Delitos de Lesa Humanidad
Domingo 04 de Junio de 2017

Bajo arresto domiciliario, murió a los 91 años el represor Ramón Díaz Bessone

Ocupó la jefatura del II Cuerpo de Ejército, desde donde coordinó la dirección de los centros clandestinos de detención ubicados en el zona Noreste del país.

El represor y ex comandante del II Cuerpo de Ejército durante la última dictadura cívico militar, Ramón Genaro Díaz Bessone, murió hoy a los 91 años en Capital Federal, donde se encontraba bajo arresto domiciliario luego de que fuera condenado por delitos de lesa humanidad, según confirmaron a Télam fuentes judiciales.



En 2012, el ex general fue condenado en Rosario por su responsabilidad en los crímenes cometidos en el Servicio de Informaciones, uno de los centros clandestinos de detención más grandes de la provincia de Santa Fe.



Ese mismo año, los Tribunales de esa ciudad decidieron que "no estaba en condiciones psíquicas" de afrontar otros juicios, y de esta manera eludió comparecer en otros procesos en los que era requerido.



En 2005, dos años después de que se anularan las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, Díaz Bessone fue procesado como organizador de una asociación ilícita en la denominada causa Feced.



En ese expediente se le imputaban 38 delitos de privación ilegítima de la libertad en concurso con tormentos y 15 casos de desaparición forzada de persona.



Entre septiembre de 1975 y octubre de 1976 ocupó la jefatura del II Cuerpo de Ejército, asentado en Rosario y allí coordinó la dirección de los centros clandestinos de detención ubicados en el zona Noreste del país.



En 1989 fue beneficiado por el indulto presidencial de Carlos Menem y creó la Fundación 2000, un grupo conformado por ex militares que reivindicaban el accionar represivo llevado a cabo en los tiempos del terrorismo de Estado.



A finales de los '90, presidió el Círculo Militar y expulsó de sus filas al ex jefe del Ejército Martín Balza, quien durante la gestión de Menem había formulado una autocrítica por el accionar del arma durante la represión ilegal.



Fuente: Télam

Comentarios