Mundo
Domingo 29 de Noviembre de 2015

La policía francesa dispersó con gases la manifestación por el cambio climático

La protesta contra la cumbre COP21 había sido prohibida por las autoridades, por motivos de seguridad, tras los atentados del 13 de noviembre. En Londres se manifestaron 500.000 personas 

Unidades antidisturbios de la policía francesa dispersaron con gases lacrimógenos y cargas una protesta, no autorizada, en la plaza de la República, en el centro de Parísm, vinculada con la cumbre del clima COP21 que comienza en la capital gala. 
La policía tomó el control total de la plaza con un gran despliegue de fuerzas antidisturbios listas para actuar, que minutos antes se habían enfrentado a unos centenares de manifestantes.
Los jóvenes, algunos de ellos enmascarados, habían arrojado piedras a la policía en protesta por la cancelación de la gran manifestación que hoy debía celebrarse y que fue prohibida, por motivos de seguridad, tras los atentados del 13 de noviembre.
Una cadena humana había empezado a formarse poco antes del mediodía parisino y se extendió a lo largo de varias avenidas y bulevares del este de la ciudad, desde la plaza de la República hasta la plaza de la Nación, en un recorrido de unos tres kilómetros.
Muchos de los asistentes llevaban pancartas en las que reclamaban una acción determinada de los responsables políticos para contener la subida de las temperaturas y para que haya solidaridad con los países más pobres para hacer frente a la necesaria adaptación a los efectos del cambio climático.
Sin embargo, tras la prohibición determinada por el gobierno a raíz de los atentados, la policía desplegó las unidades antidisturbios y allí comenzaron los enfrentamientos.

En Londres 
Más de 50.000 personas participaron de una gran manifestación que marchó por las calles del centro de Londres para pedir a los líderes mundiales medidas contra el calentamiento global en la Cumbre del Clima de París.
La marcha, según los organizadores, llegó a ocupar más de un kilómetro y medio de las calles de la capital británica, entre la cabeza y la cola de la protesta, de acuerdo con datos de la Policía Metropolitana de Londres, informó la agencia EFE.
Famosos como la actriz Emma Thompson y la diseñadora de moda Vivienne Westwood participaron en un acto al que también acudieron el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, y la dirigente del Partido Verde, Caroline Lucas.
La protesta de Londres, que los organizadores consideran el mayor de los cerca de 2.000 eventos programados en todo el mundo antes de la cumbre de París, reunió también a organizaciones no gubernamentales como ActionAid, Oxfam, Amigos de la Tierra, Greenpeace y WWF.
"La gente pacífica somos quienes menos hemos contribuido al cambio climático, pero estamos pagando el precio del aumento del nivel del mar y la salinización del agua potable", declaró Westwood al inicio de la marcha.
"No tengo fe en los gobiernos porque muchos de ellos están atados a las corporaciones, pero tengo fe en la gente y en los movimientos sociales", afirmó.
Sobre una plataforma colocada en un camión de bomberos, Corbyn se dirigió a los manifestantes para asegurar que "es posible un mundo más verde, más justo, más equitativo y más productivo".
"Venciendo la amenaza del calentamiento global no solo mejorarán las perspectivas para nuestros hijos y nietos, sino que también mejorarán nuestras vidas aquí y ahora", sostuvo Corbyn.
En un domingo lluvioso en Londres, la marcha comenzó sobre las 13 GMT (10, hora argentina) cerca de Hyde Park y pasó frente al Parlamento británico, en Westminster, antes de dirigirse hacia Millbank, en la orilla norte del río Támesis.
En un escenario ubicado al término del recorrido, el director ejecutivo de Amigos de la Tierra, Craig Bennet, declaró ante los asistentes que "ha llegado el momento de actuar" para detener el cambio climático.
"Esto es una fantástica demostración del poder de la gente, con miles y miles de personas tomando las calles para reclamar acciones urgentes", dijo Bennet.
"Desde Australia hasta Mozambique, en Filipinas tanto como en Londres, millones de ciudadanos están urgiendo a los líderes a ponerse en pie por una crisis global que provoca inundaciones, tormentas, sequías y eleva el nivel de los mares", afirmó el activista.
 

Comentarios