La Provincia
Domingo 08 de Mayo de 2016

​La provincia organiza servicios de atención diferenciada para enfermedades respiratorias

Buscan mejorar la calidad de atención y seguimiento de niñas y niños en riesgo. Recomiendan vacunarse contra la gripe.

El gobierno de Entre Ríos, a través del Ministerio de Salud, intensifica las acciones de prevención de cara al incremento de la demanda ambulatoria y de internación en efectores de salud por infecciones respiratorias en niños y niñas menores de 6 años. Los equipos de profesionales de los diferentes establecimientos sanitarios de la provincia difunden medidas de higiene, la importancia de la vacunación antigripal así como el diagnóstico y tratamiento precoz de estas enfermedades.
En épocas de frío, el problema prevalente en la infancia es la aparición de Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) como bronquilolitis, enfermedad tipo influenza (ETI), neumonía o gripe, las cuales son consideradas como las principales causas de morbimortalidad en niños a nivel mundial. Debido a los cambios climáticos y la proximidad con el invierno, el Ministerio de Salud de Entre Ríos, a través de los equipos de centros de salud y hospitales, comenzó a organizar los servicios para abordar oportuna y eficazmente las patologías de esta índole. 
En este marco, los efectores intensifican las acciones de prevención en función de la estrategia de la Campaña de Invierno 2016. El desarrollo de esta política pública de salud, centrada en mejorar la calidad de atención y seguimiento de niñas y niños en riesgo, tiene como finalidad dar respuesta a los padres y madres que llegan con sus chiquitos a los servicios sanitarios con síntomas relacionados a las infecciones respiratorias. Además, se recordó a la población la importancia de acceder a la vacunación antigripal, una herramienta segura y gratuita para evitar complicaciones o internaciones por estas enfermedades. 
En este sentido, el responsable del área Niñez de la Dirección Materno Infanto Juvenil dependiente de la cartera sanitaria, Guillermo Zanuttini, explicó: “Estamos trabajando como todos los años en este período que definimos como pre brote donde básicamente acercamos a los centros de salud y hospitales un recordatorio de cuestiones que atañen a la planificación del servicio para brindar una mejor calidad de atención y ver, diferenciadamente, a los chicos menores de 6 años con enfermedades respiratorias”. 
Asimismo, el profesional destacó el trabajo conjunto que se realiza en pos de mejorar la salud pública en todos sus niveles: “La atención de un chiquito que presenta una IRAB está absolutamente normatizada, forma parte de consensos donde intervienen las entidades científicas, la Sociedad Argentina de Pediatría, UNICEF, el Ministerio de Salud de la Nación y otros expertos que tienen que ver con la atención de la infancia. Periódicamente nos reunimos para definir qué directivas vamos a tener frente a una nueva campaña de invierno”. 
Con el objetivo de posicionar las postas respiratorias, fortalecer los espacios, extender los horarios de atención, y aggiornarse a la norma de trabajo en esta época, la provincia se encuentra en la instancia de organización y capacitación del recurso humano por regiones sanitarias en Paraná y Concordia y otros puntos de nivel intermedio como Concepción del Uruguay y Gualeguaychú. 
El primer lugar de atención 
Desde el Ministerio de Salud reafirmaron el rol esencial que tiene el Primer Nivel de Atención, es decir, los centros de salud y centros regionales de referencia, los cuales funcionan como una valla de contención para evitar la sobrecarga de derivaciones en hospitales. 
La campaña invernal tradicionalmente tiene una extensión de 90 días. Con la principal finalidad de ofrecer una atención diferenciada, no exponer a los niños y niñas a contagios en las salas de espera y realizar un diagnóstico a tiempo, la posta respiratoria en los efectores es un dispositivo que forma parte de las acciones de promoción y prevención en épocas de bajas temperaturas. 
“La estrategia pasa por determinar algunos factores de riesgo en el chiquito que el médico va a atender. Habrá un enfermero que va a recorrer el pasillo de sala de espera y va a observar a los que están presentes en el lugar. Trabajamos con la estrategia del ‘rompe fila’, que detecta si algún paciente está un poco peor, rápidamente lo saca de la sala y lo lleva al dispositivo de atención, lo que se llama posta respiratoria”, explicó Zanuttini. 
El primer contacto que tendrán los papás y mamás que se acerquen al hospital será en la ventanilla de mesa de entradas, donde el administrativo les va a preguntar por el motivo de la consulta y los derivará a alguno de los sectores: uno de atención general y otro de atención particular, si tiene síntomas que clásicamente se definen como dificultad para respirar, respiración acelerada o hundimiento del pecho. Frente a esa sintomatología clínica no habitual se referencia al paciente a una sala de espera diferencial. 
En la segunda etapa, se realiza la evaluación clínica del bebé o niño y, en función de esto, se definen las soluciones terapéuticas. “Lo que intentamos ahí es el rescate clínico del paciente que presente una IRAB. Si al cabo de dos horas de implementar con medicamentos y oxigeno la recuperación del chiquito no logramos una mejora, se pasa a la internación. La mayoría, con el rescate responden y se contrarreferencia a los centros de salud para que hagan el seguimiento”. 
Prevención de enfermedades respiratorias 
Las principales herramientas para prevenir enfermedades respiratorias son: 
- Es fundamental actualizar el calendario de vacunación. 
- No interrumpir la lactancia materna, dado que constituye un factor de protección sumamente importante sobre todo en los primeros seis meses de vida. 
- Es primordial evitar el tabaquismo en el hogar. 
- Controlar el sistema de calefacción del hogar para evitar pérdidas de gas y, en caso de utilizar braseros –desaconsejados–, mantener alguna ventana abierta. 
- Ventilar los ambientes cerrados todos los días, de unos 15 minutos a media hora. 
- Asistir mensualmente a los controles de salud infantil, sobre todo el primer año de vida para reforzar conductas de cuidado. 
- Realizar un adecuado lavado de manos tras el manejo de las secreciones respiratorias es clave para evitar contaminar objetos y esparcir los virus respiratorios. 
- No automedicar y realizar una consulta precoz al equipo de salud infantil que los conoce. 

Comentarios