Salud
Martes 03 de Octubre de 2017

Centro de salud cuestionado por sus limitaciones profesionales

Mientras el médico de guardia del Oñativia acompañaba en ambulancia a una mujer grave al San Martín, llegó un hombre descompuesto y no había quién lo atendiera. Murió tras arribar al hospital y su familia vertió severas críticas

Cuando María habla, el dolor se le cuela en las palabras. Hace poco más de un mes perdió a su papá, Héctor Eleodoro Carrere. El hombre, que tenía 73 años, se descompensó el 1° de setiembre, pasadas las 1.15, y a pesar de que su hermano y su mamá recorrieron raudamente las siete cuadras que separan su casa del centro de salud Oñativia (ex-Corrales), no encontraron la atención que precisaban para salvarle la vida: minutos antes hubo otra emergencia en el lugar, cuando ingresó una mujer de 36 años con un paro cardíaco, y el único médico de guardia definió trasladarla en ambulancia, junto a un enfermero, al hospital San Martín intentando que no muriera.


LEE MÁS: Un hombre murió y su familia cuestionó la atención en el Centro de Salud Oñativia. Faltan Médicos para cubrir las guardias

Héctor arribó con un cuadro similar, sin poder respirar. "Se descompuso y le faltaba el aire. Mi hermano y madre lo llevaron al centro de salud Corrales y allí estaban dos uniformados que le impidieron el paso, diciendo que adentro no había nadie. Nunca le avisaron a la enfermera que mi papá estaba para atenderse. Si ella le hubiese puesto oxígeno hoy la situación sería distinta", contó María, y agregó: "Mi hermano siguió su camino al hospital, desesperado, ya que mi padre le decía que se moría. Llegaron al San Martín y él ya estaba totalmente descompensado.

Lamentablemente mi padre falleció y hoy hay toda una familia destrozada por esta mala acción. Ese día también falleció la otra chica que fue a atenderse ahí, igualmente de un paro respiratorio. El director del lugar después de esto se tomó licencia y en ningún momento se comunicó con nosotros, ya que le llevamos una nota y desde Salud me dieron una respuesta ridícula". María recordó que no era la primera vez que Héctor fue al Oñativia y que en ocasiones anteriores encontraron respuesta: "La última vez fue hace un año y medio y en el Corrales lo atendieron correctamente. Le pusieron el oxígeno y luego lo trasladaron al San Martín o a una clínica.

Esta vez no fue así, y cuando llegó al hospital, si bien lo atendieron rápido, ya estaba muy mal y sufrió dos paros", aseguró, y recalcó: "Entiendo que la ambulancia iba con el médico trasladando a otra chica, que lamentablemente también falleció al llegar al hospital, al lado de mi papá. Pero un policía no puede negarle a alguien la posibilidad de ser atendido. Eso es lo que nos dejó mal, porque adentro había una enfermera que podía hacer algo. Ella no tiene la culpa porque en ningún momento le avisaron". "A mi papá no me lo devuelve nadie y quiero hacer público nuestro caso para que otra familia no pase por lo mismo, o que me ocurra de nuevo si alguna vez tengo una emergencia con mi hijo u otro familiar", refirió con desconsuelo. Por su parte, Nicolás Roldán, el director del centro de salud Oñativia, señaló a UNO que María presentó una denuncia ahí y en el Ministerio de Salud, y comentó: "Existe un expediente y un sumario sobre el caso, y se está haciendo una investigación; están los abogados trabajando, junto con la doctora Norma Hernández, directora general de Atención Primaria de la Provincia".

A su vez, hizo alusión a la mujer que había ingresado apenas un rato antes a que llegara Héctor y sufrió un paro cardiorrespiratorio, y expresó: "En ese momento había dos personas internadas con cuadros de hipertensión, recuperándose. Una de las enfermeras se quedó a su cuidado y el enfermero se fue con el médico de Guardia en la ambulancia acompañando a la señora, previo haberle hecho las maniobras de reanimación". "La mala suerte que existió es que cuando el médico de guardia viajaba al San Martín, ingresa el otro paciente. Como la enfermera no puede hacer mucho porque su título no le permite ni medicar ni realizar acciones médicas, el agente de adicionales que hace la custodia acá, creo yo con la mejor intención, le dijo que el mé- dico no estaba y que siguiera hasta el hospital", manifestó Roldán. En este marco, a modo de conclusión reflexionó: "Si me pongo en el lugar de la hija del señor que falleció y de los familiares, por supuesto que es entendible su desconsuelo.

Pero lamentablemente nuestro sistema de salud está así. Esto se resolvería de otra manera: teniendo, por ejemplo, una ambulancia de emergencias con un médico que acompañe el traslado, y así el médico de guardia no necesariamente debe dejar su puesto para ir junto al paciente. Tengo entendido que el Ministerio de Salud está trabajando para modificar algunas cuestiones".

Comentarios