Policiales
Miércoles 20 de Abril de 2016

La policía secuestró armas en el Lomas II y busca debilitar a las bandas antagónicas

En el operativo se incautaron dos pistolas 9 mm y una calibre 22 que estaban en manos de los grupos que se disputan a los tiros el manejo del territorio. Aseguran que la zona está "judicializada". 

La policía está aprovechando el trabajo que articuló con los fiscales, y continúa con los allanamientos en el barrios Lomas del Mirador II para debilitar el poder de fuego que tienen las bandas que se disputan el territorio.
Los grupos armados están cruzados por un fuerte problema social. El Estado sólo está presente a través de la Policía y las escuelas públicas. En tanto, los vecinos suman los trabajos de la Iglesia. Después, aseguran, no hay nada. Los vecinos se sienten huérfanos de cualquier política social, cultural o deportiva.
En este contexto, el personal de la comisaría Decimosegunda realizó esta mañana dos allanamientos, en un par de departamentos del barrio y secuestraron tres pistolas (dos calibre 9 milímetros y una calibre 22), más de 20 cartuchos de diferentes calibres, dos equipos de aire acondicionado, dos reflectores grandes y trece teléfonos celulares.
En relación a la causa se identificó a cuatro personas mayores de edad (dos varones y dos mujeres), quienes quedaron involucrados a la causa.

Drogas
El barrio está lleno de familias trabajadoras y también tienen bandas que se arman con adolescentes y jóvenes que están afuera del sistema, con graves problemas de adicciones. "Cuando cada vez que llueve, las cloacas de tu casa se rebalsan, los valores cambian. Entonces en ese contexto, una discusión familiar se arregla a los tiros. En el medio de la violencia generalizada que ya lleva muchos años, la venta de drogas genera peleas que también se solucionan por la misma vía. A esto hay que sumarle que los chicos de 11 años ya fuman porro y los más grandes se pierden en la alita, que es un corte de la cocaína", explicó a UNO, fuera de micrófono, una persona que trabaja en el barrio hace tres años.
Ahora esperan que con el trabajo en conjunto de fiscales y la Policía continúen los allanamientos para marcar presencia. Aunque todos coinciden que el problema de fondo es social y necesitan el apoyo del Estado con todas sus áreas.

Comentarios