Pais
Miércoles 15 de Abril de 2015

La Policía atacó a un menor

El uniformado de Santa Fe le desfiguró el rostro con su arma reglamentaria. Le aplicaron 12 puntos de sutura.

La Justicia investiga la acción de un policía que atacó a un menor de 15 años produciéndole lesiones importantes en su rostro. Se indicó que los uniformados confundieron a la víctima con un delincuente.

Los  padres y el adolescente describieron a UNO en detalle cómo fueron los sucesos que tuvieron a Lautaro como víctima de un accionar policial brutal, el sábado después de las 5, en adyacencias a la intersección de las calles Beruti y Cafferata en el barrio Brigadier López -ex-La Gran China- cuando fueron confundidos con dos delincuentes y recibieron una feroz paliza a manos de los vigilantes.

Lautaro Maximiliano Herrera, de 15 años, dijo en presencia de sus padres que el sábado después de las 5 estaba paseando con un amigo, cuando repentinamente dos vigilantes vestidos de civil comenzaron a perseguirlos y agredirlos verbalmente.

En medio de la persecución, Lautaro perdió el control de la motocicleta y ambos cayeron del vehículo al pavimento. Después aparecieron policías uniformados, a los que ellos reconocieron como integrantes de la dotación de la subcomisaría 17ª del mismo barrio, y uno de ellos que portaba un arma larga, extendió su brazo a propósito, lo golpeó con la culata y le cortó el rostro, que en cuestión de pocos minutos quedó completamente ensangrentado.

El amigo de Lautaro, que asegura que también fue golpeado, aprovechó un descuido y logró escaparse corriendo del lugar, evitando que continuara la violenta paliza a la que estaban siendo sometidos por igual.

Lautaro Maximiliano estaba tirado en el asfalto, adonde estuvo golpeado y ensangrentado durante varios minutos, hasta que finalmente llegó una ambulancia que, con sirenas y balizas encendidas lo trasladó hasta el hospital José María Cullen.

El menor fue atendido inmediatamente por los médicos de la emergentología en el shock room para pacientes en estado crítico, y una vez que lograron detenerle la hemorragia en el rostro, comenzaron a realizarle puntos tras punto hasta completar una docena.

Alrededor de las 10, otros policías vinieron a buscarlo y lo trasladaron en un patrullero hasta la subcomisaría 17ª de barrio General López, que es la unidad de Orden Público que está ubicada sobre avenida Gorriti al 5800, entre la parte trasera oeste del hospital Mira y López y el cardinal sur de la cárcel de Las Flores.

El menor les narró a sus padres que ni bien ingresó a la sede de la subcomisaría 17ª fue nuevamente golpeado, y unos policías decidieron cortarle el pelo y que, entonces, fue cuando con una tijera le cortaron en el lado derecho del cuello. Según estima el adolescente todo ese trámite duró aproximadamente hasta el mediodía del sábado.

Entonces, llegaron otros policías, en este caso de la subcomisaría 12ª del barrio Los Troncos, que lo subieron a un patrullero policial y lo llevaron directamente hasta esa dependencia, adonde según admitió el menor, lo trataron bien.

A su turno, el padre de Lautaro, Roberto Herrera, dijo que ni bien se enteró de que su hijo estuvo detenido, inmediatamente se dirigió hasta la subcomisaría 17ª, pidió hablar con algún jefe para conocer cuál era la situación de su hijo.

El hombre, sin ambages, dijo que uno de los policías que lo atendió le pidió dinero, y cuando Herrera le preguntó porqué y para qué, el vigilante le informó que era para mejorar la situación del chico, y que a esa altura ya lo habían trasladado a la subcomisaría 12ª.

 

Comentarios