar la inflación se aumentan las tasas de interés, entonces nuevamente se desalienta la inversión, y caemos en el mismo lodo todos revolcados", graficó.
Por ello, y para cerrar, el economista sostuvo que el dólar tiene que alcanzar un precio equilibrado, donde permita al exportador ser competitivo y a la empresa local poder competir, tener baja tasa de inflación y tasas de interés en bajas, que reactiven la inversión para generar trabajo. "Este precio de equilibrio es el que entiendo se debe estar buscando", opinó.


Comentarios