Economía
Lunes 07 de Agosto de 2017

A pesar de un leve repunte en julio el comercio no logra recuperarse

Durante el séptimo mes las ventas cayeron un 1,6% respecto a igual período de 2016. En relación a junio de 2017, subieron un 0,8%

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron el 1,6% en julio frente a igual mes de 2016 y acumulan una baja anual del 3% para los primeros siete meses del año. Sin embargo, en la comparación con junio, las ventas crecieron un 0,8%, según reveló un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) gracias a las numerosas promociones que hubo para captar ventas. Por ejemplo, en textiles y calzados, comercios de todo el país ofrecieron 2x1 o descuentos del 40% o el 50% que les permitieron rotar la mercadería y obtener liquidez.


"De a poco se observa una mejora en la confianza en el consumidor, aunque posiblemente eso recién se traduzca en una suba generalizada de ventas cuando prospere el poder adquisitivo de las familias", indicaron referentes del organismo en su análisis.


A su vez, dieron cuenta de que los datos de julio presentaron gran variabilidad según la provincia, la ciudad o la zona donde se ubica el comercio. "Hay mucha disparidad, algunos negocios comenzaron a recuperarse bien, pero otros todavía siguen cayendo. En las ciudades de frontera fue muy importante el acuerdo '12 cuotas todos los días, todos los rubros' de CAME–Atacyc para levantar el consumo", señaló Fabián Tarrío, presidente de la CAME. Este convenio, que impulsó el financiamiento sin interés, tuvo muy buenos resultados y fue un movilizador de las ventas en 76 ciudades que venían muy golpeadas por la competencia de países como Chile y Paraguay.


Un factor que favoreció el consumo en algunas zonas fue el efecto vacaciones de invierno, especialmente en ciudades de la provincia de Córdoba y la Patagonia, donde se incrementó el turismo frente a la temporada pasada y eso se sintió en el comercio minorista.


En términos generales, el relevamiento de la entidad reveló que los dos sectores que mejor se movieron fueron Alimentos y bebidas, con una suba anual de 0,5%, y Materiales para la construcción, que se mantuvo sin cambios frente a julio de 2016.


Respecto de la modalidad on line, un segmento con baja incidencia todavía, indicaron que las ventas aumentaron un 3,5% frente a julio de 2016, aunque eso se explica en mayor medida porque más gente compra por ese medio.


Consultado sobre la realidad del comercio local, Manuel Gabás, presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresario (Apyme) en Entre Ríos, comentó a UNO: "En la mayoría de los comercios trabajamos con una clientela que en un 80% pertenece al asalariado, y un alto porcentaje de las ventas tiene que ver con el sector público, cuyos ingresos han disminuido. Es decir que las paritarias no han ido acompañando la inflación, y nosotros somos la otra cara de una misma moneda: si bajan los ingresos de los asalariados las ventas se reducen".


En este marco, explicó: "Si bien en el primer semestre del año las ventas cumplieron su ciclo de ascenso y descenso, que marca que en mayo, junio e incluso julio se vende más que en marzo y abril, en promedio fueron menores comparándolas con el primer semestre del año pasado. Lamentablemente no crecieron, aunque hay que rescatar que no cayeron, como ocurrió en 2016 respecto de 2015".


"Esperamos que en lo que queda del año se revierta la situación, o por lo menos que las ventas no caigan más todavía", dijo Gabás, y agregó: "Desde el sector comercial estamos haciendo un esfuerzo importante, no solo porque sacrificamos margen de rentabilidad, sino porque además buscamos estrategias de venta que significan costos, ya que se realizan bonificaciones a los clientes, o se hace más publicidad".


Asimismo, el dirigente de Apyme expresó: "Siempre esperamos mejorar y en este semestre hay fechas que impulsan un mayor movimiento, como el Día del Niño, el de la Secretaria, el de la Madre, y luego las Fiestas de Navidad y Fin de Año".


Por otra parte, hizo referencia a las liquidaciones para lograr una curva ascendente en el movimiento comercial y manifestó: "Las liquidaciones sirven, atrapan clientes, e incluso hay quienes esperan esta temporada de descuentos en calzado, en vestimenta, en accesorios. A los comerciantes nos sirve para recibir el nuevo stock y hacerse del efectivo para la entrega y para el movimiento del negocio".



***
Alimentos y Bebidas fue el rubro que creció



Si bien se muestra una desaceleración en el declive de las ventas, se sigue reflejando una situación delicada para el comercio, donde todavía no logra consolidarse una recuperación firme y visible como está sucediendo en otros sectores de la economía, según analizaron desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).


En referencia al consumo, sostuvieron que "el clima fue un buen compañero en julio, ya que no hubo tanto frío como otras épocas y en muchas ciudades del país fue también menos lluvioso. Eso incentivó a salir de compras en los negocios a cielo abierto. Al mismo tiempo, como hubo más turismo que el año pasado, el efecto lo recibió la Pyme".


De acuerdo al relevamiento realizado, de las 18 ramas que componen la canasta minorista relevadas hubo una con alza anual, una sin cambios, y el resto descendieron. El mejor rubro del mes fue Alimentos y Bebidas con un alza anual del 0,5% en las cantidades vendidas. La suba, en un contexto donde el resto de los ramos todavía no crece, es un indicador de que el incremento del gasto comenzó por los productos más importantes en la canasta familiar.


Otro rubro con bastante buena performance en el mes fue Materiales para la construcción, que se mantuvo sin cambios frente al año pasado, impulsado por el progreso en la actividad de ese sector.


Los derrumbes anuales más profundos se registraron en Calzados (-4,8%), Jugueterías y librerías (-3,9%) y Marroquinería (-3,3%). Y en Indumentaria la venta no logró repuntar a pesar de la cantidad de promociones que lanzaron: el mes finalizó con un declive anual del 2,5% en las cantidades vendidas. De todos modos, por cómo venía ese sector, junio y julio fueron bastante mejores.


En Neumáticos el achicamiento fue del 1,1% anual. La baja de ese sector se corresponde con el incremento en la venta de automóviles usados que reduce la demanda de neumáticos para recambio.


En Perfumería las ventas cayeron 1,8% anual, lo que hace bastante delicada la situación de los comercios de ese ramo, que viene en desplome desde hace dos años y enfrenta una serie de problemas. Por un lado, la compra de esos productos en países vecinos o Estados Unidos por los sectores de clases media alta y alta. Por otro, en el mercado local es habitual que frente a problemas de ingresos se postergue su consumo. Y en tercer lugar, incide la competencia de las farmacias donde muchas tienen incorporado el rubro, afectando a la tradicional perfumería.



Comentarios