Salud
Viernes 16 de Junio de 2017

"Ariel De la Rosa negó la existencia de amenazas", afirmó su defensor

En la audiencia realizada en los Tribunales de Diamante, el exministro de Salud contó cómo fue su intervención en el conflicto. Desmienten que haya amedrentado a Trossero vía telefónica. "No tenía el contenido que le asignan", dijeron

El exministro de Salud Ariel de la Rosa prestó declaración indagatoria en la causa penal que se inició como consecuencia de los incidentes ocurridos en la Colonia de Salud Mental de Diamante, y que por ello su directora, Noelia Trossero, denunció por amenazas a cinco sindicalistas de UPCN quienes exigían la reincorporación de la enfermera y delegada gremial Yanina Migueles, cesanteada el 1º de junio. Días después del escándalo, los fiscales Gamal Taleb -fiscal de Victoria que reemplaza a Gilberto Robledo- y Laureano Dato imputaron al exfuncionario por el delito de Coacción agravada por haber amedrentado a la titular del nosocomio en forma telefónica y por haber encomendado a los cinco dirigentes gremiales entregar la resolución ministerial para que Migueles fuera reintegrada a su puesto.

El abogado defensor del médico, Leopoldo Lambruschini, expresó en diálogo con UNO que "negó la existencia de cualquier amenaza, cualquier coacción. Contó cómo fue su intervención en todo este conflicto y que hubo una intervención formal a través de un expediente administrativo, armado a propósito del despido de esta mujer".

Explicó que el Ministerio de Salud tomó intervención después del recurso de apelación jerárquica interpuesto por la enfermera, disponiendo una resolución en base a los dictámenes del área jurídica.

Según el profesional, el nudo del problema radica en las atribuciones tomadas por la titular del establecimiento de salud. "No tenía atribuciones para remover a esta persona, ni para nada de eso", argumentó.

Consultado por el llamado telefónico en tono amenazante que le endilgan a De la Rosa explicó: "El llamado telefónico existió, pero no con el contenido que le asigna Trossero, sino que es un llamado telefónico donde se le reprocha la relación funcional que tenía De la Rosa respecto de esta persona, que es un superior jerárquico respecto de un inferior jerárquico, que había hecho las cosas mal".

Así las cosas, Lambruschini objetó que Trossero haya soslayado el carácter de dirigente gremial que tenía Migueles. La defensa del exfuncionario se completa con el abogado Julio Federik.


--> LEER MÁS SOBRE A SITUACIÓN DE ARIEL DE LA ROSA <---


***
La calificación del hecho


Los fiscales a cargo de la investigación adelantaron que se decidió recalificar el hecho y cambiar la imputación que pesaba tanto para dirigentes de UPCN como para Ariel de la Rosa. Se cambió a Coacción agravada, que tiene una pena mínima de cinco años de prisión. La defensa discrepó con esta apreciación, sosteniendo que las "coacciones siempre fueron agravadas, porque las coacciones y el sujeto pasivo es un funcionario público. Acá la discusión es si hay coacciones o no hay coacciones".

El letrado aseguró que existen testigos que estaban junto a De la Rosa cuando se produjo la comunicación telefónica y que serán propuestos para aportar elementos a la causa. "Nosotros habíamos hecho una presentación espontánea dando cuenta de cómo había sido este procedimiento y ofrecimos como prueba el expediente administrativo que se sustanció en el Ministerio de Salud. Estamos en la etapa de producción de pruebas, pero para nosotros está claro cómo es la cosa", acentuó.

"Creemos que no hay ningún delito y pediremos el sobreseimiento de De la Rosa", adelantó respecto de los pasos a seguir.


Comentarios