Camino al #3J
Martes 30 de Mayo de 2017

Conocé la historia de Cande, la única skater de Paraná

Tiene 16 años y se subió a una tabla por primera vez a los 10. Dice que cuando la gente se sorprende porque es mujer se llena el pecho de orgullo.

Embed

Candela Dormisch es la única skater de Paraná que se toma enserio el deporte al que eligió después de probar diferentes disciplinas.

En un momento de la charla advirtió que Uma, una skater preadolescente que tiene un gran futuro dentro del deporte, anda mejor que ella y también se acordó de Eli, otra de las chicas que sabe patinar en el skatepark de la capital provincial.

Lo cierto es que Cande es la única skater porque vive como skater. Anda para todos lados con su tabla, va a la escuela, pasea por la plaza y entrena en donde consigue un piso liso.

cande gros.jpg
Cande dropeando en el miniramp. Foto gentileza Diego Alejo San Martín.  <div><br></div>
Cande dropeando en el miniramp. Foto gentileza Diego Alejo San Martín.



Conoce de tablas, trucks, ruedas, indumentaria, pruebas y los regalos más lindos que recibió se relacionan con el skateboarding.

Hoy tiene algunos nervios fuera de lugar en la rodilla porque se pegó un palo grande bajando un cerro en Mendoza.

Cande, a los 16 años, se desenvuelve en un deporte en donde el 95% de los deportistas son hombres.

Teniendo en cuenta ese dato UNO fue a buscar su opinión sobre la realidad: "La sociedad está mal, porque la gente no se acerca cuando un hombre le pega a mujer. Yo prefiero quedar como desubicada defendiendo a una mujer antes que ser una cobarde", advirtió.

Ella reconoció que en las escuelas hay tribus y que "los caciques" les gritan a las mujeres solo por ser chicas.
cande va.jpg
En el planito. Foto <b>UNO</b> Juan Ignacio Pereira.
En el planito. Foto UNO Juan Ignacio Pereira.

En estos días presenció una charla en el Colegio Nacional que la marcó: "Llevaron un chico para hablar en el marco del Ni Una Menos. Explicó que un violador te da cariño, te enamora, te lastima y te pide perdón. Es como una rueda. Eso me re marcó".

En cuanto al skate contó que "cuando hay muchos problemas, es mi escape, mi salida. Para muchos de los chicos es la salida. Los ves en la escuela de skate, todos van a divertirse", destacó.

Como la pista está complicada para andar, va buscando spots por diferentes puntos de la ciudad. "En el centro me pasó que un nenito le dijo a la mamá sorprendido 'mirá esa chica andando en skate', me entró algo en el alma porque demuestro que cualquier persona puede hacer lo que se propone sin importar que sea hombre o mujer".
cande va 2.jpg
Cande con su tabla nueva en el Berduc.
Cande con su tabla nueva en el Berduc.

Algunas de sus amigas quieren andar, ella les enseña y una ya aprendió el ollie. "Hay interés pero también hay mucho miedo, porque es extremo. Hay miedo al dolor".

Reflexiona que le gustaría que sean más las chicas andando, para entrenar con más gente, "sino estoy muy sola, es como entrar a la cancha de fútbol y jugar sola contra nueve", ejemplificó la chica que picó su primer ollie en San Francisco, Córdoba, y su tío la llevó a comprar una tabla nueva.

Dice que se lleva muy bien con los skaters pero que se le complica juntarse para salir a patinar.
Buscando amigas para recorrer las calles de la ciudad, aconsejó: "Que se animen, que los golpes van y vienen, las raspaduras y los moretones se curan, el skate es muy completo se entrena el equilibro, la destreza física, te da fuerza y coraje", sentenció.

cande tranca.jpg
Cande en calle Laprida. Foto <b>UNO</b> Juan Manuel Hernández.
Cande en calle Laprida. Foto UNO Juan Manuel Hernández.



Comentarios