Salud
Domingo 18 de Septiembre de 2016

La provincia aumentó más de 27% la cobertura de vacunación

Balance del primer trimestre.

Este año se aplicaron 117.295 dosis de vacunas durante enero, febrero y marzo, mientras que en 2015 fueron 92.067 dosis en el mismo período, lo que representa un incremento interanual superior al 27%.


Este crecimiento es atribuible a múltiples factores, entre los que destacan la capacitación del personal a cargo de las inmunizaciones y la difusión de la importancia de la vacunación como bien social, gratuito y obligatorio en los distintos grupos etarios.


"Todas las vacunas que se han incorporado en este último tiempo al calendario nacional han sobrecargado al recurso humano porque pasar de tener ocho vacunas de calendario regular a tener 19, no sólo implica una sobrecarga en lo que refiere a logística, cadena de frío, sino también a que el recurso humano debe estar preparado para generar una buena inmunidad en todos los grupos de edades que cubre el calendario regular", señaló la responsable del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) dependiente de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, Albana Gavini.



Actualización del recurso humano

Su puso el acento en capacitar al recurso humano para tener la menor cantidad de errores programáticos ya que, al haber 19 vacunas de calendario, el problema no es el niño que llevan a vacunar a la edad indicada: lo difícil es completar los esquemas de los niños que no van a vacunarse en tiempo y forma.


"No es lo mismo vacunar un niño a los dos, cuatro y a los seis meses como corresponde en el calendario regular, a que llegue un niño de seis meses sin ninguna vacuna. Ahí se complica al recurso humano para coordinar y tratar de que la inmunidad sea la óptima, ya que son muchas vacunas que se deben aplicar en un mismo momento", apuntó Gavini. Y agregó "Cualquier agente de salud que salga a aplicar un inyectable puede aplicar una vacuna, pero quizás no todos saben inmunizar, es decir, no todos saben cómo deben aplicar esas vacunas para que la inmunidad sea la adecuada y que el paciente no se enferme cuando esté frente a la enfermedad". Para ello se han dictado diferentes cursos: en principio se ha hecho una capacitación de cada vacuna incorporada al calendario.



Más datos


La mejora en los indicadores del primer trimestre del año da cuenta de que ese trabajo dio sus frutos y ya se observan los resultados.


- Los departamentos en los que se observaron mayores incrementos fueron Gualeguay (pasó de 2591 a 5653 dosis aplicadas), Paraná (de 21370 a 30042 dosis) y Victoria (de 1152 a 2158 dosis).


- Los principales incrementos se dieron en la aplicación de la vacuna Antigripal, (donde se pasó de 250 dosis aplicadas en el período enero-marzo de 2015 a 1319 dosis aplicadas en el mismo período de 2016); Fiebre Amarilla, (se pasó de 1558 dosis aplicadas en 2015 a 4049 en 2016); Neumococo Polisacarida 23 Valente, (de 88 a 410 dosis); y de la vacuna contra la Varicela (donde de 48 dosis aplicadas en el primer trimestre de 2015 se pasó a 3847 dosis en este año).


- Además se registró un considerable incremento en las inmunizaciones de las vacunas Antimeumocóccica Tetravalente Conjugada (pasando de 100 dosis aplicadas en 2015 a 175 aplicadas en 2016) y Antimeumocóccica Tetravalente Polisacárida (de 12 aplicaciones en 2015 a 110 en 2016).




A futuro


Gavini expresó que si bien se ha avanzado en concientizar a la población, "todavía tenemos margen para mejorar: el objetivo es que se vacune al 95 por ciento de la población en todos los grupos, así que seguimos buscando estrategias para que la gente concurra; para desmitificar algunos mitos, difundiendo que todas las vacunas son seguras; recordando que ninguna es incorporada al calendario si previamente no ha superado los pasos necesarios para que sea habilitada por Anmat; y destacando que siempre es mejor vacunarse que padecer la enfermedad para la cual protege".


Para poner el acento


Desde el PAI brindaron una serie de ejemplos a considerar y en algunos casos a reforzar para tener una población inmunizada y con los esquemas de vacunación completos.


Se nota una baja en la aplicación a los 18 meses y en el ingreso escolar. "Las coberturas son buenas pero necesitamos vacunar más niños", indicó Gavini. En los menores de un año registran buenas coberturas ya que por lo general se los lleva a control una vez por mes, y allí es el pediatra quien les indica las vacunas a los padres.


"Pero cuando pasan del preescolar al primer grado cambian el contacto con otros chicos más grandes y ahí es necesario que uno los vacune, no sólo por el ingreso escolar sino también porque a esa edad empiezan a decaer los anticuerpos que se les inocularon con las vacunas antes del año y a los 18 meses", explicó la especialista. También indicó que se debe respetar el refuerzo a los 11 años porque a esa edad empiezan a decaer los anticuerpos aplicados en el ingreso escolar.


Asimismo desde el PAI se llamó a hacer énfasis en las embarazadas, ya que hoy por hoy el calendario cuenta con vacunas para embarazadas. Con ellas el peligro potencial de no vacunarse es para el bebé que está por nacer, "ya que cuando uno vacuna a la embarazada no sólo piensa en ella sino también en que la mamá genera anticuerpos que atraviesan la placenta y hacen que ese niño no se enferme de coqueluche, por ejemplo, de la gripe o tétanos que son enfermedades mortales para un recién nacido".


Es importante que la población tenga presente la estrategia de la Hepatitis B y acudir a los vacunatorios a aplicarse la dosis. "Es una enfermedad crónica, invalidante, con un tratamiento largo y costoso; similar al VIH ya que no tiene cura y una vez que el paciente se enferma de Hepatitis B lo va a padecer toda su vida" explicó Gavini.


Todas las vacunas de calendario son gratuitas, obligatorias y no requieren prescripción médica para los grupos de edad a los que son destinadas las vacunas.

Todas las vacunas de calendario son gratuitas, obligatorias y no requieren prescripción médica para los grupos de edad a los que son destinadas las vacunas.


Campañas


Además de la vacunación por calendario regular, muchas veces la población ingresa a campañas masivas. "En esos casos se elige un grupo de edad y se vacuna ese grupo independientemente de las dosis de esa vacuna que ya tenga ese paciente, con lo que se busca captar a la población que no haya podido acudir o acceder a los centros de salud y hospitales, y además se hacen trabajos en terreno con búsqueda casa a casa donde se vacuna a todos los niños y los grupos de edad a los que está destinada esa campaña", redondeó Gavini.

Comentarios