Pobreza
Martes 14 de Marzo de 2017

Distintas agrupaciones de Paraná advierten que hay más pobreza

Quienes trabajan por la inclusión dan cuenta de que hay un aumento de las personas que requieren ayuda para paliar sus necesidades

Detrás de las desoladoras cifras que revelan el crecimiento de la pobreza y desigualdad en la Argentina, dadas a conocer la semana pasada por la Universidad Católica Argentina (UCA), se esconden historias particulares de quienes a diario luchan por subsanar el hambre y la miseria en la que se encuentran inmersos. A la par, las organizaciones no gubernamentales abocadas a brindar ayuda de diferentes formas a quienes más lo necesitan redoblan los esfuerzos en su tarea cotidiana para sostener su labor y poder dar abasto frente a las crecientes demandas sociales.

Según los datos que emergen del estudio llevado a cabo por el Observatorio de la Deuda Social Argentina, que depende de la UCA, hay 13 millones de pobres en el país –desde fines de 2015 se sumaron 1,5 millones–, lo que equivale a un 32,9% de la población. Este análisis da cuenta de que la pobreza se incrementó del 32,6% que había registrado en abril de 2016 al 32,9% en el último trimestre –a fines de 2015, el porcentaje era del 29%–. En tanto, la indigencia pasó del 5,3% al 6,9% y alcanzó a 2,7 millones de argentinos.

Si bien a nivel regional es difícil contar con porcentajes concretos, la tendencia indica que hay más personas que recurren a los dispositivos que están prestos a brindar algún tipo de ayuda para paliar sus necesidades más básicas. "Nunca hicimos un relevamiento numérico y no tenemos porcentajes al respecto. Realizamos una labor en terreno y concretamente quienes están en las parroquias en contacto con la gente son quienes advierten la situación. Trabajamos con personas que prácticamente no tienen nada y lo que podemos afirmar es que las necesidades siguen siendo tan o más agudas que hace unos años. No vemos que haya mejorado ese aspecto", señaló a UNO José Olivera, director de Cáritas Arquidiocesana Paraná, que pertenece a Cáritas Argentina, organismo oficial de la Iglesia Católica "que lleva adelante la pastoral caritativa para lograr el desarrollo integral de todo el hombre y de todo los hombres, con especial preferencia por las personas y por las comunidades más pobres y marginadas", según indican en su Fanpage. Su ámbito de acción comprende Paraná, Diamante, Feliciano, La Paz, Nogoyá, Villaguay y los distritos Achiras, Banderas y Sauce de Luna del Departamento Federal, y su labor se canaliza a través de las parroquias, capillas y centros misionales que permiten el trabajo directo con las familias y personas que viven distintas situaciones de pobreza o exclusión.

En este aspecto, Olivera explicó que asisten a una población donde la mayoría no tiene trabajo o "hay quienes hacen changas". Los pedidos más frecuentes que reciben son de comida, ropa, colchones, frazadas, camas y otros elementos.

En este marco, reflexionó: "A través de nuestra colecta anual y de otras donaciones se puede financiar esta obra, aunque cada vez se hace más difícil poder brindar una asistencia inmediata. Hay necesidades que se ven a diario en las parroquias, según la zona, donde hay gente que recorre varios lugares para ver si puede abastecerse con la donación de alimentos básicos como arroz, fideos, aceite y azúcar. La comunidad colabora mucho con Cáritas, pero las necesidades van aumentando y no somos ajenos a la situación del país".

Por su parte, Anabella Albornoz, una de las referentes de Suma de Voluntades, la agrupación que viene llevando un sostenido trabajo de inclusión en diversos barrios de la capital provincial, graficó: "Vemos que las personas que estaban en una cornisa hoy en día se cayeron y les resulta más difícil levantar cabeza". A su vez, expresó: "En los comedores que tenemos notamos que hay mayor cantidad de gente. Hace poco abrimos un nuevo comedor en barrio Mosconi; antes lo manejaba otra ONG y tenían 60 niños, y nosotros el fin de semana recibimos 147. También tenemos otros espacios similares en los barrios San Martín y Antártida".

Por último, comentó: "Son más de 1.000 platos por semana que se hacen, más la leche que se les da a los chicos y otras acciones, pero hay cada vez más gente en las plazas y en los comedores esperando un plato de comida".



***
Fomentar oportunidades para la inclusión



Generar espacios de inclusión social es un objetivo primordial para las agrupaciones que trabajan con las personas más vulnerables. En el caso de Cáritas, la construcción de viviendas que otorguen a las familias más carenciadas la oportunidad de contar con un techo propio para desarrollar un proyecto de vida en el que impere la dignidad es un estandarte. En 2016 un total de 40 familias de Hasenkamp y Bovril pudieron celebrar su primera Navidad en una casa de material, lejos de una cruel realidad en la que lo cotidiano era pisar suelo de tierra y ampararse con silo-bolsa como recurso accesible para cubrirse de la intemperie, asediados por el hacinamiento y la marginalidad. En abril esperan inaugurar un nuevo complejo edilicio en Feliciano y posteriormente en Paraná, en el barrio Bajada Grande.

En tanto, en Suma de Voluntades también construyen viviendas sociales para un grupo de familias y apuestan a la educación como herramienta fundamental para la integración, enfrentando los embates de instituciones que no son capaces de garantizar el acceso que la ley y el Derecho dictan. En este marco, Anabella Albornoz hizo alusión a la compleja situación que tuvo que atravesar ayer un grupo de adolescentes del barrio San Martín deseosos de ir a la escuela para forjarse un mejor provenir: "La gente de menores recursos está muy desamparada, porque si bien los derechos son universales no todos tenemos las mismas oportunidades. Los chicos quieren estudiar, y aunque nos habían dicho que había bancos en una escuela ayer fueron con sus mochilas y les dijeron que no, que tenían que esperar". En este sentido, concluyó: "No podemos decirles que no se les va a dar la oportunidad de estudiar, conociendo su contexto de vida".



***
Formación


Desde Cáritas Arquidiocesana Paraná informaron que el sábado se iniciará la Escuela de Formación de Voluntarios. Los encuentros serán una vez al mes a partir de las 9 en el colegio Secundario Nuestra Señora de Luján, situado en Pacto Unión Nacional 1050. "Ya hicimos esta experiencia el año pasado, también de formación para quienes ya estamos", dijo Olivera. Y aclaró: "No solo está dirigido a los voluntarios de Cáritas, sino a todo aquel que quiera participar. La intención es extender los encuentros a otras ciudades de la Diócesis". Por información, llamar al (0343) 4232211.



Comentarios