Educación
Jueves 12 de Octubre de 2017

Alumna ciega deslumbra con su música y el domingo festeja doble

Mariam Céparo cumplirá 18 años en la misma fecha en que se conmemora el Día Mundial del Bastón Blanco. Este año cumplirá su meta de terminar el Secundario. A la vez, estudia acordeón, instrumento con el que brilla en los escenarios

Mariam Alma Carolina Céparo es ciega, vive en Oro Verde y estudia en Paraná. El domingo, justo la fecha en que se conmemora el Día del Bastón Blanco, cumplirá 18 años. Será un día en que tendrá mucho por celebrar, ya que este año además terminará la escuela Secundaria, una etapa que le insumió grandes desafíos y en la que, junto a su familia, atravesaron muchas alegrías pero también sinsabores y tristezas. En la actualidad cursa en la escuela de nivel Medio N° 48 Domingo Faustino Sarmiento, donde ingresó a partir de 3º año.

Anteriormente había ido a la Rosario Vera Peñaloza, de Oro Verde, pero en este establecimiento fue muy difícil su integración y sufrió episodios de bullying, que le ocasionaron tanto sufrimiento y desazón que sus padres tuvieron que tomar la decisión de cambiarla a otra institución. Graciela Cerrudo, su mamá, contó a respecto: "Fue integrada en la escuela Sarmiento sin inconvenientes, pero donde fue antes sufrió mucha discriminación, no de la parte directiva ni de los profesores, sino de los alumnos, que la atacaban continuamente".

Los tiempos de angustia quedaron atrás y con simpatía Mariam aseguró a UNO que ahora no tiene ganas de terminar esta etapa para no dejar de ir a la escuela Sarmiento, donde comparte sus días con compañeros y profesores que la ayudaron a progresar, y recordó: "Empece ahí con mucho miedo, por las cosas nuevas con las que me podía encontrar, y también por todo lo que ya había pasado antes, pero me di cuenta de que en esta escuela comenzó la mejor etapa de mi vida hasta ahora. Creo que para la mayoría de los docentes fue todo un desafío integrar a una alumna ciega", comentó la joven, y aseguró: "Todo se aprende y yo aprendí muchísimo con mis profesores de la escuela Sarmiento. Me sentí una alumna como cualquier otra, y esa me parece que es la idea de la integración". Una vez egresada ya tiene decidido que seguirá el profesorado de Música en la escuela Constancio Carminio, que depende de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader).

En esta institución cursa desde hace un tiempo la cátedra de Acordeón, un instrumento que abrazó a los 4 años y la cautivó. Ahora embelesa al público cada vez que se presenta en algún escenario o encuentro con sus pares músicos y evidencia una carrera promisoria. Sobre esta experiencia, expresó: "Estudio con Marcia Mü- ller, una excelente profesora, y gran persona y amiga. Me gustó el acordeón porque tengo muchos amigos músicos que influyeron en eso, entre ellos uno no vidente que un día fue a mi casa a tocar". Luego estudió con Marcos Antonio Toledo –quien luego falleció–, y nombró a Luis, un docente del instituto Raúl Varelli; finalmente optó por la Escuela de Música para prepararse: "Ahí me va bien, tengo muchos amigos y la profe me apoya en todo lo que se me ocurra, como lo hicieron siempre Toledo y Luis, que siempre estuvieron.

También tengo otro profesor, Alberto Di Lázzaro, que me da Lenguaje Musical, o Audioperceptiva, como se llamaba antes, y me está enseñando a leer musicografía en Braille. Y hay una profesora que me está haciendo cantar", refirió. A la escuela Helen Keller, adonde asiste desde que era pequeña, sigue yendo dos veces por semana, y se mostró muy agradecida. "Doy gracias a los docentes de la escuela Alberdi de Oro Verde, donde terminé la Primaria; a los de la Helen Keller, a los de la Sarmiento y los de la escuela de Música. No podría haber logrado nada si no fuese por mis padres y por mis profesores", destacó por último

"Le pedimos a la gente que no discrimine"

Graciela Cerrudo, la mamá de Mariam Céparo, reflexionó sobre los logros obtenidos por su hija, por los que ella junto a su esposo también lucharon para que pudiera cumplir sus objetivos y sus sueños. En este marco, comentó a UNO: "Ella cumple 18 años el domingo, y son 18 años de acompañarla. Termina esta etapa del Secundario para Mariam y para nosotros también, porque siempre estuvimos a su lado apoyándola en esta instancia, y para que hiciera lo que a ella le gusta. Quiero dejar como mensaje que se puede lograr lo que uno se proponga". A su vez, la mujer instó: "Lo que le pido ala gente es que no discrimine, que no dejen solas a las personas con ceguera, porque no contagia.

Es un tema difícil y a veces no se toma consciencia del cuidado que hay que tener con las veredas para que al circular no se lastimen, lo mismo quienes dejan mal estacionadas las motos o ponen al paso los carteles. También las rampas deben estar en condiciones, no solo para una persona no vidente o con problemas motrices, sino para todo aquel que las precise". En tanto Alberto, el papá de la estudiante y virtuosa del acordeón, expresó: "Es realmente un logro llegar hasta acá. La verdad es que hemos atravesado distintas circunstancias, que hablan de la resiliencia con la que cuentan aquellos que tienen alguna discapacidad.

Es fantástico cuando los tiempos nos permiten vivenciarlo. Al principio parece que queda muy lejos la meta, pero cuando estamos arribando nos hace sentir un dejo de satisfacción por haber transitado este camino, en algunos casos con muchas penurias, porque a nosotros no nos ha resultado fácil el trayecto, pero a la postre el gozo es muy alto y la satisfacción es inconmensurable".

Comentarios