Ovacion
Jueves 21 de Enero de 2016

La pasión por Patronato cruza barreras impensadas

Chicas y chicos se tatúan el escudo del club o imágenes pintadas de Rojinegro. En Paraná muchos padres jóvenes comenzaron los caminos legales para inscribir a sus hijos con el nombre Cap.

La pasión por el Club Atlético Patronato está en uno de los momentos de mayor efervescencia. 

El ascenso a la primera división del fútbol argentino fue el detonante para que la ciudad piense en Rojinegro. 
En las fotos de los paranaenses veraneando siempre aparece una casa de Patrón.   
El auge es tan grande que algunos padres están haciendo los pasos legales para inscribir a sus hijos con el nombre CAP.
“Sebastián Cap” puede ser uno de los nombres más comunes dentro de un par de años en la capital provincial.
UNO se comunicó con la oficina central del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas en donde aseguraron que “no es tan fácil ponerle cualquier nombre”. Los padres tienen que investigar el origen “por lo menos en Internet” y hacer los trámites para que se arme un expediente que es aprobado en 20 días o un mes.
En el Registro Civil todavía recuerdan cuando tuvieron que comenzar con el papeleo porque una mamá le quería poner Shaka Zulu a su hijo.
Los interesados tienen que pagar algunos sellados y esperar los tiempos burocráticos. En el organismo descartaron la chance de pagar en forma directa para poder anotar el nombre sin cumplir ningún requisito. 
Para siempre
Abril Vivas caminaba hoy por el centro de la ciudad con la parte alta de la espalda descubierta y el escudo del Club Atlético Patronato que resaltaba sobre su piel blanca. Abril tiene 17 años y el  tatuaje apenas unos días.  Además de la insignia Rojinegra lleva la fecha del ascenso. “Mi abuela casi se infarta cuando lo vio pero Patronato es todo en mi vida”, le aseguró a este cronista.

Comentarios