Mundo
Miércoles 12 de Agosto de 2015

La patineta deslizable de "Volver al Futuro" ya es una realidad y estará a la venta en octubre

El prototipo fabricado por Lexus ya fue puesto a prueba en Barcelona y esperan comercializarlo a diez mil dólares.

Hace dos meses Lexus difundió por internet un vídeo en el que podía verse un monopatín capaz de levitar a una poca distancia del suelo. Lo primero que muchos pensaron es que no podía ser real, que se trataba de otra campaña viral que aprovechaba el recuerdo del famoso aeropatín de la película Volver al Futuro II. Sin embargo, la cosa iba en serio.

El fabricante japonés no tan solo estaba enseñando un prototipo real, sino que también construyó un skatepark para ponerlo a prueba, y nada más y nada menos que en Cubelles (Barcelona).

Desde entonces algunos medios especializados han tenido la oportunidad de probar el invento y ahora nos llegan las primeras imágenes de este aeropatín apodado Slide y que, efectivamente, puede levitar como lo hacía Marty McFly en la película de 1989. Uno de estos medios es el norteamericano The Verge.

El prototipo funciona con levitación magnética gracias a unos superconductores enfriados con nitrógeno y unos imanes permanentes que le otorgan la posibilidad de deslizarse sin fricción —al menos, durante los veinte minutos que dura su batería. Aquellos que lo han probado afirman que la tecnología funciona, pero a la hora de controlarlo no es como patinar con un skate normal. A pesar de que el fabricante de coches japonés esté detrás del invento —que no deja de tratarse de una campaña promocional— los creadores del Slide son en realidad la empresa alemana de materiales y componentes técnicos Evico.

Durante 18 meses han trabajado para hacer posible esta fantasía de ciencia-ficción. También ellos han sido los responsables de construir la pista magnética que hace posible la levitación, y que incluso permite crear la ilusión de que es capaz de deslizarse sobre el agua.

El Slide no es el primer aeropatín inspirado en la película de Robert Zemeckis —que, curiosamente, ambientaba su futuro en 2015—, el pasado mes de marzo fue el turno de la campaña viral de HUVr, una réplica exacta del patín que aparece en la película y que acabó siendo falso. Por otro lado, la empresa Hendo lanzó una campaña en Kickstarter para sacar su propia versión del aeropatín.

Recaudaron medio millón de dólares y esperan comercializarlo a partir del próximo mes de octubre. Su precio es de 10.000 dólares.

 

Comentarios