Paraná
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Avanza la obra del Centro de Convenciones de Paraná

Se busca que los trabajos se terminen el 25 de agosto.

La construcción del Centro de Convenciones de Paraná presenta un avance de obra tal que permite a quien lo recorra entender la funcionalidad de una obra que impacta por sus dimensiones.

La UTE que lleva adelante las dos primeras de las tres etapas de la construcción (integrada por Cemyc SRL, Caballi S.A. y Szczech y Szczech) busca finalizar los trabajos el 25 de agosto.

Mientras tanto, diferentes empresas trabajan en aspectos comprendidos en la tercera etapa, como la instalación de los equipos de aire acondicionado (la tubería estructural ya está colocada), el equipamiento informático, de sonido o iluminación, o los implementos de las áreas de servicio como lo relativo a las cocinas.

Desde fuera, subiendo desde el río, el perfil vidriado del edificio permite ver su gran tamaño, además de advertir que restan terminaciones. Se trata de vidrios de un tono grisáceo pensado incluso para evitar encandilar con el reflejo del sol a los conductores. La obra presenta una entrada de gran jerarquía sobre calle San Martín. El diseño exterior e interior se desarrolló en una gama de colores grises y ocres que armonizan con la barranca sobre la cual está emplazada.

Si bien esta nota no pretende una descripción acabada del edificio, sí permite tener una mirada de su desarrollo, que va contrarreloj, ya que la primera convención a realizarse allí está prevista para mediados de setiembre. Se trata del 1º Congreso Latinoamericano de Ingeniería (Cladi 2017).

En la planta baja donde hay un enorme espacio de recepción , numerosas oficinas de servicio y el salón de convenciones más pequeño, es donde se observa el mayor avance, con trabajos de pintura y colocación incluso de alfombras.

Allí se destaca una enorme galería que se integra al bar del Centro de Convenciones y que puede también utilizarse como espacio de trabajo. El salón menor tiene capacidad, para 200 personas sentadas, y a la vez puede dividirse en cuatro espacios para tareas diferentes a través de la utilización de divisorios montados sobre rieles en el techo.

La obra cuenta con una muy significativa inversión en lo relativo a la provisión de energía eléctrica, lo que incluye algunas tecnologías que todavía no se han usado en Paraná. Igualmente en lo relativo a garantizar la provisión y presión de agua para los sanitarios. Hay dos grupos de baños para los concurrentes que suman -para tener una idea- unos 70 inodoros, e incluyen los baños para personas con discapacidad. Obviamente las dos grandes áreas de servicios tienen también sus grupos sanitarios.

Al margen del buffet del Centro existen dos cocinas, una en cada planta, para preparar la comida que llegará semielaborada. La cocina superior, ubicada al lado del auditorio más grande, tiene una veintena de hornos de gas y más de 60 de microondas.

La dimensión de la sala mayor es elocuente y verla sin ningún amoblamiento permite imaginar un partido de fútbol dentro ese espacio que tiene unos 30 metros de ancho por 65 de largo, donde pueden ubicarse 1.600 personas sentadas. Se podrá subdividir en tres partes y también se le puede anexar una galería vidriada ubicada sobre la barranca.

La tercera etapa de la obra posiblemente no se concluya antes de su inauguración, especialmente en aspectos como el parquizado -que aún no se inició, veredas, cerramientos y jerarquización del ingreso. Se habían previsto dos fuentes cuya construcción no está confirmada.

Hasta hace pocas semanas la estructura del edificio no distaba mucho de un enorme tinglado. Los avances recientes permiten una idea más clara de sus características.


Comentarios