Espectaculos
Sábado 26 de Diciembre de 2015

La Posta: Un sonido que crece y enriquece al rock local

Rock and Roll. La banda paranaense acaba de lanzar su más reciente trabajo discográfico, “Ríos de libertad”. Con un sonido más maduro y diversificado, la banda se prepara para salir de gira por la provincia junto a Doce Monos

Hace días, los seguidores de La Posta se enteraron de una buena noticia a través de las redes sociales: Ríos de Libertad, su tercer álbum de estudio ya está en las disquerías.
La banda, cuya formación actual está compuesta por Lisandro Licho Álvarez (voz, armónica y guitarra), Juan Cruz Anzola (guitarra),  Alejandro Bravo  (guitarra), Nicolás Banegas Sacks (bajo) y Gervasio Anzola (batería), tiene un largo trecho recorrido en los caminos del rock.
Formada en 2000, La Posta cuenta con tres discos de estudios. El primero de ellos se llamó Como Cuesta y fue grabado en 2005, en los estudios Night Rider de Paraná. El segundo, Raíces, fue grabado en 2008 en los estudios Del Abasto Al Pasto del conocido productor Álvaro Villagra (Buenos Aires) y contó con la producción artística de Alejandro Russo, quien produjo discos de La Renga, Almafuerte y Pappo entre muchos otros artistas.
Ríos de Libertad también fue grabado en el mismo estudio que el anterior, y fue producido por Villagra: “Es un disco que venimos trabajando desde hace dos años más o menos, con Álvaro Villagra que es el productor artístico y también lo grabó y mezcló en el estudio Del Abasto  al Pasto. Estamos muy conformes con el resultado, si bien los discos anteriores también fueron buenos, creo que en este hemos logrado un sonido mucho más representativo de la banda y más logrado, que es lo que siempre quisimos hacer pero los resultados nunca terminan de ser cien por ciento lo que uno se imaginaba”, señaló Juan Cruz Anzola a Escenario. 
La Posta fue creciendo en su sonido y explorando estilos, pero siempre se mantuvo fiel a la estética del rocanrrol. En este sentido, la voz de la banda, Licho Álvarez, manifestó: “Nosotros escuchamos mucho el formato canción, dentro de lo que es el rock y también otros género. Y este es un disco bastante variado en relación a otros discos nuestros. Es decir, no hay un tema igual al otro. Está  bueno eso y demuestra que detrás hay un proceso de laburo de mucho tiempo”. 
En el proceso, desde la composición hasta llegar a tenerlo en las manos terminado, los cinco integrantes de la banda fueron vivenciando muchas experiencias individuales y  dentro del grupo. “Hay un poco de todos nosotros en ese disco, desde las letras, pasando por la música y, también, en medio de ir a grabar a Buenos Aires, seguimos haciendo giras y tocando cada vez que pudimos. Paralelamente a hacer el disco mantuvimos ese ejercicio de salir a tocar todos los fines de semana en diversos puntos de la provincia. Fueron dos años de giras, de hacer demos, de componer, y todo eso se ve reflejado en las letras de las canciones. Incluso, Ríos de Libertad habla un poco de los dos ríos principales que bordean nuestra provincia, que nos encontraron en giras de verano, tocando en los balnearios y compartiendo con otras bandas”, contó Anzola.
En 2014 hicieron gira junto a Acólitos Anónimos; en 2015, con Equilátera; y en 2016 lo harán junto a Doce Monos.

El secreto de la permanencia
Sin lugar a dudas, con 15 años de trayectoria, La Posta es una de las bandas paranaenses más “viejas”, a pesar de que sus integrantes apenas rozan los 30. “Somos de hablar mucho entre nosotros, es una relación casi de matrimonio. Creo que esa sinceridad y esa amistad, el compartir cosas es lo que nos ha mantenido unidos”, manifestó Álvarez, a lo que el bajista, Nicolás Banegas, añadió: “Quizás el solo hecho de juntarnos a comer puede hacer que salga una canción nueva, y eso impulsa también que salgan discos, canciones, giras. Y es muy importante la continuidad de los integrantes de La Posta, lo cual se refleja en lo musical”.
Y Ríos de Libertad –que puede adquirirse en la disquería de 25 de Junio y Peatonal, o en el local de música de Gualeguaychú 262– es el testimonio de los lazos que estos cinco músicos han construido a través del tiempo.
“Este disco demuestra esa unidad compositiva y que entendemos bien hacia dónde vamos. Compartimos muchos momentos de sobremesa, en los que aprovechamos para hablar y poner en común las canciones que estamos haciendo y el sonido que le queremos imprimir; por ejemplo, ahora estamos con una canción de estilo rockabilly y nos sentamos todos a mirar un show completo de Carl Perkins y a ver cuáles son los trucos  que utilizaba para poder adquirir ese sonido. No es la idea copiar sino lograr la sonoridad que uno está tratando de encontrar”, explicó Anzola.
En este sentido, señaló que en esas búsqueda muchas veces no lograron el consenso entre todos los integrantes de la banda sobre el horizonte musical que trataban de imprimirle, y así algunos antiguos integrantes decidieron abandonar La Posta.
“Hemos tocado mucho en Buenos Aires y Córdoba y la verdad que siempre uno va con la cola entre las piernas, y cuando llega se encuentra que es increíble el calor de la gente. Por lo general, siempre hemos tenido buenas críticas y la gente se ha copado. En lugares como San Nicolás, en provincia de Buenos Aires, hemos tocado seguido porque no había bandas de rock con nuestro estilo ahí, entonces cada vez que vamos se llena. Y en el interior mismo de la provincia eso se da también, en Victoria sin ir más lejos hemos logrado conseguir un público muchas veces mayor de lo que logramos convocar en Paraná. En Concepción del Uruguay también” contó Álvarez.
Para Anzola, armarse de un público es –salvando las distancias con la política– “una militancia”,  ya que todo eso implica ir seguido a un lugar, vincularse con la gente, y seguir en contacto a través de las redes sociales, hacerles llegar novedades de la banda, escuchar sus opiniones: “Todo eso es un trabajo de hormiga pero que lleva a hacer más fluidas las relaciones y que la gente se sienta parte”.

Generar sus propios espacios
“En Paraná estamos adoptando la metodología de compartir con otras bandas, en asados, fiestas, y todos los integrantes de estas diferentes bandas invitan a sus amigos, por lo que se ha generado un espectro de gente a la que nos gusta el rock y lo que esta música genera. No solemos ir a boliches, sino que generamos nuestros propios espacios y eso trae algo lindo, porque después cuando cada banda tiene sus recitales individuales, toda esta gente nueva que se ha incorporado también va a escucharlos”, señaló Anzola. 
“Esto se ha generado mucho este año, las fiestas que uno invita de boca en boca, sin publicitar el espacio para no tener que sufrir la clausura por parte de la Municipalidad, porque la falta de espacios para las bandas de rock es un problema que persiste en esta ciudad. Es una idea que empezaron los chicos de Argentino Bordolino, con su Peña Oculta”, agregó Álvarez.
Las exigencias del municipio para las habilitaciones no contemplan para nada la realidad de las bandas de rock locales. Para tocar en un club, por ejemplo, les exigen una habilitación provisoria que excede los escuetos presupuestos de una banda. “Si tenés en cuenta eso más todo lo que implica hacer un recital, empezando por el sonido, el flete de los instrumentos y los encordados del bajo y las guitarras, te das cuenta de que para poder cubrir esos gastos tenés que convocar unas 1.000 personas, algo imposible para una banda local. Así que estas vías alternativas son la única salida”, comentó Anzola.
Antes de concluir la nota, dijeron que  la presentación del disco en Paraná sería en marzo de 2016. “No está fijada la fecha, pero queremos conseguir un buen lugar para tocar. Darle un marco diferente, como de fiesta, que no sea un recital más”, concluyó Banegas.

Comentarios