La Provincia
Domingo 25 de Octubre de 2015

La Planta de clasificación y transferencia de residuos de Paraná va a cumplir un año

La dignificación del trabajo y el cuidado del ambiente son objetivos que se promueven

En diciembre la Planta de Clasificación y Transferencia de Residuos Manuel Belgrano cumplirá un año de su inauguración y ya cuenta con 125 trabajadores capacitados que trabajan en distintos turnos organizados en la Cooperativa de Trabajo Nueva Vida. Por sus características técnicas y por su tamaño, es la más grande del país y se ha convertido en referencia. 

“Su instalación en Paraná tiene como objetivos principales el desarrollo sustentable del ambiente, como así también la política de inclusión social que la Municipalidad lleva adelante en la ciudad. La conformación de la Cooperativa, dio lugar al trabajo formal a hombres y mujeres que hasta entonces vivían de recolectar residuos en el Volcadero y venderlo cada cual por su lado y por monedas. Hoy esas familias tienen trabajo genuino. Esto ha implicado una transformación social y cultural sin precedentes en la zona oeste de la ciudad”, explicaron desde la Municipalidad.

En este marco, destacaron las políticas que se impulsaron desde el municipio, considerando sus dos aspectos: “Por una parte, los ingresos económicos y fuente de subsistencia que significa para muchas familias paranaenses; y por otra, el problema ambiental que significa su generación sin tratamiento adecuado. A raíz del enfoque sistémico y efectivo se lograron avances que se aprecian a simple vista”, detallaron en un informe elaborado por quienes están a cargo del proyecto.

Su complementación con los contenedores que cubren hoy el 75% de la superficie urbana, los nuevos vehículos de recolección, los motocarros y la recolección de residuos eléctricos y electrónicos en marcha forman parte de estos avances.

El personal que trabaja en la Planta de Residuos integra la Cooperativa de Trabajo Nueva Vida, nombre elegido por ellos mismos, antes subsistían de recolectar informalmente los residuos. En la actualidad, sus trabajadores cuentan con un seguro de salud y tienen controles médicos periódicos. “Son vecinos de los barrios Antártida, Mosconi, San Martín, Balbi, Barranca Oeste y Humito. En enero de 2015, el primer grupo de trabajadores cooperativistas era de 65 personas, la ampliación se relaciona con los nuevos turnos de trabajo que comenzaron a cubrirse”, detallaron.

Entre las principales acciones que se desarrollaron y que sustentan esta política se encuentra la Ordenanza de Gestión Integral de la recuperación progresiva del Volcadero y la construcción de un Vivero Escuela; los operativos de limpieza y recuperación de espacios públicos; la implementación del nuevo sistema de recolección, con contenerización y transporte de residuos; el desarrollo del Programa Recuperadores de Derechos, que incluye la sustitución de carros tirados por caballos por Motocarros y la capacitación a familias que viven de la recuperación de la basura y la creación de un Centro de Chipeado de Residuos de Poda en el Vivero Municipal.

La ordenanza que regula la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos, reconoce explícitamente al Estado municipal como propietario de los residuos dispuestos en la vía pública, de esta manera se cumple con el objetivo de la valorización de los residuos y la inclusión social. Esta norma aprobada por el Concejo Deliberante habilitó en su reglamentación a la Cooperativa Nueva Vida para comercializar los residuos una vez clasificados,
 

Comentarios