Economia
Domingo 27 de Marzo de 2016

La política antiinflacionaria del gobierno pone en riesgo a la actividad y el empleo

El gobierno lanzó una decidida batalla contra la inflación, convencido que su origen es solo monetario. De esta forma, no solo retira a mansalva pesos del mercado, también deja la tasa en niveles estrafalarios.  

Al gobierno sólo le preocupa la inflación, por eso deja la tasa a niveles estrafalarios. Un dólar bajo, expone a pérdidas en los exportadores y abre el camino a la importación. El empleo en problemas.

   El gobierno lanzó una decidida batalla contra la inflación, convencido que su origen es solo monetario. De esta forma, no solo retira a mansalva pesos del mercado, también deja la tasa en niveles estrafalarios.

   La licitación de letras del Banco Central convalidó una tasa del 38% anual a 35 días, del 35% anual a 64 días y del 34% anual a 98 días. Con estos niveles de tasa, la producción está divorciada del crédito.

   El Banco Central dejó un comunicado, en el que expresa que solo bajaría las tasas de interés cuando se encauce la inflación en Argentina. De esto se desprende, que le importa un bledo el tipo de cambio competitivo para la exportación, y más aún, si los argentinos pueden importar productos más baratos del exterior, mejor, de esta forma se bajaría la inflación.

   Este tipo de comunicados, no tienen en cuenta que el país tiene una presión tributaria descomunal, que lo hace carísimo en términos internacionales. Por ende, si el gobierno sigue bajando el dólar y permitiendo la importación, habrá una competencia desleal entre los productos nacionales y los importados.

   Los productos nacionales tienen una presión tributaria de casi el 50%, contemplando los tributos nacionales, provincial, y municipales. Los productos importados, pasan la aduana con baja protección, en un mundo que está en oferta y menos impuestos de sus países de origen.

   El objetivo de bajar la inflación es muy loable, y es la principal función del Banco Central, sin embargo, hacerlo a cualquier costo, poniendo en riesgo el trabajo de los argentinos, luce cuanto menos, imprudente.

   Con un tipo de cambio por debajo de $15, los agentes económicos se ven tentados a ahorrar en dólares, ya que este valor del tipo de cambio está instalado en la economía desde junio de 2014 a la fecha. Todos piensan que en algún momento deberá arbitrar a la suba.

   Este tipo de cambio, sigue invitando a viajar al exterior, ya que siguen las 12 cuotas sin interés, y el mundo está más económico que Argentina, dada la crisis internacional.

   Con un tipo de cambio bajo, hay un incentivo muy alto a importar, ya hay autos alemanes a similar precio que los brasileño de alta gama. Una reconocida camioneta local, vale casi lo mismo que la camioneta europea de máxima seguridad. Volvemos a las distorsiones por el dólar bajo.

   Estas dificultades, se comenzarán a observar en el mercado, e impactando en la balanza comercial y la balanza de pagos de nuestro país.

   Un ejemplo de dólar oficial barato, es la brecha que se ha comenzado a incrementar con el dólar blue. En el mercado informal, el dólar volvió a tomar protagonismo, la economía argentina goza de un alto grado de informalidad, y con el retorno de la liquidez, otra vez volvió el clásico oficial versus blue.

   La baja del dólar oficial, deprimió la cotización de los títulos públicos, cuya fuente de inspiración es el dólar. El Bonar 2017, 2020 y 2024 comenzaron retroceder en pesos, pero aún no se observan caídas significativas en dólares. En abril se pagara la renta del Bonar 2017 y Bonar 2020. Nada hace presumir nuevas reinversiones, el gobierno debería aprovechar para colocar un nuevo bono en dólares a 10 años de plazo, faltan instrumentos de inversión en moneda dólar, y sobran en pesos (justo lo que la gente no desea comprar).

   Las acciones no logran ponerse de pie. El día que gano Mauricio Macri la presidencia, el índice Merval se ubicaba en 14.500 puntos. Nunca más vimos esa marca. Los sucesos de Brasil hicieron que la bolsa paulista subiera el 36% en menos de 15 días, y el real se apreciara un 15%. Nosotros no vimos esa suba de la bolsa, vamos a una toma de ganancias antes de tiempo, y habrá que esperar que sucede luego del vencimiento del mercado de futuros y opciones el próximo 15 de abril. El petróleo pasó de u$s26,00 a u$s40 y las empresas petroleras locales no volaron, apenas se acomodaron en precio. El Merval cotiza en 12.964 puntos, 10% debajo de su máximo valor.

Conclusiones. El dólar seguirá presionado a la baja, porque el gobierno le pega aunque este en el piso, mantiene la tasa en el 38% anual, llegan las exportaciones de soja, y los créditos en dólares de las empresas y las provincias. Por ahora, el dólar no tiene futuro, pasada esta coyuntura, será otra la película, si quiere ahorrar a mediano plazo, con la vista puesta en el segundo semestre, no deje de comprar dólares.

   • Los títulos públicos comienzan la temporada de pago de renta. Sus precios son atractivos en función de los valores de plaza. Por ahora, me quedo con el Bonar 2017, y me juego a un canje sin costo de comisiones por el Bonar 2020 a corto plazo. El Bonar 2017 vence el 17 de abril de 2017, y tiene una tasa de retorno del 5% anual, es casi un plazo fijo en dólares a un año.

   • Las acciones, no logran remontar, ni siquiera superan el valor que tuvieron cuando gano Mauricio Macri. Claramente no hubo lluvia de dólares, y los inversores no pudieron usar el paraguas. Como dijimos oportunamente, solo llego una llovizna molesta, que no alcanzo a motorizar los mercados. La suba de acciones quedo trunca, a pesar del recorrido alcista en Brasil.

   • Las propiedades siguen a buen precio, pronto se actualizarán los salarios de la construcción y llegara un nuevo aumento al mercado. Comprar a estos valores, cuando los insumos básicos que son al energía eléctrica y el gas deben seguir aumentando, es un buen negocio.

   • Los autos, vuelven a estar a buen precio. Con un dólar tan bajo, y muchas ofertas en el mercado, si quería una alta gama, este es un buen momento. Los autos mexicanos en el mercado local, con menos impuestos que los europeos, tienen precios muy apetecibles.

   Hay para todos los gustos, pero el deporte nacional, es acumular verdes, y como nunca está a un precio de regalo, el oficial, el blue o bonos en dólares.

Comentarios